Diario Vasco
img
Extras. Ricky Gervais y la industria cinematográfica
img
Lorenzo Mejino | 23-03-2018 | 00:05

Ricky Gervais es probablemente el personaje más importante y la mayor influencia de la comedia británica en el siglo XXI, desde su irrupción a principios de siglo con su memorable personaje David Brent en ‘The Office’ , que tuvo una longeva versión americana con Steve Carell, de la que podemos encontrar múltiples referencias en numerosas comedias posteriores.

No obstante, todos sabemos que lo más difícil tras tener un gran éxito inicial como ‘The Office’ es la consolidación con el segundo proyecto que va a a ser determinante para saber si ha sido flor de un día o por el contrario la confirmación de una gran estrella.

‘Extras’ fue la segunda serie creada por Ricky Gervais y nos demostró que estábamos ante un genio de la comedia, al realizar otro ejercicio de observación minuciosa, en este caso de la industria cinematográfica, para crear un personaje como Andy Millman, un pobre extra fracasado cuya máxima aspiración en la vida es conseguir una misera linea de dialogo en una película y  que no podía dejar de aparecer con un análisis pormenorizado en nuestro rincón del recuerdo de cada viernes.

extrasFicha: Extras 13 ep 2005-2007  Cadena: BBC 2 (GB) Canal + (E)

Sinopsis: Andy Millman es un extra profesional que deambula por todas las producciones cinematográfias que se ruedan en Londres, haciendo de bulto figurante en las escenas de masas siempre en un segundo o tercer plano sin ningún protagonismo.

Su máxima ambición es conseguir tener mayor importancia como actor, pero para ello debe conseguir algún papel hablado, aunque solo sea de una linea de dialogo, para ascender en la profesión, acosando a los productores, directores o los actores famosos de las superproducciones en las que trabaja para conseguir ese pequeño cambio de estatus.

El inicio: Ricky Gervais empezó su carrera artística en el campo musical creando un dúo ‘Seona Dancing’ en los años ochenta con el que llegó a grabar incluso dos sencillos, de donde pasó a hacer de manager musical y muchos otros oficios relacionados con las bambalinas musicales. Poco a poco empezó a derivar hacia el campo de la comedia, tanto como monologuista, como en radio, donde conoció a Stephen Merchant que empezó a trabajar como colaborador suyo en un programa de una radio alternativa.

Ambos hicieron grandes migas y aprovechando que Ricky Gervais había empezado a aparecer en programas de comedia de la BBC, destacando por su humor irreverente, políticamente incorrecto y plagado de palabrotas, presentaron un proyecto sobre un formato de comedia rodado como un falso documental en una oficina gris de una empresa papelera.

gervais-merchantDebido a lo barato del programa y el poco riesgo que presentaba, recibieron la luz verde para rodar la 1T de ‘The Office’ que estrenó la BBC en medio de las vacaciones veraniegas, en pleno mes de Julio y sin ninguna promoción. Sorprendente, el boca a oreja empezó a funcionar y la serie se convirtió en un verdadero fenómeno en el Reino Unido, catapultando al éxito a los dos creadores, pero sobre todo a Ricky Gervais, como protagonista de la serie.

Tras cerrar la oficina, tras apenas dos temporadas en emisión, decidieron apostar a lo grande para su siguiente proyecto, ‘ Extras’ enfocándolo hacía la trastienda de la industria cinematográfica, con la figura de un extra como protagonista, ideal para representar las esperanzas de un perdedor de manual confinado al escalón más bajo de su profesión.

Al tener carta blanca por parte de la BBC, solo faltó que la HBO se implicara también en el proyecto,para tener cameos de importantes estrellas de cine que estaban encantados de autoparodiarse en esos supuestos rodajes de películas, como si fueran la realeza codeándose con el último mono de rodaje como son los extras.

La serie se estrenó con una gran expectación en Julio de 2005 y no defraudó ni a la crítica ni a los espectadores, que vieron una evolución en el humor de la pareja Gervais-Merchant, manteniendo las esencias de su estilo de humor basado preferentemente en la vergüenza ajena o en el patetismo de sus personajes.

La trama: El eje director de la serie es la aspiración de Andy Millman, un extra fracasado, para conseguir progresar en el campo de la actuación, intentando por todos los medios conseguir una linea de dialogo en cualquier película en la que participa, tanto por el aumento de sueldo que representa como por su progresión en el estatus.

Ese objetivo no le va a resultar sencillo puesto que su entorno no es que sea precisamente eficiente, con un agente Darren Lamb que es un verdadero inútil integral, incapaz de conseguirle ninguna audición ni ningún papel decente y siguiendo por su mejor y única amiga Maggie, que empieza a perder toda esperanza de hacer algo como actriz, tras muchos años como extra, junto a su amor platónico Andy.

‘Extras’ se estructura con episodios independientes, en los que tenemos una gran estrella que se interpreta a si misma, como centro de la acción y de los esfuerzos de Andy para conseguir salir de su pozo particular. Lógicamente su torpeza en todos y cada uno de esos actos, hace que nos riamos de lo lindo con el patetismo que representan esos esfuerzos tan baldíos como el del siguiente vídeo, donde intenta hacerse amigo de la diva Kate Winslett, mientras ruedan una película sobre el holocausto, porque Kate considera que es la única forma que le den un Oscar.

El personaje de Andy Millman se presenta como un ser bastante patético que solo actúa en dos modos, el zalamero y pelotero cuando se encuentra con personas que pueden ayudarle a progresar, rebajándose hasta limites ridículos, para conseguir hacerse amigo de ellos o que le puedan ayudar, mientras que por el otro lado, con las personas que consideraba inferiores a su estatus ( que tampoco eran muchos) se comportaba de una forma altiva y despreciativa, como en este vídeo donde humilla al pobre responsable de catering, con un comportamiento borde.

Su mejor amiga, la ingenua y dulce Maggie es la persona que debe soportar casi siempre esa actitud tan borde de Andy, que no duda en hacerle todo tipo de ‘masplaining’ para enseñarle las cosas según su prisma tan particular, como cuando le hace un cuestionario bastante sui generis, cuando la pobre Maggie duda si es racista o no.

Los mejores momentos venían a partir de las conversaciones con su agente Darren, que de hecho se tenía que ganar la vida como vendedor en una tienda de telefonía, por lo pésimo agente que era, aunque era incapaz de darse cuenta de su propia incompetencia, achacando todos los males a sus representados, como en el siguiente vídeo, donde le dice al pobre Andy que su aspecto rechoncho no le ayuda a conseguirle papeles.

Sus conversaciones eran verdaderamente kafkianas, dignas de dos fracasados de marca que se niegan a reconocer la realidad más evidente como en el siguiente corte, que demuestra su nivel de estulticia.

El gancho de cada episodio era ver a la gran estrella invitada prestarse a jugar un personaje casi siempre alejado de la imagen pública que tenemos de ellos, como en el caso del gran Sir Ian McKellen, que juega con el sambenito de que es incapaz de reírse en pantalla, con este festival de tomas falsas.

En el apogeo de Harry Potter, no podía faltar una aparición de Daniel Radcliffe, al que le encantan este tipo de apariciones, en este caso acompañado de Warwick Davis, que protagonizaría posteriormente ‘Life’s too short’ otro falso documental del dúo de creadores Gervais-Merchant

‘Extras’ está rodada como una comedia convencional con una sola cámara, huyendo del estilo del falso documental con declaraciones a pantalla que era la marca de fábrica de ‘The Office’, con esa capacidad de tener un guión tan preciso, que parece que los actores estén improvisando en muchos momentos, cuando todo está escrito y pensado, por eso no son dos series muy comparables ni en tono ni en estilo, a pesar del sello Gervais-Merchant de ambas.

La serie ademas tuvo la gran capacidad de evolucionar en su corto recorrido que coincide con el progreso en la carrera de Andy Millman que al final de la 1T consigue salir de su pozo, para protagonizar la ficticia ‘When the Whistle Blows’ una de esas comedias casposas con pelucas y latiguillos que son del agrado del gran público británico, en especial de sus colonias de jubilados en la Costa del Sol y la Costa Blanca.

En la 2T la serie deriva hacia una comedia dentro de esa comedia, centrándose más en la frustración que le crea al pobre Andy alcanzar un cierto éxito y popularidad pero con un personaje ridículo al que detesta profundamente y con un comportamiento que le va alejando de su grupo de amigos, por un divismo injustificado y de vergüenza ajena.

He disfrutado mucho con ‘Extras’ incluso más que con la original de ‘The Office’ que me ponía demasiado nervioso por la incompetencia de toda la oficina y por el estilo de falso documental, pero en cambio mi lejanía con el ambiente de la farándula de ‘Extras’ me permitía disfrutar más del pobre Andy que en el fondo era bastante buena persona, aunque le costara mucho demostrarlo o reconocerlo.

Las apariciones de grandes estrellas en cada episodio, le permitía una cierta reinvención al adaptarse a las peculiaridades de gente como Ben Stiller, David Bowie o Samuel L.Jackson, que jugaban mucho a desmitificar y sorprender al público con golpes de efecto que no esperábamos en esos ídolos a los que tenemos en un pedestal, cuando en el fondo no son más que personas corrientes y molientes.

Es sorprendente la evolución de los personajes en apenas doce episodios repartidos en dos temporadas, lo que en mi caso la ha convertido en una de mis comedias de cabecera, de las escasas que he vuelto a revisar con el paso de los años, para volver a disfrutar de esa tropa de desarrapados aspirantes a la fama

Los actores:
Ya hemos hablado previamente de los inicios de la carrera de Ricky Gervais hasta llegar a crear sus dos grandes series ‘ The Office’ y ‘Extras’ que le han puesto en un lugar preferencial dentro de las personalidades televisivas a ambos lados del océano, como lo demuestra el Emmy al mejor actor de comedia que ganó por ‘Extras’ en 2007

gervaisTras cerrar ‘Extras’ decidió tomarse un cierto reposo en su carrera creativa, para dedicarse a hacer galas o memorables personajes secundarios en películas de cierta importancia que aprovechaban su impacto en las escasas escenas en que aparecía como en ‘Una noche en el museo’ y sus secuelas.

Sus irreverentes presentaciones de la gala de los Globos de Oro le hicieron todavía más famoso en los EEUU a nivel popular, pero sorprendió a todos al volver a la televisión para hacer otra comedia muy negra como ‘Derek’ tras la cual sigue apareciendo como estrella invitada en múltiples programas televisivos.

Stephen Merchant empezó a ser el compinche de Ricky Gervais a finales del siglo pasado, cuando entró como su ayudante en un programa de radio, para pasar a crear sus dos series más conocidas, a la que siguió un podcast ‘ The Ricky Gervais Show’ que se hizo inmensamente popular en todo el mundo.

merchantTras crear ‘Life’s too short’, sus carreras se bifurcaron un poco, con Merchant dando el salto a los EEUU, para crear la maldita ‘Hello Ladies’ donde volvía a encarnar a un personaje desastrado y patético en el que su desgarbada figura era el complemento ideal. Ahora incluso ha hecho su debut dramático en un pequeño papel en la película ‘Logan’.

La escocesa Ashley Jensen siempre ha sido una de mis debilidades desde que la descubrí en ‘Extras’ en el papel de la dulce Maggie, una mujer que ha fracasado en todos los aspectos de la vida pero que nunca pierde la esperanza a pesar de las humillaciones a que la someten como extra y por su amor platónico por Andy, que le hace tanto caso como a la tarrina de un helado que se ha acabado de comer.

jensenTras una década de pequeños papeles en Escocia e Inglaterra, aprovechó al máximo su oportunidad, ganando premios británicos a la mejor actriz en comedia y dando el salto a los EEUU para aparecer como una gran  estilista robaescenas en ‘Betty la Fea’, donde era  la mejor del reparto. En la actualidad sigue trabajando en series británicas como ‘Agatha Raisin’ o ‘Love, Lies and Records’

Por último mencionar a Barry Williamson, que se interpreta a si mismo, como una antigua estrella caída en desgracia del culebrón ‘EastEnders’ y que solo ansía  volver a sus tiempos de gloria, aunque hacerlo como ayudante del inútil agente Darren, es un pasaporte directo al fracaso, pero da un contraste para conocer a la estrella caída y rota.

Shaun.

Sus diez años en ‘Eastenders’ es el bagaje que ha permitido a Williamson ir viviendo del cuento, ya sea autoparodiándose en las series de su amigo Ricky Gervais o participando en todos los realities de celebridades que se celebran en el Reino Unido, con una vida real que se parece cada vez más peligrosamente a su parodia.

Consideraciones finales:

Es conocida la aversión británica a estirar sus mejores comedias más de lo necesario, lo que no deja de ser una de las razones por las que siguen siendo idolatradas, al no tener ninguna fase de declive tras irse por todo lo alto.

En el caso de ‘Extras’ sus creadores tenían muy claro que el recorrido era de dos temporadas, pero accedieron a cerrar la serie un año después del final de la 2T, con un especial navideño para cerrar todas las tramas de una forma más que satisfactoria debo añadir, con un final feliz y hasta inesperado, del que pueden ver un avance en el último vídeo

Hoy he tenido el verdadero placer de hablarles de una de mis comedias británicas preferidas de este siglo, ‘Extras’, que nunca me cansaré de reivindicar frente a otros productos más conocidos de Ricky Gervais, como ha quedado constatado en el presente artículo

Espero sus opiniones y comentarios, aquí o en mi cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Sobre el autor Lorenzo Mejino
Las nuevas tecnologías han cambiado la forma de ver la televisión. Series para gourmets nace con la pretension de ayudar a personalizar su menú televisivo en lo que hace referencia a las series de TV. Analizaremos series actuales, novedades, pequeñas joyas olvidadas y series clásicas dando nuestra opinión personal sobre el nuevo formato de oro del siglo XXI.