Diario Vasco
img
El Último Lugar de la Tierra: La apasionante carrera por la conquista del Polo Sur
img
Lorenzo Mejino | 17-02-2017 | 00:17

El cierre de una semana dedicada a las series aventureras debía ser a lo grande y para ello nada mejor que recordar una fabulosa miniserie “The last place on earth/ El último lugar de la tierra” que tuvo un cierto eco en su emisión española, pero que luego ha caído en el olvido mas absoluto del que la vamos a rescatar ofreciéndole el espacio que se merece.

Esta serie es la clara precursora de una tendencia reciente que podemos denominar “Artic Noir”, con series como “Atrapados” o “Fortitude” que transcurren en desolados parajes helados, que obligan a los espectadores a verlas con la calefacción a tope y bien provistos de mantas y bebidas calientes.

En este caso ademas tenemos el valor añadido de estar basada en hechos reales como fue la mítica carrera por ser la primera expedición en alcanzar el polo Sur entre un equipo británico capitaneado por el capitán Robert Scott y uno noruego con Roald Amundsen al frente, lo que ademas de entreternos nos va a hacer aprender algo de historia y de paso ver una de las grandes miniseries de aventuras en parajes helados.

Ficha: El último lugar de la tierra/The last place on earth 7 ep. 1×90 piloto/ 50 min    Feb 1985- Mar 1985  Cadena: ITV(UK) – TVE (E)

Sinopsis: Tras la conquista del Polo Norte por el estadounidense Robert Peary en 1909, todos los ojos de los exploradores de medio mundo se dirigieron hacia uno de los últimos lugares de la tierra que todavía no había conquistado el hombre, el Polo Sur ( el Everest quedó para bastante mas tarde).

Pronto destacaron dos expediciones como las candidatas principales para conseguir ese honor no solo para la persona sino para  su país, un equipo británico militar comandado por el capitán Scott que era el que llevaba más tiempo preparando la aventura y un equipo noruego con el explorador ártico Roald Amundsen al frente, que tras fracasar en su aspiración de ser el primero en llegar al Polo Norte, decidió cambiar de hemisferio e intentarlo con el Polo Sur, de forma bastante precipitada.

La miniserie describe con toda minuciosidad y en paralelo, la preparación y el progreso de ambas expediciones en su carrera por llegar al Polo Sur.

El inicio: El punto de partida de la miniserie fue “Scott and Amundsen” un libro escrito por Roland Huntford, un escritor especializado en biografías de exploradores polares que fue objeto de una gran controversia en el momento de su publicación, con sus teorías sobre posibles errores  cometidos por la expedición de Scott, un auténtico héroe nacional británico, que fueron refutadas por grandes exploradores como Ranulph Fiennes ( Si, era el padre de los que estáis pensando), indignados por poner en tela de juicio las decisiones de su gran mito explorador.

La cadena ITV decidió aprovechar la polémica  y encargó a uno de sus mejores guionistas Trevor Griffiths, la adaptación del relato a un formato de miniserie con un generoso presupuesto, para rodar en circunstancias parecidas en lugares helados.

Griffiths era un conocido dramaturgo conocido por sus combativas posiciones izquierdistas en todas sus obras teatrales y audiovisuales, con ejemplos como las peliculas “Reds” o “Fatherland” y consideraron que su posición poco complaciente con los poderes británicos establecidos, iba a reflejar mejor el enfoque crítico de la expedición oficial de Scott, alejándose de la visión heroica que era la versión oficial de la misma.

Griffiths escribió en solitario toda la miniserie, que fue dirigida en su totalidad por un competente artesano televisivo como Ferdinand Fairfax para ser estrenada con una gran promoción en pleno invierno de 1985, con promociones como la siguiente.

El éxito de la serie fue tan grande, que los editores del libro sacaron nuevas ediciones del mismo, cambiando el nombre del mismo por el de la miniserie, como pueden haber comprobado en la foto superior.

La trama: La historia sigue un desarrollo lineal y en paralelo de las dos expediciones desde el momento en que empiezan los preparativos de la misma, hasta el desenlace dispar de las mismas, que al estar basadas en hechos reales por lo menos eran harto conocidos el siglo pasado.

Ahora tengo mis dudas al respecto, tras comprobar personalmente el desconocimiento de figuras mas recientes como Sir Edmund Hillary por las jóvenes generaciones, por lo que seguramente Scott y Amundsen deben estar en el mismo saco de nula divulgación histórica de las aventuras y descubrimientos mas importantes del hombre.

El conocimiento de los hechos reales puede influir en el resultado del visionado de la serie, porque la incertidumbre de conocer el resultado final de las expediciones puede proporcionar un cierto interés, pero en este caso diría que lo mas importante es el proceso y el camino para llegar al desenlace que el propio final.

Las historias empiezan en Oslo y en Londres, cuando los dos equipos deciden emprender la aventura, con un problema principal para resolver en el caso noruego como es la financiación al ser una expedición privada, que debía buscar patrocinios y ayudas hacia el año 1910. En el caso británico al ser una expedición militar por el honor de la corona, los recursos eran mucho mas generosos, pero también sujetos a una disciplina mucho mas estricta en el momento de tomar todo tipo de decisiones, a diferencia de la noruega que era bastante mas colegiada.

La preciosa cabecera de la serie nos transporta de inmediato a los desolados paisajes antárticos, como pueden ver en el siguiente vídeo de los primeros diez minutos del episodio piloto.

La miniserie va claramente de menos a más con un episodio piloto dedicado principalmente a los preparativos de la expedición, buscando apoyos y dinero en las altas instancias noruegas y británicas, con la oportunidad de ver en pequeños papeles a grandes actores como Max Von Sydow o Brian Dennehy, pero con la acción avanzando de una forma bastante lenta y menos interesante que cuando empieza la expedición propiamente dicha.

El punto mas importante en esta primera parte es la toma de decisiones logísticas por parte de ambas expediciones que iban a determinar mucho el éxito final de la misma. Elegir el modo de transporte ( caballos, perros, trineos tirados a pie) para moverse por las heladas e inhóspitas llanuras antárticas se reveló como una decisión crucial, así como el establecimiento de depósitos intermedios para reponer víveres tanto en el camino de ida como en el de vuelta, teniendo en cuenta que ambos partían de lugares opuestos del continente antártico para llegar al polo Sur, por lo que no van a coincidir en ningún momento.

Desde el momento en que ambas expediciones llegan a su base inicial antártica, somos testigos privilegiados de ambos lados de la carrera, con decisiones que deben tomar ambos lideres, no siempre aceptables moralmente, pero que eran necesarias por el bien de la expedición.

En este sentido los noruegos tenían bastante menos escrúpulos y eran mas flexibles que los británicos, siempre con el honor y la disciplina militar a cuestas que por un lado les impedía admitir sus errores con mas rapidez y por otro lado ralentizaba cualquier decisión improvisada por mera burocracia y respeto a la cadena de mando, como pueden comprobar en el siguiente vídeo, con ambos equipos en plena aventura.

Como todo montañero sabe, la aventura no finaliza en la cima, sino cuando se regresa al campo base y en el caso del Polo Sur, lo importante no solo era llegar sino volver sano y salvo al punto de partida, por ello el tramo final de la serie describe de forma desgarradora el desenlace de la carrera tanto para los vencedores como para los perdedores que llegaron cuatro semanas después para ver desolados la bandera del equipo rival ondeando en el Polo Sur.

Volver en esas condiciones y con la moral por los suelos era una auténtica odisea, lo que unido a ciertos errores de planificación hacen que el último episodio sea un gran cierre a una de las historias mas interesantes de las exploraciones terrestres, como muestra el último vídeo del articulo.


En este vídeo no creo que hayan reconocido a un jovencisimo Hugh Grant en uno de sus primeros papeles con frase, pasando penurias antárticas

Un gran acierto de la miniserie es tener un reparto británico y otro nórdico para dar vida a los personajes de ambas expediciones, aunque la serie se rodó en su totalidad en ingles, dejando a los nórdicos con sus acentos para diferenciarlos de la dicción de Oxford y Cambridge de las tropas británicas.

El carísimo rodaje en escenarios naturales de Frobisher Bay en la isla de Baffin en Canadá, fue todo un reto por las durísimas condiciones ambientales, pero necesarias para reflejar la extrema dureza de la aventura.

Habrán comprobado que he decidido de forma consciente, evitar indicar de forma explicita el resultado final de las expediciones, por lo que pido disculpas a aquellos de ustedes que las conozcan, pero he preferido explicarlo sin dar demasiados detalles concretos, para no desvelar la incógnita a las personas que puedan estar interesadas en la historia real y por desgracia no les suena nada de nada.

En mi caso personal, no recuerdo muchas miniseries que me hayan impactado tanto, en primer lugar por tratar un tema que me encanta y en segundo lugar por la precisión quirúrgica con que describen las dos expediciones, que se quedaron grabadas a fuego en mi memoria, como he podido comprobar en una pequeña revisión para hacer el articulo, donde recordaba absolutamente todo treinta años después de haberla visto.

Recuerdo haber disfrutando como nunca, durante los siete episodios, donde la frase del instruir deleitando, alcanza su máxima expresión en la lucha del hombre por conquistar la naturaleza, ideal para los amantes del genero de aventuras, versión expedici0nes polares.

Los actores:
La serie tenía un amplio reparto con dos actores principales que ejercían de lideres de las dos expediciones, con un numeroso grupo de actores secundarios y de cameos de personajes famosos. Para el papel del Richard Scott, el capitán británico al frente de la expedición de la corona, el elegido fue Martin Shaw un actor bastante popular en la década de los ochenta en el Reino Unido gracias a su papel en la serie de acción “Los Profesionales”, que fue bastante conocida incluso en nuestro país.

Shaw era un actor muy versátil y en la miniserie transmitía a la perfección la disciplina de un militar de carrera británico, aunque sus inferiores discreparan de sus decisiones. Tras la serie ha ido alternando papeles teatrales con televisivos como en la serie “Inspector Gently” donde hacía recientemente de un veterano inspector. En la actualidad sigue trabajando como narrador y voz en off de muchos documentales.

El papel de Roald Amundsen recayó en Sverre Anker Ousdal, uno de los mejores actores noruegos del siglo XX, aunque todo un desconocido fuera de su país, que siempre ha declarado que éste fue el papel mas importante de su carrera por el honor que representaba interpretar a uno de los mayores héroes noruegos de la historia y encima en una coproducción internacional.

Ousdal estaba magnifico como líder de una expedición de un cariz totalmente diferente al de su rival británico y con una gran interacción con el resto de actores nórdicos que completaban su expedición. Tras el éxito de la miniserie, siguió trabajando en series y peliculas tanto suecas como noruegas, hasta su retiro en 2013 por motivos de salud, tras perder casi totalmente la vista en una operación cerebral.

Final:
“El último lugar de la tierra” es una miniserie absolutamente olvidada y desconocida para todas las personas por debajo de cuarenta años, por su escasa difusión posterior, pero que en cambio para todos los que la vimos en su momento en las sobremesas dominicales de la televisión única de la época, nos ha dejado una huella indeleble, como estoy seguro que le habrá pasado a alguno de ustedes que ni se acordaban que la habían visto y el articulo ha conseguido activarla desde el lugar oscuro de su memoria donde se encontraba.

Por otro lado si no conocen la trama y les ha picado el gusanillo, no duden en ponerse su abrigo mas caliente para buscar y conocer una de las historias mas apasionantes sobre el descubrimiento del último confín de nuestro planeta, con la que hemos cerrado esta semana dedicada a las series de aventuras por lugares remotos de todo el mundo, que empezamos en el Amazonas para acabar en el Polo Sur.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Sobre el autor Lorenzo Mejino
Las nuevas tecnologías han cambiado la forma de ver la televisión. Series para gourmets nace con la pretension de ayudar a personalizar su menú televisivo en lo que hace referencia a las series de TV. Analizaremos series actuales, novedades, pequeñas joyas olvidadas y series clásicas dando nuestra opinión personal sobre el nuevo formato de oro del siglo XXI.

Otros Blogs de Autor