Diario Vasco
img
¿Cuántos trabajadores sustituye un robot?
img
Asier Minondo | 30-05-2017 | 05:22

En este blog hemos dedicado diferentes posts a analizar si los robots nos pueden dejar sin trabajo, qué habilidades son más difíciles de sustituir por los robots y si los robots tienen que pagar impuestos. En el post de hoy volvemos a hablar sobre este tema, ya que recientemente se ha publicado un estudio que ha cuantificado el impacto que ha tenido la introducción de los robots sobre el empleo y los salarios en Estados Unidos durante el periodo 1990-2007.

El estudio está realizado por Daron Acemoglu, profesor en el MIT, y uno de los economistas más importantes en la actualidad (y que parece un robot por la cantidad de trabajos del más alto nivel que es capaz de publicar cada año), y Pascual Restrepo, su antiguo alumno de doctorado, y actualmente profesor en la Universidad de Boston. Estos autores estudian los robots industriales, que se definen como máquinas totalmente autónomas y,  por tanto, no requieren de la participación de una persona para que funcionen. Los robots industriales pueden ser programados para realizar diferentes tareas como ensamblar, manipular materiales, pintar o soldar. Por ejemplo, una máquina de café no es un robot industrial porque necesita de la participación de una persona para poner la cápsula y darle al botón de “haz un café”, y porque no sabe hacer otra cosa que cafés. Según los datos que se presentan en el trabajo, en la actualidad hay alrededor de 1,75 millones de robots industriales y se prevé que su número se sitúe entre los 4 y 6 millones para 2025. La mayor parte de los robots industriales se utilizan en la industria del automóvil (39%), seguida por la electrónica (19%), los productos metálicos (9%), y el plástico y la química (9%).

Los autores muestran que en las regiones estadounidenses dónde más creció el número de robots industriales durante el periodo 1990-2007, mayor fue la caída del empleo, como porcentaje de la población, y de los salarios. En concreto, los autores muestran que cada robot adicional habría reducido el empleo de 6,2 trabajadores, y cada robot adicional por cada 1000 trabajadores habría reducido el salario anual en unos 200 dólares.

Para calcular el impacto del crecimiento de los robots industriales para el conjunto de la economía estadounidense, los autores tienen en cuenta que la introducción de los robots industriales puede reducir el precio de los productos que fabrican. Las industrias que utilizan estos productos tendrán que pagar un menor precio por ellos, lo cual las hará más competitivas, aumentando sus ventas y empleo. Una vez tenido en cuenta este efecto positivo, cada robot adicional habría reducido el empleo de 5,6 trabajadores en Estados Unidos, y cada robot adicional por cada 1000 trabajadores habría reducido los salarios en un 0,5%. Los autores muestran que el efecto de los robots sobre el empleo es especialmente negativo sobre los trabajadores poco cualificados que realizan tareas repetitivas.

En este blog hemos comentado varias veces que el temor a que las máquinas destruyan el empleo no es nuevo. Ya a principios del Siglo XIX, los luditas destruían las máquinas de la industria textil porque les estaban robando el empleo. La realidad, hasta ahora, no ha confirmado estos temores. De hecho, lejos de descender, el porcentaje de población que trabaja ha crecido durante las últimas décadas. Sin embargo, el trabajo de Acemoglu y Restrepo pone de manifiesto que el crecimiento de los robots industriales ha generado una caída del empleo, como porcentaje de la población, en Estados Unidos. Como señalábamos anteriormente, las previsiones son que el número de robots industriales sigan creciendo, y de forma acelerada. Esperemos, que como en épocas anteriores, la economía tenga la flexibilidad suficiente para sustituir los empleos que destruyan las máquinas por nuevos empleos en otras actividades.

Etiquetas

No hay tags a mostrar

Otros Blogs de Autor