Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

AMO ( Filipinas) . La salvaje guerra contra las drogas en Manila

Los controvertidos métodos del presidente filipino Rodrigo Duterte en su cruzada particular  contra el tráfico de drogas son la inspiración de la primera serie filipina que se acerca a nuestro blog, ‘AMO’, que acaba de llegar a nuestro país en un doble  fondo oculto del catálogo de Netflix, lo que vamos a aprovechar para analizarla en profundidad.

Detrás de ‘AMO’ se encuentra el más conocido director filipino Brillante Mendoza, un habitual del circuito de festivales cinematográficos donde estrena casi todas sus películas, aunque según me han comentado expertos cinéfilos, cada vez se le está viendo más el plumero en forma de bluff generalizado.

Ya les adelanto que mi valoración final se acerca bastante a la de mis amigos cinéfilos, por lo que me voy a guardar mucho de recomendar ‘AMO’ salvo desde el punto de vista de curiosidad cultural y poca cosa más, como van a ver a continuación.

Ficha: Amo 12 ep 30 min .   Abr 2018- Idioma: Filipino subtitulado en español Cadena: Canal 5 (Filipinas) / Netflix ( E)

destacadaLa trama : Joseph es un joven estudiante de instituto que está empezando una incipiente carrera en el trapicheo de todo tipo de sustancias estupefacientes, por lo que empieza a incrementar sus faltas de asistencias a clase y sus problemas con la ley.

Joseph tiene la suerte que su tío Camilo es un policía que le suele salvar la piel en la comisaria cuando le pillan, pero poco a poco las cosas se van complicando tanto para Joseph como para su tío Camilo, que se van adentrando en la delincuencia a gran escala con consecuencias imprevisibles.

‘AMO’ se centra en la historia de estas dos personas que nos sirven de guías por el submundo del lumpen y la miseria de los barrios más marginales y peligrosos de Manila, en medio de una guerra sin cuartel entre las bandas de traficantes por un lado y la policía y los grupos paramilitares de vigilantes que tienen carta blanca para actuar contra los delincuentes, dejando a los derechos humanos como un papel para secarse las manos de sangre.

La premisa es interesante pero la ejecución dista mucho de ser entretenida, al tender a hacer una especie de ‘Callejeros Manila’, con una cámara de mano en perpetuo movimiento por las estrechas callejuelas de los barrios, reduciendo los diálogos a un mínimo y recreándose en la violencia gratuita y sin mucho sentido de unos y otros, como pueden ver en el primer trailer de la serie.

La formula se agota ya en el segundo episodio, cuando el ritmo frenético inicial se convierte en un bucle sin sentido y sobre todo muy aburrido, con unos actores inexpresivos donde lo único que se mueve es la cámara, dejando al recordado Valerio Lazarov al nivel de James Ivory.

El mensaje de la serie es bastante sospechoso al defender y justificar de forma descarada las políticas represivas antidrogas del presidente Duterte, gracias a la amistad que le une con el director Brillante Mendoza, por lo que el tufo propagandístico crece a medida que avanza la serie en unos episodios interminables a pesar de que su duración no sobrepasa los 30 minutos, aunque el teaser parece que prometa otra cosa.

En el capitulo interpretativo el único que se salva algo de la quema es Derek Ramsay que interpreta al policía Camilo en su descenso a los infiernos de la droga en Manila

policiaEn cambio Vince Rillion que interpreta a su sobrino Joseph es un verdadero desastre con un personaje que deambula de trapicheo en trapicheo y de relación sexual en relación sexual, sin importarle raza, edad o género y que a partir del tercero episodio ya estamos deseando su muerte a manos de algún escuadrón de vigilantes descarriado.

vince-rillon‘AMO’ es uno de esos casos evidentes donde el exotismo y la curiosidad cultural son las únicas causas plausibles para adentrarse en ese mundo, porque desde el punto de vista del entretenimiento su interés es casi nulo y encima tiene un evidente mensaje social de lo más sospechoso en apoyo del régimen filipino actual y sus métodos represivos tan expeditivos contra el tráfico de drogas.

Para finalizar les dejo con la elaborada cabecera de ‘AMO’ , cuya principal y única virtud es poder decir que han visto una serie filipina, lo que puede ser un aliciente para algunos de ustedes.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Temas

AMO, Brillante Mendoza