Diario Vasco
img
'Kingsman. Servicio secreto', Bond tiene heredero
img
Asier Manrique | 13-03-2015 | 09:05

KINGSMAN. SERVICIO SECRETO

Título original: Kingsman. The Secret Service

Año: 2015

Duración: 129 minutos

País: Reino Unido

Director: Matthew Vaughn

Guion: Matthew Vaughn y Jane Goldman (basado en el cómic de Mark Millar y Dave Gibbons)

Música: Henry Jacksman y Matthew Margeson

Fotografía: George Richmond

Reparto: Colin Firth, Taron Egerton, Samuel L. Jackson, Mark Hamill, Mark Strong, Michael Caine, Sofia Boutella, Jack Davenport, Sophie Cookson, Tom Prior, Neve Gachev y Alisha Heng

Productora: Twentieth Century Fox / Marv Films / TSG Entertainment

Género: Thriller / Acción / Comedia

Un veterano agente secreto inglés debe entrenar a un joven sin refinar, pero que promete convertirse en un competitivo agente gracias a un ultra-programa de entrenamiento, al mismo tiempo que una amenaza global emerge procedente de un genio retorcido. Adaptación del cómic de Mark Millar y Dave Gibbons. (Filmaffinity)

Colin Firth (‘El discurso del Rey’ o ‘Mamma Mia!’) se pone al frente del filme como el agente Harry Hart. Irónico y elegante, Firth nos trae un personaje carismático, caótico y altamente divertido. La actuación de Firth no es la mejor de su carrera, pero, sobre todo, su escena en el bar y en la iglesia serán recordadas por mucho tiempo.

El contrapunto de Firth es un delirante Samuel L. Jackson (‘Pulp Fiction’ o ‘Los vengadores’). El actor, ceceando durante todo el film, nos trae al villano de la cinta, un megalómano, pero siendo una caricatura de aquellos carismáticos villanos de las películas de James Bond. Jackson está correcto, sin llegar a brillar como Firth, pero dejándonos para el recuerdo la cena de “alta cocina” que comparte con el actor británico.

Taron Egerton, de 25 años, se mete en la piel de Eggsy, el joven problemático que encuentra salida a su modo de vida gracias a Kingsman. Egerton convence, está divertido y nos trae las escenas de acción del filme. Su versión joven y cómica de James Bond encaja perfectamente en este universo cinematográfico que se mueve cómodamente entre la comedia y los filmes tradicionales de espías.

En un papel menor encontramos al veterano Michael Caine (‘Interstellar’), que recientemente anunció que se retiraría del cine, así que toda ocasión de poder disfrutar de este sobresaliente actor merece la pena ser aprovechada.

Dirige la cinta Matthew Vaughn. El director británico, marido de la modelo Claudia Schiffer, tiene experiencia en adaptar cómics a la gran pantalla. Dirigió ‘Kick-Ass’ y ‘X-men. Primera generación’, suyo es el guion de ‘X-men. Días del futuro pasado’ y ha producido ‘Kick-Ass 2’ y el reboot de ‘Los cuatro fantásticos’. Dirige con acierto este filme, donde rescata lo mejor de sus anteriores trabajos, con dosis de humor y violencia perfectamente medidas.

‘Kingsman’ no es una película que vaya a arrasar en las entregas de premios, probablemente no sea nominada a ningún premio importante. Pero es una cinta que consigue dibujarnos una sonrisa y divertirnos con una historia delirante que viene a reinventar las clásicas películas de espías.

El filme es el contrapunto a la seriedad con la que se construyen las películas de James Bond. Quién sabe si ‘Kingsman’ se quedará en una única película o tendrá por delante toda una saga, pero la sensación que tengo es que esta historia merece secuela, otra más en una industria que sobrevive últimamente por las innumerables secuelas, precuelas, versiones y reboots que se realizan.

Lo mejor: el sentido del humor y un elenco a la altura.

Lo peor: no había necesidad de recrearse tanto en la escena de la iglesia.

Sobre el autor Asier Manrique
Cine de ayer, hoy y de siempre en El Fotograma

Otros Blogs de Autor