Diario Vasco
img
Sleeper Cell : Infiltrarse en una célula terrorista durmiente
img
Lorenzo Mejino | 31-08-2017 | 23:01

Nuestra semana temática dedicada a las series centradas en el terrorismo islámico va a tener su colofón con “Sleeper Cell” una interesante propuesta que fue la primera serie estadounidense que tuvo un protagonista de fe musulmana, emitida apenas cuatro años después de los atentados del 11-S.

El tema de una célula terrorista durmiente en suelo americano, ya despertó muchos recelos en políticos y centros de poder conservadores con las primeras muestras de esa censura preventiva que cada vez va ganando más adeptos. Estas polémicas han sido un nexo común de todas las series que les hemos presentado esta semana independientemente de su origen con presiones de uno y otro bando si no se siguen sus visiones personales del tema.

La miniserie tuvo una acogida bastante buena por parte de la crítica que incluso le valió conseguir una nominación a los Emmy como mejor miniserie, lo que tiene un mayor mérito al tratar un tema tan poco comercial e incómodo a priori, pero  como les voy a presentar a continuación, tiene muchos más méritos que su nula difusión en nuestro país le ha podido otorgar, ademas de ser un broche perfecto para esta semana temática dedicada a uno de los principales problemas globales de la actualidad.

portadaFicha: Sleeper Cell 18 episodios   Dic 2005 – Dic 2006  Cadena: Showtime (USA) –

Sinopsis:  Darwyn Al-Sayeed es un agente del FBI que debido a su fe musulmana es elegido para trabajar en una misión encubierta para infiltrarse en una posible célula durmiente terrorista que puede estar preparando un atentado de gran envergadura en suelo estadounidense.

La serie empieza con  el proceso inicial de infiltración y sigue con todo su trabajo para desarticular la célula desde dentro y evitar el atentado, mientras intenta mantener su vida normal fuera de la célula, para evitar toda sospecha.

El inicio: Ethan Reiff (izq) y Cyrus Voris ( der) son dos veteranos guionistas que se conocieron en la universidad en 1987 y empezaron a escribir juntos tanto para cine como para televisión, sin conseguir pasar nunca de una segunda fila bien remunerada pero sin grandes éxitos, aunque crearon series tan interesantes como “Brimstone” sobre un detective de policía muerto que va al infierno para ser devuelto a la tierra para recuperar espíritus maléficos huidos.

reiff-vorisTras los atentados del 11-S que conmocionaron a todo el mundo, Reiff de origen judio, reconoció haber tenido un fuerte sentimiento anti-musulman, hasta que vió en una aparición televisiva a su ídolo deportivo Muhammad Ali, salir condenando los atentados y en defensa de su religión musulmana, alegando que no todos eran iguales.

Ese sentimiento contradictorio que tuvo en ese momento, le pareció que podía ser el punto de partida para alguna historia interesante que empezó a desarrollar con su socio Voris, a pesar de su desconocimiento casi absoluto de la religión musulmana, por sus origenes judio y protestante respectivamente.

Ambos empezaron a investigar y decidieron que un agente musulman en el FBI luchando desde dentro contra los terroristas era un punto de vista novedoso y muy arriesgado con muchas posibilidades. Cuando empezaron a vender su idea, las negativas de las cadenas fueron constantes hasta que llegó su propuesta a Showtime, en plena lucha con su rival de pago HBO, para hacer series más arriesgadas y menos convencionales y les encargó una temporada cerrada de 10 episodios.

Con el inicio del rodaje empezaron a escucharse murmullos y las primeras protestas, sobre la posibilidad de hacer una serie que fuera una apología del terrorismo ( la misma historia de siempre), antes de ver una sola imagen de la misma. Pero desoyendo esas voces, la cadena Showtime decidió titular la miniserie como “Sleeper Cell” con el slogan “Amigos, Vecinos, Maridos, Terroristas) para reforzar esa imagen de la celula durmiente a la que podía permanecer cualquiera.

De hecho una elección consciente fue elegir unos terroristas alejados del estereotipo árabe, incluso con americanos rubios y conversos al islam como miembros de la célula terrorista y mostrar que las apariencias nos pueden engañar.

El trailer no dejaba ninguna duda de que la serie no iba a ser precisamente complaciente mostrando un atentado en pleno centro de una gran ciudad, como anzuelo visual.

En una estrategia arriesgada Showtime apostó por emitir la 1T a modo de evento especial durante diez días seguidos en dos semanas, en una época tan poco comercial como las semanas previas a Navidad, cuando casi toda la programación televisiva entra en hibernación desde Acción de Gracias por considerar que el periodo de compras resta audiencia a sus series más populares, anunciándola con promociones como la siguiente.

La crítica la recibió bastante bien, sorprendida por el riesgo que habían tomado en hacer una serie sobre una tema tan sensible y que tantas susceptibilidades despertaba en 2005, apenas cuatro años después de los atentados y encima con un héroe musulmán como protagonista.

Su cabecera dejaba a las claras que no se trataba de una serie convencional

La trama: La miniserie se centra casi exclusivamente en la 1T en el recorrido personal de Darwyn que empieza en el momento en que su supervisor le encarga infiltrarse en una organización religiosa de la que sospechan que puede tener una célula terrorista durmiente, dirigida por un fanático extremista que aparenta ser un hombre de negocios judío, como la fachada perfecta para organizar el atentado.

En los primeros episodios, Darwyn entra en contacto con ellos, aprovechando sus contactos en la mezquita local, para localizarlos y ganarse la confianza tanto del jefe como del resto de miembros de la célula y enterarse de sus planes.

En paralelo tenemos retazos de la vida privada de Darwyn, casi inexistente hasta que conoce una joven divorciada con un hijo pequeño, con la que empieza a intimar pero a la que debe ocultar su verdadero trabajo.

Como hemos comentado la célula está formada por personas de origen caucásico a ambos lados del océano que han abrazado el islam y tienen la fe del converso que suele ser más ciega que la de las personas criadas en una religión como ha sido el caso de Darwyn. Todos ellos siempre en gran  tensión debido a que en todo momento  gravita la sombra de la sospecha del jefe de la célula Farik, por posibles traidores o infiltrados.

La presentación del protagonista quiere dejar muy claro desde el principio que es un musulmán “de los buenos” que no duda en defender a los inocentes de injusticias aunque esté fuera de servicio como establecen en el episodio piloto, con esta pelea en el metro de Darwyn contra un grupo de jóvenes gamberros que atacan a un sikh en el metro para ganarse la simpatía del público.

El motor principal era la lucha interna de Darwyn entre sus propias creencias musulmanes y la repulsa que le producía tener que colaborar con personas que utilizaban su fe para matar inocentes en nombre de la misma, con esa obligación de disimular lo que no era, para desmantelar sus intentos con el deber de informar a sus superiores sin destapar su identidad secreta

La 1T mantiene un in-crescendo continuo hasta los episodios finales de altísima tensión con un final inesperado que nos mantiene en vilo hasta el último momento por la importancia del atentado que quieren perpetrar cerrando de forma muy satisfactoria las tramas.

Los creadores de la serie no tenían prevista su continuidad en un principio, pero ante las buenas críticas y su nominación a los Emmy, fueron sondeados por Showtime sobre la posibilidad de continuar la historia y accedieron a seguir las historias de los supervivientes en un formato más corto de ocho capítulos renombrada como “Sleeper Cell: American Terror” y con el slogan “Ciudades, Suburbios, Aeropuertos y Objetivos” con una renovada cabecera.

La continuación no estuvo a la altura de la entrega inicial, porque no funcionó la premisa de convertir a Darwyn en el nuevo jefe de la célula terrorista, reclutando a nuevos conversos, para conocer los planes de los jefes en Oriente Medio,  abortarlos e intentar llegar a los responsables.

Todo ello complicado por la presencia de algunos supervivientes de la célula inicial que añaden más peligro a la tapadera del agente musulmán del FBI en una especie de reset con efectos residuales de la historia inicial.

Los cambios en sus supervisores tampoco ayudaron mucho a hilvanar una historia mucho peor engarzada que la 1T, como pueden comprobar en la siguiente escena donde está informando a su nuevo supervisor de la misión, un patán del FBI de mucho cuidado.

La 1T me encantó, tanto por la n0vedad de una propuesta tan arriesgada como por la enorme tensión conseguida por los antagonistas principales, el agente infiltrado y el jefe de la célula, en un gran juego del gato y el ratón con los roles intercambiados en muchas ocasiones, que en unos escasos diez episodios tenía la duración ideal para la historia que querían explicar, aderezada ademas con elevadas dosis de sexo y violencia que Showtime se puede permitir incluir.

La presencia de escritores musulmanes en la sala de guionistas le daba un toque de veracidad y autenticidad en las historias muy importante para mostrar otros aspectos de esa religión, huyendo del maniqueísmo de cristianos buenos- musulmanes malos que es el planteamiento fácil y evidente en muchos ejemplos de estas ficciones ( piensen en “24” o “Homeland” por ejemplo).

Ya hemos comentado que ese planteamiento más abierto del esperado por muchas personas le granjeó bastantes protestas e incluso el boicot de algunos colectivos ultraconservadores, pero el carácter de cadena de pago de Showtime, no posibilita que estas campañas lleguen a anunciantes dejando en manos de sus suscriptores la decisión final.

season-2La 2T me defraudó bastante, como suele suceder cuando se quiere estirar una historia bien cerrada, aprovechando pequeños resquicios para estirar el desarrollo de algunos personajes a los que le faltaba la frescura inicial y con unas nuevas incorporaciones que tampoco hicieron olvidar a los componentes de la célula inicial, a pesar de seguir arriesgando al incluir un musulmán gay y terrorista como un nuevo personaje.

En este caso la recomendación es sencilla, no se pierdan la 1T porque es una auténtica rareza dentro del panorama de series estadounidenses, si le gustan las series tipo “24” o similares, estoy seguro que les va a encantar, se puede  encontrar por los supermercados de las redes donde está subtitulada en castellano, porque no me consta que se haya estrenado en nuestro país, aunque no lo podría asegurar al 100%.

Sobre la 2T ya se lo dejo a su libre albedrío, pero no se pierden mucho si no la ven además de dejar las cosas mucho más abiertas para una continuación que nunca llegó.

Los actores:
Michael Ealy consiguió su primer papel protagonista como el agente musulmán del FBI Darwyn al-Sayeed un personaje muy complejo que le valió incluso una nominación al mejor actor en miniseries en los Globos de Oro de 2006 y la verdad es que lo hacía muy bien.

El problema es que parece que le ha mirado un tuerto para toda su carrera posterior encadenando papeles importantes en series prometedoras que fracasaban miserablemente en su primera temporada, como “Flashforward”, “Common Law” o “Almost Human” o en series consolidadas que las cancelaban en cuanto se unía al reparto como “Secret & Lies” o “The Following”, con una racha imparable de desastres consecutivos, lo que no deja de ser una lastima porque el pobre suele cumplir pero casi nadie más a su alrededor

ealy-sagemillerEn la foto lo pueden ver con Melissa Sagemiller, la actriz que encarnaba a Gayle, su novia, que era el único personaje fuera de la trama principal de la célula, que servia para mostrarnos el lado más humano de Darwyn. La carrera de Sagemiller es más discretita todavía tras empezar su carrera como modelo, tras este personaje se encasilló en papeles de abogada o fiscal en series como “Raising the Bar” o “Ley y Orden: Unidad de Victimas Especiales” pero la acababan reemplazando tras varios episodios, como le ha sucedido en “Chicago P.D”.

El israelí Oded Fehr es sin duda el rostro más conocido de la serie, por sus innumerables apariciones en todo tipo de series o películas, casi siempre encasillado en dos tipos de papeles contrapuestos, agente del Mossad o terrorista islámico como le ha tocado en esta serie. Su primer papel de importancia fue como el villano egipcio del megaéxito que fue “La Momía” y su secuela que le abrió las puertas de Hollywood, tanto a nivel de cine como de televisión.

En “Sleeper Cell” Fehr está muy bien como el malvado terrorista jefe de la célula, brutal y desalmado a partes iguales, pero con ese punto de humanidad necesario para evitar convertirse en una caricatura.

oded-fehrMas adelante su carrera ha oscilado entre papeles de agente del Mossad ( NCIS, Covert Affairs, The Blacklist) y  los de despiadado terrorista ( 24:Legacy, Eleventh Hour) cumpliendo siempre en ambos estereotipos

El resto de la célula terrorista la componían tres personajes de mucho cuidado, Ilja un científico bosnio , Cristian un psicópata francés y Tommy un descerebrado “redneck”,  interpretados de izquierda a derecha por Henri Lubatti, Alexander Nesic y Blake Shields, respectivamente.

Henry Lubatti, Alex Nesic, Michael Ealy, Blake Sheilds, Oded Fehr (episode 2) Photo: Randy Tepper/Showtime Photo ID: CELL_102_00393

De los tres, el más conocido es Henri Lubatti ,uno de esos villanos recurrentes en infinidad de series que aparece en un episodio en el que suele morir al final del mismo, siempre en personajes algo extraños o excéntricos.

Para Alex Nesic, americano de origen serbio-francés, este ha sido su papel más importante más que nada porque se casó con su compañera de reparto Melissa Sagemiller, porque más adelante no ha hecho casi nada de mención.

Blake Shields tuvo un inicio más interesante de su carrera en “Carnivale” como un fortachón sin muchas luces que es más o menos el rol que ha ido representando siempre, alternándolo con el de asesino en serie, en aquellos episodios donde le llamaban, sin que nunca haya destacado por ser un gran actor.

El final:
La serie siempre había planteado ciertos problemas para Showtime, tanto desde el punto de vista ideológico con esas campañas en su contra, como ecónomico por el alto coste que suponía su rodaje, lo que la hizo estar en la cuerda floja desde siempre.

Su renovación fue debida principalmente por el respaldo crítico y su presencia como nominada en diferentes premios importantes, mas  que por sus discretas audiencias y el propio convencimiento de la cadena para creer en su producto.

Al desvanecerse ese respaldo tras la 2T, no dudaron en cancelarla por razones económicas a pesar de dejar las historias mucho más abiertas que al final de la 1T, dejando a todo el mundo con un palmo de narices, respecto al destino de sus protagonistas en medio de un enorme cliffhanger.

Epílogo:

“Sleeper Cell” nos ha parecido el cierre más adecuado para esta semana que hemos dedicado a las series centradas en ese problema global que es el terrorismo islámico con nuestro esquema habitual de series remotas, actuales y pasadas, para darles cuatro series que si les interesa el tema, van a cumplir esa doble función de entretener y plantearnos conceptos para pensar y debatir sobre ellos.

Esperamos que les haya gustado la selección y si desean exponer sus opiniones y comentarios, lo pueden hacer aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Sobre el autor Lorenzo Mejino
Las nuevas tecnologías han cambiado la forma de ver la televisión. Series para gourmets nace con la pretension de ayudar a personalizar su menú televisivo en lo que hace referencia a las series de TV. Analizaremos series actuales, novedades, pequeñas joyas olvidadas y series clásicas dando nuestra opinión personal sobre el nuevo formato de oro del siglo XXI.

Otros Blogs de Autor