Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

Sliders ( Salto al infinito) : Navegar entre infinitos universos paralelos

Las series de viajes de corte fantástico siempre se habían centrado en la componente temporal, lo que permitió que esos protagonistas dieran saltos en el tiempo hacia adelante o hacia atrás en su cronología, haciendo o deshaciendo cosas en el pasado o en el futuro como regla general.

‘Sliders’ que aquí conocimos como ‘Salto al infinito’ introdujo el concepto serielizado de los universos paralelos, con unas personas atrapadas en un bucle donde los saltos son laterales y no hacia adelante y hacia atrás, lo que les permite encontrarse con infinitas versiones de su mundo pero en el mismo lugar y en la misma época.

Seguro que a muchos de ustedes que han visto series recientes como ‘Fringe’, ‘The Flash’ o la reciente ‘Counterpart’ es un concepto con el que están bastante familiarizados pero hace veinte años era una absoluta novedad que le dio un estatus de serie de culto que todavía perdura en la actualidad a pesar de haber tenido una existencia bastante complicada y llena de problemas que les vamos a recordar en nuestro artículo del recuerdo de cada viernes.

slidersFicha: Salto al infinito ( Sliders) 88 episodios   Mar 1995 -Feb 2000  Cadena: Fox/ Sci-fi  (USA) – La 2 ( E)

Sinopsis:  Quinn Mallory es un joven y brillante físico que ha desarrollado una tecnología para saltar a universos paralelos mediante una especie de vórtice que les permite deslizarse entre esos mundos que coexisten sin interactuar.

En su primer viaje va acompañado de su mentor y de su mejor amiga, así como de un cantante que se ve atrapado en el vórtice de forma involuntaria. En principio todo está programado para que permanezcan un tiempo determinado antes de que el vórtice se vuelva a abrir y vuelvan a su punto original.

Todo cambia cuando Quinn para salvarse de un peligro inminente en ese nuevo mundo, decide abrir el portal de forma prematura, lo que provoca que los cuatro viajeros se queden atrapados en esos infinitos universos paralelos saltando de uno a otro, esperando que en alguno de esos salto vuelvan a su tierra original.

El inicio: Robert K. Weiss era un importante productor de Hollywood, tras haber estado detrás de películas como ‘The Blues Brothers’ o ‘Aterriza como puedas’, que siempre había tenido una gran pasión por la ciencia-ficción desde su infancia.

robert-k-weissAposentado en la industria audiovisual californiana, Weiss empezó a pensar en algún concepto para una serie televisiva de largo recorrido c0n esa componente de ciencia-ficción que tanto le gustaba. A través de un libro que hablaba de nuevos conceptos físicos, descubrió el tema de los universos paralelos y pensó que fusionar ese elemento con el de viajes de la serie clásica televisiva ‘ El túnel del tiempo’, podía tener cierto atractivo.

En paralelo, Tracy Tormé un guionista experimentado y amante de las series de ciencia-ficción tras su paso por las primeras temporadas de ‘Star Trek : The Next Generation’, estaba pensando en desarrollar una serie con una premisa similar, por lo que ambos pensaron en unir fuerzas para escribir y desarrollar el piloto de la serie para su posterior venta, quedando Tormé como el escritor principal y showrunner de la serie.

tormeConsiguieron vender el piloto a la joven cadena FOX, que tampoco es que se  fiara mucho de que la historia pudiera funcionar, por lo que de forma precavida les encargaron una 1T de 10 episodios para emitir en la primavera donde tendrían menos competencia.

El piloto tuvo una buena promoción con trailers como el siguiente que despertaron el interés de todos los adeptos a la fantasía y la ciencia-ficción que ya salivaban con la perspectiva de saltar a un mundo diferente cada semana.

La trama: ‘Sliders’ se centra exclusivamente en su premisa de viajes espaciales y temporales laterales en lugar de hacia adelante o hacia atrás, por lo que siempre estaban en la misma época y en el área de San Francisco, pero las circunstancias podrían ser completamente diferentes dependiendo de la evolución independiente que hubiera tenido el mundo donde habían aterrizado.

El grupo de viajeros estaba compuesto por cuatro personas, cada una de ellas con sus papeles diferenciados, por un lado el protagonista Quinn, el genio del grupo y causante del problema por lo que todos esperan que sea el que tenga la solución. A su lado tiene a la voz de la experiencia, el profesor británico Arturo, mentor de Quinn, un personaje pomposo y arrogante que tiene un cierto resentimiento hacia su alumno por haber hecho ese gran descubrimiento que él no ha podido hacer.

Wade Wells era la chica del grupo, gran amiga de Quinn al que admira en muchos sentidos incluido el de la atracción física, pero que a su vez también posee una gran inteligencia y determinación para ayudarles a salir de las situaciones comprometidas en las que se encuentran.

Por último, tenemos el ‘viajero a la fuerza’ un cantante en horas bajas, Rembrandt, que se ve atrapado involuntariamente en el experimento y que no entiende lo que le está pasando lo que es utilizado como generador de situaciones cómicas por su forma de interactuar con el resto de grupo a los que no conoce ni desearía haber conocido.

En la cabecera original de la serie nos presentan a nuestros cuatro protagonistas tras explicarnos la premisa inicial.


La serie estaba estructurada como un procedimental donde nuestras cuatro personas visitaban un universo paralelo por episodio. Siempre empezaban por la necesidad de conocer  donde habían llegado y las características de ese mundo singular, donde deberán sobrevivir hasta la nueva abertura del vórtice para ver si el siguiente salto era el bueno.

La premisa los plantea como viajeros perdidos, por lo que en principio no tienen ninguna misión donde llegan, pero lógicamente siempre se ven metidos en todo tipo de líos, causados por su desconocimiento de las reglas y normativas de ese universo concreto, siempre con la espada de Damocles de la cuenta atrás para la apertura del vórtice so pena de quedarse clavados cerca de treinta años en ese mundo, hasta la siguiente oportunidad de salir.

Las historias solían desarrollar historias alternativas en forma de distopia, como que habría pasado si los británicos hubieran ganado la guerra de la independencia, no hubieran antibióticos o  alguien ganara la lotería, entre otras muchas historias e hipótesis.

Esas nuevas reglas ponían a nuestros protagonistas en todo tipo de dilemas morales y éticos que debían resolver para seguir su camino, con muchas peleas internas entre ellos, pero también con momentos divertidos como el siguiente.

Esos saltos laterales les permitían jugar con muchos aspectos de la vida del país como en el vídeo siguiente donde nuestros viajeros descubren que el país sigue presidido por un Clinton, pero no el que se esperan, en una premonición que no ha estado muy lejos de cumplirse, pero que hace veinte años no era tan evidente.

Los cuatro personajes se compenetraban a la perfección con sus virtudes y defectos, destacando el del profesor Arturo el mas complejo de los cuatro, como podemos comprobar en el siguiente vídeo

En alguna ocasión hicieron algún especial en el que conseguían volver a casa a su mundo inicial como en el vídeo siguiente, para volver a caer  posteriormente en su bucle y seguir con sus historias, quemando lo que podría haber sido un excelente episodio final para la serie.


La serie nunca tuvo un gran trato por parte de la cadena Fox que no dudaba en cambiar el orden de los episodios, en base a sus posibles intereses particulares sobre un tema concreto, lo que echaba por tierra la continuidad que tenían las historias, que no es que fuera mucha pero si que tenia alguna.

Los problemas empezaron a llegar en la 3T cuando la cadena Fox empezó a inmiscuirse mucho más en la producción, nombrando a productores más afines a sus intereses de convertirlo en unas historias más de acción que de ciencia-ficción lo que desembocó en la salida del guionista principal Tracy Tormé y de John Rhys-Davies el actor que encarnaba al profesor Arturo, descontentos con el nuevo rumbo de la serie.

Las trazas divertidas y de comedia fueron desapareciendo de forma paulatina, para pasar a ser unas aventurillas de acción, con la aparición de unos enemigos seculares, los Kromags que también se deslizaban por los universos paralelos, pero muy alejadas del espíritu científico inicial, lo que desembocó en su cancelación por FOX al final de su 3T.

Poco tiempo le faltó a la cadena SYFY para rescatar la serie, renovándola para una 4T pero con la salida de sus creadores y de la actriz Sabrina Lloyd. Ya en SYFY la cosa no fue mucho mejor y su protagonista principal Jerry O’Connell también abandonó el barco en la 4T, lo que solo fue un adelanto del desastre que vendría en la 5T que les comentaremos más adelante.

El tema de la infantilización de las tramas a partir de la 3T, para buscar a más público, solo consiguió enfurecer a sus seguidores que no les gustaba el nuevo rumbo de la serie, pero sin captar nuevos en una maniobra suicida de unos ejecutivos incompetentes, que tenían mucha menos idea de lo que se creían.

‘Sliders’ fue una serie que me encantó durante sus dos primeras temporadas mientras mantuvo el espíritu original, con una aventura nueva cada semana que presentaba dilemas de tipo distópico muy interesantes y que te hacían pensar en esos universos paralelos.

En cuanto empezaron a cambiar las piezas, el nivel descendió notablemente tanto a niveles de actores, como de guionistas y mi interés se fue reduciendo ostensiblemente cuando aquello iba degenerando cada vez más sin tener pies ni cabeza, al romper la evidente química inicial.

Recuerdo que la emitían por las tardes de la 2, al principio siempre la grababa hasta que a mitades de la 3T, me cansé del rumbo que había tomado y la dejé definitivamente, viendo la tropa de ignotos desconocidos que mancillaban la serie en su postrera temporada  en la que creo que fue una de las decisiones mas acertadas que he tomado, como pueden recordar en su cabecera española.

Los actores:
Jerry O’Connell había sido un actor infantil bastante bueno apareciendo en películas como ‘Stand By Me’ que iba compaginando con sus estudios. Estaba en su tercer año de universidad cuando a los 20 años consiguió el papel del científico Quinn Mallory que fue su salto a la fama, además de aprender otros oficios como el de director, con el que se estrenó con varios capítulos de ‘Sliders’ con veintipocos años.

O’Connell es un buen actor para personajes de dramas ligeros, donde se necesitan dotes de comedia para aligerar las tramas más intensas y en este sentido era ideal para interpretar al genio que provoca el viaje sin destino conocido, pero no ha evolucionado mucho en su carrera.

jerry-oconnellAl salir de la serie tras su 4T O’Connell dirigió sus pasos hacia el cine, consiguiendo personajes secundarios en ‘Jerry Maguire’, o ‘Scream 2’, para volver a la televisión durante muchos años como un detective en ‘Crossing Jordan’, para pasar a protagonizar bastantes series fallidas como ‘We Are Men’ o ‘Carpoolers’. Ahora está protagonizando una serie canadiense ‘Carter’ que tampoco es para tirar cohetes precisamente.

Sabrina Lloyd es un claro ejemplo de una actriz con talento que no ha tenido mucha suerte en su carrera. Su personaje de Wade Wells en ‘Sliders’ era una poco la vecinita de al lado que admiraba a Quinn, por lo que se embarca en una aventura para seguir estando cerca de él y Lloyd estaba magnífica en ese personaje.

Fue la principal damnificada del cambio de la serie de FOX a Syfy al no serle renovado el contrato, pero no tardó en contratarla Aaron Sorkin para una gran serie como ‘Sports Night’ como Natalie una de las productoras del programa deportivo.

sabrina-lloydEn este siglo su carrera se ha ido desvaneciendo desde que fue despedida al final de la 1T de ‘Numbers’ lo que le ha llevado a una presencia cada vez más escasa en las pantallas.

El gales John Rhys-Davies es un magnífico secundario desde los años setenta donde ya lo veíamos vestido de romano en ‘Yo Claudio’ hasta que le llegó su primer papel importante, el del navegante portugués Vasco Rodrigues en el gran éxito que fue ‘Shogun’ que le llevó al memorable personaje del excavador Sallah en ‘En Busca del Arca Perdida’ y posteriormente en ‘La Última Cruzada’ de la saga de Indiana Jones

rhys-daviesEn los años noventa se pasó a la televisión con la nueva versión de ‘Los Intocables’ y posteriormente con el personaje del Doctor Arturo en ‘Sliders’ muy por debajo de su calidad y muy por encima del resto del reparto. Su profesionalidad le hizo exigir su salida de la serie al principio de la 3T, descontento con el nuevo rumbo de aventurillas de la serie, lo que significó el inicio inexorable del declive de la serie. Rhys-Davies ha seguido trabajando sin descanso y recientemente hacia de rey en ‘Las Crónicas de Shannara’ con casi setenta y cinco años y con su vozarrón característico.

Cleavant Derricks proviene de una familia de músicos y empezó su carrera en los musicales de Broadway donde llegó a ganar un Tony al mejor actor. Sus incursiones en cine y televisión no han sido tan celebradas con excepción de este Rembrandt de ‘Sliders’ que le permitía desarrollar sus dos pasiones, cantar y actuar.

cleavant-derricksLa evolución de su personaje fue la brújula creativa de la serie, pasando de ser un negro zumbón y muy divertido en las dos primeras temporadas, a un indefinido héroe de acción en las últimas entregas, perdiendo el rumbo como toda la serie, aunque en su descargo cabe decir que fue la única persona que participó en el piloto, tanto delante como detrás de las cámaras, que llegó hasta el final. Tras la cancelación se refugió en Broadway con pequeñas incursiones como estrella invitada pero sin lustre alguno.

El final:

Las huidas de todos los actores y guionistas originales, junto con el cambio de cadena, hizo que la serie llegara a la 5T completamente irreconocible con Cleavant Derricks como el único superviviente en una serie que había degenerado hasta límites insostenibles, con un reparto de ignotos y desconocidos actores de tercera, perdiendo toda la gracia y socarronería inicial, para centrarse en una supuesta solemnidad que no convencía ni a los propios ejecutivos de Syfy.

season-5A mitad de la 5T la serie era un cadaver viviente, puesto que ni la propia Syfy se preocupaba en revisar los guiones, prueba inequívoca de su perdida absoluta de interés, por lo que acabaron los episodios contratados pero con la inconsciencia de hacerlo con un enorme ‘ciffhanger’ sobre el destino de Rembrandt, que nunca fue resuelto, como último clavo en el ataúd de su incompetencia.

Epílogo:

La serie sigue en el recuerdo de bastantes personas, en especial sus dos primeras temporadas que fueron un magnífico ejercicio de ciencia-ficción, por lo que no nos debe extrañar que haya habido intentos de resucitar la serie y más en estos tiempos donde tiende a aprovecharse todo y la verdad es que esta premisa tendría bastante recorrido, pero por ahora ninguno ha fructificado.

Un ejemplo de ese estatus de culto es el siguiente vídeo que hicieron hace poco en conmemoración de los veinte años del estreno de la serie.

‘Salto al infinito’ o ‘Sliders’ como ustedes prefieran, fue una serie que seguro que muchos han recordado con agrado y cariño por los recuerdos que les habrán venido a la mente como es nuestro objetivo de  cada viernes.

Si desean exponer sus opiniones y comentarios, lo pueden hacer aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Temas

Cleavant Derricks, Jerry O'Connell, John Rhys-Davies, Robert K.Weiss, Sabrina Lloyd, Salto al Infinito, Sliders, Tracy Tormé