Diario Vasco
img
'El cazador', no es una película sobre la guerra, es sobre la amistad
img
Asier Manrique | 08-07-2016 | 07:44

EL CAZADOR

Título original: The Deer Hunter

Año: 1978

Duración: 183 minutos

País: Estados Unidos

Director: Michael Cimino

Guion: Deric Washburn

Música: Stanley Myers

Fotografía: Vilmos Zsigmond

Reparto: Robert De Niro, Christopher Walken, Meryl Streep, John Savage, John Cazale,George Dzundza, Chuck Aspegren, Amy Wright, Joe Grifasi y Rutanya Alda

Productora: EMI Films

Género: Drama / Bélico

Tres amigos, amantes de la caza, y que trabajan como obreros en una fábrica de fundición de acero de Pennsylvania, pasan juntos las últimas horas antes de despedirse para ir a luchar como voluntarios a la guerra de Vietnam, un conflicto bélico que les cambiará a todos la vida para siempre. (FilmAffinity)

Independientemente de su mensaje, ‘El cazador’ es una de las más grandes películas jamás hechas sobre la amistad. Encuadrada dentro del escenario de la Guerra de Vietnam, y sin la necesidad de relatar la historia desde la crudeza más absoluta como Apocalypse Now, ‘El cazador’ sobrevive como una oda a la camaradería, al compañerismo y a la supervivencia.

En ‘El cazador’ encontramos un gran reparto, aunque el que sobresale sobre todos es Christopher Walken. Su actuación como secundario eclipsa completamente a un Robert De Niro (Joy) protagonistas y una Meryl Streep (Mamma Mia!) que poco a poco iba creciendo hasta convertirse en el monstruo interpretativo que es hoy en día. Walken se llevó merecidamente el Óscar al mejor actor secundario, por uno de los papeles más memorables que el cine recuerda.

Con un ritmo pausado, ‘El cazador’, dibuja su camino como una película que muestra como el ser humano se tiene que ir levantando de cada zarpazo que le va dando la vida. En la película, los 3 protagonistas masculinos, cada uno a su manera, se vuelven víctimas de la decisión que tomaron de alistarse para ir a combatir a Vietnam. Cada uno pagará las consecuencias de esa decisión, y obligará a los demás a tener que sobrellevarlas también.

La película de Michael Cimino, fallecido el pasado domingo, ha pasado a la historia con letras grandes, no es para menos. Es una de las historias más cruentas y desgarradoras que se han narrado jamás en Hollywood. Los 183 minutos de metraje, que pueden parecer excesivos, son 3 horas de la vida condensada, del proceso de maduración de las personas y de la lucha contra los demonios de uno mismo, de tener que empezar de cero cuando no se puede volver a empezar de cero.

Cimino, dirigió 7 películas en toda su vida, quedando relegado de la industria por sus fracasos con ‘Las puertas del cielo’ y ‘El año del dragón’, por sus extravagantes exigencias y continuos problemas con guionistas, actores, productores y demás personal del cine. En 2002 el ministro de cultura francés le nombró Caballero de las Artes y las Letras.

Para la posteridad dejó Cimino su gran obra, ‘El cazador’, con escenas memorables como las de la ruleta rusa en la cabaña del río, la escena final entre Walken y De Niro en Saigón o el regreso de De Niro de Vietnam a casa evitando todo contacto con sus amigos y familia. En esos pequeños detalles que inundan el profundo guion de ‘El cazador’ está la gran riqueza de esta obra que se llevó a casa 5 Óscars (mejor película, mejor director, mejor actor secundario, mejor sonido y mejor montaje) del total de 9 a los que optaba.

Lo mejor: es uno de los mejores retratos sobre la amistad que Hollywood ha hecho jamás.

Lo peor: su duración puede hacerse excesiva, sobre todo si no consigue captar la atención del espectador.

Sobre el autor Asier Manrique
Cine de ayer, hoy y de siempre en El Fotograma

Otros Blogs de Autor