Blogs

Carlos Rilova

El correo de la historia

Historia y novela histórica para estas Navidades: “La conjura de los libros”

Por Carlos Rilova Jericó

Con la llegada de estas fiestas navideñas parece que comienza una especie de carrera desesperada para encontrar el regalo adecuado para la persona adecuada. Doy fe de ello, pues paso a menudo por zonas céntricas de una ciudad -San Sebastián- saturada de grandes superficies ricas en tal tipo de mercancía.

Muchas veces ese regalo suele ser un libro. De hecho, si uno se da una vuelta por esas grandes superficies, el problema no es que no haya libros para regalar, sino cuál de todos ellos elegir.

Yo, la verdad, lo tengo claro desde hace más o menos una semana. En esa fecha terminé de leer “La conjura de los libros”. La primera novela de Carlos A. Yuste, un colega historiador que debuta así en ese mundo a veces tan saturado de oferta. Aunque no siempre sea de buena calidad. Especialmente en España.

A instancias del editor, escritor y columnista dominical de este mismo periódico, Juan Aguirre Sorondo, tuve en esa fecha el honor -porque lo fue- de presentar esa novela para el público de San Sebastián que fue congregado a tal efecto -en el hoy famoso Black Friday- en la librería Zubieta.

Hoy contaré aquí, para un público más amplio, lo que conté allí en una sala al uso en la planta baja de esa librería donostiarra que, por cierto, estaba abarrotada aquel día.

En esencia es sencillo lo que hay que contar: que “La conjura de los libros” es una muy buena novela histórica con la que, quienes se vean regalados con ella en estas fechas, se pueden dar por afortunados, porque tendrán en las manos un libro que, además de entretenido y de lectura trepidante, les ayudará a comprender -y saber- algo sobre una época de la Historia de España que les atañe directamente.

En efecto, “La conjura de los libros”, publicada por la editorial Almuzara, es una novela histórica verdaderamente valiente, que se atreve a contar la Historia de España a las puertas de la revolución francesa desde un punto de vista casi inédito para el público español -no digamos ya para el del resto de Europa- que lee novela histórica.

Y es que “La conjura de los libros” se ha atrevido a ofrecer a la España actual una versión -tan amena como verdadera- de lo que realmente ocurrió en 1792 en ese país.

No es poca cosa porque esa España actual -como se ha repetido muchas veces en esta página- es un país hoy día con tendencia a engancharse a ideas bastante burdas sobre su propio pasado. Una de ellas, por ejemplo, la fijación morbosa en supuestos desastres irreparables (Armada Invencible, “Desastre” del 98…).

Dentro de ese catálogo de presuntas catástrofes históricas españolas -supuestamente únicas e intransferibles a otros países- se suele meter también a la España de Carlos IV. Sobre todo por culpa del que pasa por ser su valido: Manuel Godoy que, además, es uno de los principales protagonistas de “La conjura de los libros”…

Y aquí es donde debo empezar a explicar, como historiador, las razones por las que ese libro es, a diferencia de muchas otras novelas históricas que se publican hoy en España (salvo honrosas excepciones), una muy buena novela histórica.

“La conjura de los libros” es una buena novela histórica por la sencilla razón de que ha hecho algo que se echa a faltar en muchas otras de esas novelas históricas que se publican en España y sobre España. Es decir, porque ha sido capaz de plasmar en forma novelada las investigaciones más serias y sólidas que se van publicando sobre la Historia de ese país desde hace décadas. Unas que, sin embargo, son olímpicamente ignoradas por las novelas pretendidamente históricas que el mundo editorial español publica sin la más mínima reflexión y, en ocasiones, convierte en bestsellers que el público eleva a la categoría de Historia absolutamente verdadera de su propio país cuando, en realidad, está a kilómetros de ser tal cosa y es más bien todo lo contrario.

En “La conjura de los libros” no ocurre tal cosa. Carlos A. Yuste ha sabido plasmar en sus páginas gran parte de la investigación seria sobre la España que, a finales del siglo XVIII, como el resto de Europa, asiste al desmoronamiento de la Francia del Despotismo ilustrado.

Así, en “La conjura de los libros” vemos aparecer aristócratas españoles y clérigos que no soportan siquiera la idea de un mínimo cambio político como el que ha ocurrido en la Francia de 1792, donde el rey ha sido convertido en monarca constitucional. Se trata de reaccionarios de la escuela de De Maistre, que, como bien señala Carlos A. Yuste en su novela, tanto abundan en la Europa de aquella época.

Pero además de esa normalización de la caverna reaccionaria española (sólo una más de las muchas que eclosionan en Europa en esos momentos) “La conjura de los libros” tiene muchos otros méritos de ese estilo. Así, por ejemplo, también aparecen en sus páginas células de revolucionarios españoles que actúan tanto al otro lado de los Pirineos como en Madrid. Toda una osadía en un panorama intelectual como el de la España actual en el que se repite, día sí y día también, con toda seriedad y en medios no precisamente marginales, que España era un país muy atrasado y que las ideas revolucionarias nos las trajo Napoleón. Manu militari porque ya se vio la clase de bestias que eran los españoles de aquella época, incapaces de aceptar tal cosa por las buenas, siendo como eran católicos fanáticos…

Ignorando, como se merece, tal desfile de lugares comunes, “La conjura de los libros” no hace sino devolvernos -en forma de novela realmente histórica- lo que ya hace años demostraron, a golpe de documento, libros de Historia como “La epopeya de los locos”, dedicado a esos protagonistas españoles de la revolución francesa de 1789 que, por lo que se ve, nada sabían de castizos oscurantismos católicos hoy exhibidos, sin pudor alguno, en ciertos medios españoles que pretenden alardear así de alta intelectualidad y sólo muestran con ello una indigencia cultural y un aldeanismo difícil de calibrar.

Pero es que esta novela de Carlos A. Yuste va aún más lejos. En efecto, “La conjura de los libros” se atreve a traer a las páginas de la novela histórica todo lo que las documentadas investigaciones del catedrático (de Historia, por supuesto) Emilio La Parra han averiguado sobre Manuel Godoy. El supuesto valido de Carlos IV y más supuesto amante de la reina María Luisa al que se ha juzgado -hasta la aparición del libro de La Parra- no por los hechos documentados sino por la propaganda que Napoleón y Fernando VII -cada uno por su lado- vertieron en su contra para quitarse de en medio a un formidable obstáculo para sus más o menos siniestros planes políticos para España.

De ese modo en “La conjura de los libros” encontramos un Godoy ilustrado y hábil político en lugar del hasta ahora habitual camandulero arribista. Y aún más, descubrimos en las páginas de “La conjura de los libros” a un Carlos IV igual de ilustrado y hábil político y una reina María Luisa a su altura. Personajes todos ellos decantados no del capricho del autor sino, como digo, de una de las investigaciones históricas más serias que se han hecho en España en los últimos años.

Poco más hay que decir de “La conjura de los libros”, salvo que sus personajes ficticios son igual de convincentes y realistas como los que en su día aparecieron en las páginas de “La isla del tesoro” de R. L. Stevenson o en “Los duelistas” de Joseph Conrad. Eso y que, si quieren regalar novela histórica de calidad estas Navidades, no den más vueltas por las grandes superficies. Vayan directos a la estantería o el escaparate en el que vean la portada de esa primera novela de Carlos A. Yuste. Porque lo que cuenta sobre la Historia de España de ese momento -el año 1792- en el que todo cambió, es tan entretenido como certero…

Un paseo por el pasado

Sobre el autor

Carlos Rilova Jericó es licenciado en Filosofía y Letras (rama de Historia) por la Universidad Autónoma de Madrid y doctor en Historia Contemporánea por la Universidad del País Vasco. Desde el año 1996 hasta la actualidad, ha desarrollado una larga carrera como investigador para distintas entidades -diversos Ayuntamientos, Diputación de Gipuzkoa, Gobierno Vasco, Universidad del País Vasco...- en el campo de la Historia. Ha prestado especial interés a la llamada Historia cultural y social, ahondando en la Historia de los sectores más insignificantes de la sociedad vasca a través de temas como Corso y Piratería, Historia de la Brujería, Historia militar... Ha cultivado también la nueva Historia política y realizado biografías de distintos personajes vascos de cierto relieve, como el mariscal Jauregui, el general Gabriel de Mendizabal, el navegante Manuel de Agote o el astrónomo José Joaquín Ferrer. Es miembro de la Sociedad de Estudios Vascos-Eusko Ikaskuntza


diciembre 2019
MTWTFSS
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031