Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

Cinco en familia (Party of Five). Un excelente y revelador melodrama familiar

En la historia de le televisión existen series que nunca van a salir en las innumerables listas de las mejores series de siempre, pero que sin embargo, han sido muy influyentes para los creadores de muchas de esas series mas conocidas e idolatradas, ya que en su momento abrieron una cierta brecha en la monolítica mentalidad de muchos ejecutivos de televisión y les demostraron que se podían hacer las cosas de una forma diferente.

Uno de los mejores ejemplos es la serie que les vamos a recordar hoy, “ Cinco en Familia”, una serie melodramática sobre una familia de adolescentes huérfanos hecha con mucho cariño y sensibilidad y que contra todos los pronósticos y unos inicios bastante difíciles, duró seis años en antena, demostrando que una serie sobre el mundo adolescente inteligente y realista, podía tener su publico , mas de allá de las hormonas y testosteronas varias que poblaban la parrilla.

Su estreno en 1994, que coincidió con el de otra serie de corte similar “My so-called life”, abrió las puertas por las que en años posteriores , se fueron desarrollando series de temática similar como “Freaks and Geeks”o “Dawson’s Creek” hasta llegar a la cumbre del genero que ha sido “Friday Night Lights”, por lo que nos parece más que oportuno, recordar una serie que tuvo bastantes adeptos en nuestro país, y con un elenco de actores que ha tenido carreras posteriores muy interesantes.

Ficha: Cinco en Familia (Party of Five) 142 episodios. Sep 1994- May 2000 Cadena:  Fox (USA) Autonomicas (E)

Sinopsis: Seis meses después  de la muerte de sus padres en un accidente de coche causado por un conductor bebido, los cinco hijos huérfanos tienen enormes dificultades para sacar sus vidas adelante sin sus padres y sobre todo para mantener su familia unida, evitando la dispersión de sus miembros en diferentes familias de acogida.

Los esfuerzos del segundo hijo Bailey para sostener la familia a flote, están cada vez mas desbordados, a pesar de tener un cierto colchón económico por seguir siendo socios de un restaurante, legado de sus padres, que les proporciona los ingresos necesarios para subsistir.

La situación obliga al primogénito, un espíritu libre llamado Charlie, que ha cometido una serie de grandes errores en la vida, a volver a su casa, para ejercer de patriarca de la familia, muy a pesar y viéndose obligado a trabajar en el restaurante familiar, para tener algún sueldo que aportar a la casa , hacer de adulto responsable y evitar la entrada en acción de los servicios sociales.

Ese punto de partida, nos marca las historias familiares que se irán desarrollando en la serie.

El inicio: Chris Keyser y Amy Lippman eran dos jóvenes escritores que se conocieron cuando ambos eran dos aspirantes a guionistas en Nueva York, y decidieron formar un equipo creativo que empezó a colocar sus guiones en series como “La Ley de los Ángeles”, hasta que consiguieron un puesto fijo, en una serie de corte realista llamada “Sisters” ,que duró varios años en antena, y que versaba sobre las relaciones de cuatro hermanas adultas y que entraban en una nueva fase de sus vidas.

Ambos firmaron un contrato con la cadena FOX, para desarrollar series, que en ningún momento llamaron el interés de los ejecutivos de la cadena, hasta que estos les dijeron que pensaran en desarrollar alguna cosa sobre unos adolescentes que debían crecer sin sus padres, en un ambiente distendido y alegre con un concepto como “No le digas a la niñera que nuestros padres han muerto”,

El dúo de creadores recogió el guante, pero le giró completamente el enfoque, llevándolo hacia el terreno melodramático, enfatizando las dificultades que tendrían los chicos, al verse obligados a crecer de forma inmediata, basándose en las vivencias del marido de Amy Lippman, que pasó una experiencia similar al quedarse huérfano a los doce años.

Fox, reconoció la originalidad de la idea, y les encargó un piloto, a pesar de que no era lo que tenían pensado para complementar su programación dominada por “Sensación de vivir” y “Melrose Place”, series en las antípodas de lo que proponían Keyser y Lippman. Para acabar de complicar las cosas, jugaron ademas con roles diferentes para los hijos, huyendo de la hija mayor que debe hacerse cargo de la familia y clichés similares.

La única condición que tuvieron que aceptar de la cadena, era que los actores debían ser guapos y atractivos, aunque luego tuvieran que pasarlo mal en la vida y con eso en mente eligieron el reparto de los cuatro hermanos mayores, dejando al quinto, que solo era un bebé en manos de los habituales gemelos bultos de Hollywood.

La serie se estrenó en la programación otoñal de FOX, emitiéndola tras una serie tan poco compatible con ella como “Melrose Place” y con una cabecera tan sugerente como la siguiente y acompañada de unas críticas bastante favorables.

La carrera de ambos creadores tuvo un gran parón tras finalizar la serie y durante siete años no hicieron nada de televisión hasta que crearon una serie a priori interesante, pero que fracasó estrepitosamente, “Lone Star”, tras la cual separaron sus caminos, y ahora trabajan como escritores de lujo en series con un cierto renombre como “Tyrant” en el caso de Chris Keyser o “Masters of Sex” en el de Amy Lippman.

La trama:
La sinopsis de la serie, nos muestra claramente el tono melodramático que van a tener las historias de una familia, a la que la tragedia ha golpeado de manera cruel e inesperada, dejándola completamente descabezada.

El primer gran interés de la serie estriba en el intercambio de roles que se suponen entre los hijos, empezando por un primogénito Charlie, que es el mas tarambana de todos ellos, mujeriego y sin sentar la cabeza a sus veinticuatro años, hasta que la bancarrota personal que le ha llegado tras otra de sus ideas fallidas, le obliga a volver al redil familiar y tomar las decisiones vitales que había pospuesto sine die.

El papel del responsable de la familia recae en el segundo hijo Bailey, que se encarga de la intendencia de la casa y del cuidado de su bebé hermano que nació poco antes de la tragedia familiar, además de seguir asistiendo al instituto.

La hija mayor Julia, tercera en orden, es la más rebelde del grupo y siempre se ha negado a hacer de madre coraje como suele ser lo que se espera de las hijas mayores cuando la madre desaparece. Julia colabora en casa, pero sin renunciar a sus sueños personales de convertirse en una escritora .

Por último ( el bebé no cuenta para nada) tenemos a Claudia, una niña prodigio con el violín, que es la más brillante de todos los hermanos, de la que es un poco la niña mimada.

La primera temporada se centra en volver a crear los puentes entre el hijo mayor Charlie y el resto de sus hermanos, acuciados por la amenaza de ser separados si los servicios sociales descubren que están viviendo solos y sin una persona mayor de edad al cargo de todos ellos, engañando incluso a la niñera del bebe Owen en este sentido.

Poco a poco, los lazos familiares se van creando y fortaleciendo, hasta llegar el décimo episodio de la 1T, titulado “Thanksgiving”, donde en su primera cena de acción de gracias sin sus padres, dan rienda suelta a sus sentimientos, espoleados por la presencia inesperada del conductor bebido que mató a sus padres, que en busca de su perdón habla por separado con cada de uno de ellos. En el siguiente vídeo, tienen un corte del inicio del mismo.

Ese capítulo significó el verdadero punto de inflexión creativo de la serie, mostrando una sensibilidad y tacto para tratar unos temas tan delicados que dejaba a las claras que “Cinco en familia”, era una serie diferente y empezó a llamar la atención de la crítica y a remontar en parte sus paupérrimas audiencias que la tenían al borde de la guillotina de la cancelación cada semana.

El problema principal era que el público  que disfrutaba viendo a Heather Locklear retozar en la piscina de los apartamentos de Melrose,  no se quedaba a ver escenas tan bonitas como la siguiente con la hija pequeña tocándole una nana al violín a su hermano pequeño, como muestra de la incompatibilidad de ambas propuestas, y que encima coincidió con el estreno de “Urgencias” en el mismo horario.

La cadena Fox la cambió de día al miércoles, y allí la serie encontró su publico que se iba enganchando a las historias de la familia Salinger, con el añadido de una atractiva niñera que iba a tener una relación tipo Guadiana con el primogénito de la familia y siempre con el peligro de la visita inesperada de los servicios sociales, como pueden ver en esta escena, donde Julia no está precisamente preparada para la visita de la funcionaria.

A partir de la 2T, el universo de la misma fue ampliándose con la entrada en escena de las parejas de los hijos mayores, empezando por la relación cada vez mas consolidada entre Charlie y Kirsten la niñera, lo que le llevó a ganar el Globo de Oro al mejor drama en 1996, como buena muestra del prestigio que alcanzó.

Pero la gran sorpresa de la serie que la lanzó en popularidad fue la entrada en ese mundo de la joven y desconocida Jennifer Love Hewitt, como Sarah, una compañera del instituto de Bailey con el que inicia una relación muy romántica en plan pareja perfecta, pero que va a tener todo tipo de vaivenes como el del vídeo.

Las mejores temporadas de la serie fueron las centrales, una vez aposentado el núcleo familiar, y centrarse más en el desarrollo de los personajes y su toma de decisiones en la vida acertando en algunas ocasiones y equivocándose en otras, lo que le permitía tratar temas muy delicados, como el alcoholismo, el uso de drogas o la violencia de género, que afectaban directamente a nuestros protagonistas en su paso hacia la vida adulta, como pueden apreciar en los cambios en la cabecera.

La vida nunca fue un camino de rosas para ellos y se tenían que seguir sobreponiendo como podían a los problemas y tragedias que les pasaban, que en la 5T empezaron a mostrar síntomas de desgaste , al empezar a acumularse demasiada carga en sus mochilas, y el realismo que siempre había destilado la serie se veía desbordado por un cúmulo de desgracias que rozaban lo inverosímil.

Es una serie que me encantó desde el principio, porque nos presentaba a unos adolescentes de carne y hueso que tienen que sobreponerse a unas tragedias personales, pero de una forma muy realista y que se convirtió en una de mis ineludibles citas semanales en aquellos tiempos en que teníamos muchas menos series donde elegir.

La evolución de la serie, me pareció excelente durante los primeros años y era como si tuviéramos una silla en la cena semanal de la familia en su restaurante, para conocer sus problemas de primera mano y lo que es mas importante tratando a los espectadores de forma inteligente, lo que consiguió que la serie no solo la siguieran los adolescentes, sino el segmento de gente de veinteañeros y treintañeros, que veían su juventud reflejada de una forma mas fehaciente en la serie.

El reparto funcionaba excelentemente de forma coral y se iba adaptando a los gustos del público, que al principio tenía a los dos hijos mayores como sus favoritos, para ir desplazándose a partir de la segunda temporada hacia las chicas con la entrada de Jennifer Love Hewitt. Todo ello me aseguraba que al ponerme  delante del televisor,  iba a tener cuarenta y cinco de historias inteligentes y bien narradas.

Los actores:
Matthew Fox era un absoluto desconocido, que apenas había asomado la cabeza en dos o tres series en papelitos minúsculos, cuando fue elegido personalmente por los creadores para el primogénito Charlie, una persona de lo más despreocupada e inconsistente que debe madurar a marchas forzadas.

Fox sorprendió a todo el mundo, convirtiéndose en el favorito de las fans, desbancando a Scott Wolf, que se suponía que era la estrella, y de hecho era el que se salía el primero en los créditos, pero su gran interpretación con muchos matices, le abrió muchas puertas posteriores.

Tras  una breve experiencia en una serie “Haunted” rápidamente cancelada, su lugar en la historia televisiva le llegó en 2004 cuando J.J. Abrams, le eligió para el papel del doctor Jack Shepard en “Perdidos”, que en principio sólo debía estar en el piloto, y al final se convirtió en el protagonista de la serie. Luego ha encaminado sus pasos al cine apareciendo en éxitos como “Guerra Mundial Z” o “Extinción” del español Miguel Ángel Vivas.

Scott Wolf era el mas conocido del reparto, al haber protagonizado “Double Dragon” una película de karatekas de serie B que tuvo un cierto éxito hacia 1994, lo que le valió ser elegido para el papel de Bailey el chico responsable de la familia. Nunca fue el mejor actor del grupo y por ello a pesar de ser el supuesto protagonista, se veía eclipsado por sus compañeros ,en especial por Love Hewiit, su gran aventura romántica.

Wolf es un actor “Dorian Gray”, como Rob Lowe, porque no importan los años que pasen, que el tipo siempre está igual. Se ha especializado en papeles de doctores como los que ha hecho en series como “Everwood”, “The Nine” o en la actualidad en “The Night Shift”, donde cumple y poca cosa más.

Neve Campbell era toda una estrella en su Canadá natal, gracias a la serie juvenil “Catwalk” sobre un grupo de modelos, cuando fue elegida para interpretar a la melancólica e inteligente Julia, una chica que elegía casi siempre al peor compañero posible, con decisiones harto discutibles, de las que nos hacían gritarle a la pantalla y donde Campbell se destapó como una gran actriz.

Mientras estaba en la serie, protagonizó la saga “Scream” un auténtico bombazo en las taquillas y que la catapultó a la fama junto con la película “Juegos Salvajes”, en lo que parecía destinarla a grandes miras cinematográficas. De forma inexplicable con el cambio de siglo y dejar la serie, su carrera de forma eclipsando de forma importante, protagonizando películas de las que nadie se acuerda y que la relegaron al olvido de los espectadores que la seguían recordando por Julia y Sidney Prescott, hasta este año, que de forma sorpresiva ha resucitado en la 4T de “House of Cards”, de lo que nos alegramos.

El caso más problemático ha sido el de Lacey Chabert, la debutante que daba vida a Claudia y que vimos crecer en la serie durante los seis años que duró en la misma. Chabert estaba adorable como la niña mimada de la familia, en especial en los primeros años, luego ya empezó a equivocarse tanto como sus hermanos.

Por lo menos su caso no ha sido el de otros niños actores, ya que ha seguido trabajando con mucha regularidad, pero casi siempre haciendo voces en importantes series de animación, lo que le da un sustento importante pero escasa visibilidad, a pesar de tener apenas 33 años.

Jennifer Love Hewitt es un buen ejemplo de una actriz que roba una serie a la que se incorpora con el reparto ya asentado y su entrada como Sarah Reeves, el interés de Bailey, la convirtió en una de esas novias de América, con su aspecto de inocente vecinita de al lado, que fue una de las razones del aumento de la popularidad de la serie.

Durante la serie también emuló a su compañera de reparto Neve Campbell, protagonizando otra famosa saga de terror en el cine “Se lo que hiciste el último verano” del mismo autor que “Scream”, Kevin Williamson.

Esa combinación la convirtió en una de las actrices más populares de los EEUU, en el momento del cambio de siglo. Desgraciadamente su rango de papeles era limitado, y cuando intentaba otras cosas, sus carencias se hacían  evidentes en subproductos como  “The Tuxedo” con Jackie Chan o “Garfield”. Prefirió volver a la televisión en papeles hechos a su medida como “Entre fantasmas” o más recientemente “ The Client List” o “Mentes Criminales”, demostrando que era más famosa que lo que sus méritos como actriz hacían suponer.

Por último , un recuerdo para otra canadiense, Paula Devicq, que interpretaba a Kirsten, la niñera del bebé Owen, que empezó una relación intermitente durante muchos años con el primogénito Charlie, que realmente estaba muy bien en la serie, pero que desgraciadamente su carrera posterior no ha tenido la más mínima relevancia.

El final y la secuela: La mezcla del desgaste de las tramas melodramáticas concentradas en pocas personas, unidas al crecimiento de todos los actores tanto en fama como en sus personajes, hizo mella en la serie a partir de la 5T, que es cuando las audiencias empezaron a desplomarse.

En un movimiento muy raro, cuando la serie estaba de capa caída, decidieron aprobar “Time of my life” una secuela de la misma centrada en el personaje de Sarah Reeves, para aprovechar la popularidad de Jennifer Love Hewitt, que se trasladaba a Nueva York, en busca de sus padres biológicos.

La secuela llegó en el peor momento, con la serie original exhausta y la propuesta fue una absoluto fracaso, siendo cancelada a los pocos episodios, quedando varios sin emitirse. En el siguiente vídeo pueden ver la cabecera de la serie que es mas recordada por el debut de Jennifer Garner ( Alias) o el de Pauley Perrette ( NCIS) en papeles importantes, que por la propia serie

La idea inicial de los creadores y la cadena FOX, era cerrar la serie original en la 6T, pasando el testigo al “spin-off” para los próximos años, pero los planes no siempre salen bien y se vieron obligados a concentrar sus esfuerzos en la familia Salinger, que había quedado bastante debilitada desde el punto de vista creativo, por el esfuerzo en hacer la secuela.

Por suerte pudieron prever con tiempo el final de la serie y tengo que reconocer que es uno de los finales mas bonitos que he visto en este género, al darle un cierre perfecto a esa primera parte de sus vidas a todos los hermanos, que van a empezar a volar por separado lejos del nido familiar,  como muestran en la promo de ese último capitulo

Epilogo:
Hoy les hemos hablado de una de esas series que seguro que mucho de ustedes tienen guardada en un lugar especial de su memoria, por los ratos que compartieron con la familia Salinger y que les llevaron a seguir buscando series de calidad similar a partir del nivel que ésta había dejado. Su recuerdo sigue muy vivo, como atestiguan las numerosas reuniones que tienen los actores y creadores, para recordar el inicio de sus carreras

Por lo menos en mi caso, asi la recuerdo y es como hemos querido hacerlo en nuestro rincón del recuerdo de cada viernes.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima
Lorenzo Mejino