Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

Mork & Mindy. El gran salto a la fama de Robin Williams

La diferencia de prestigio entre el cine y la televisión fue muy importante durante todo el siglo pasado, con el cine en la primera división y la televisión en la categoría inferior, donde iban a parar los veteranos sin trabajo en el cine, o donde se descubrían jóvenes promesas en series televisivas, que tras curtirse y alcanzar una cierta popularidad daban el salto a la que por entonces conocíamos por gran pantalla.

Robin Williams es uno de los mejores ejemplos de actores que se hicieron inmensamente populares gracias a su personaje de Mork, en la serie “Mork & Mindy”, para dar el salto al cine en olor de multitudes. Si a eso le añadimos el hecho que la mente creativa detrás de la serie era Garry Marshall, uno de los personajes mas listos de Hollywood, capaz  de crear series de enorme éxito, actuar en ellas y dirigir grandes éxitos cinematográficos de taquilla como “Pretty Woman”o “Novia a la Fuga”.

La reciente muerte de Garry Marshall, nos ha dado la idea para rescatar el olvido una serie importante en la historia de la televisión, tanto por lo que representó en ese momento, como por el talento de las personas que estuvieron implicadas que va a perdurar para siempre en sus obras.

Ficha: Mork & Mindy   91 ep. Sep 78 – May 82   Cadena: ABC (USA)-Autonomicas(E)

Sinopsis: Mork es un alienígena del planeta Ork, que es enviado por sus superiores para estudiar el comportamiento de los seres humanos, aterrizando en la población montañera de Boulder ( Colorado). Ajeno a todas nuestras costumbres, se comporta de una manera completamente extravagante, cuando encuentra a Mindy una joven que acaba de pelearse con su novio y que se ofrece a ayudarle.

Mork inocentemente le confiesa que viene de otro planeta, por lo que la chica decide esconderlo en su ático, para guardar su secreto y evitarle problemas con los humanos. Los padres de Mindy no reciben de buen grado la noticia del nuevo compañero de piso de su hija y se convierten en una continua fuente de conflictos para ellos.

El inicio: Garry Marshall era uno de los guionistas televisivos mas importantes de la década de los setenta, donde copaba los primeros lugares de las listas de audiencia, con series como “Happy Days” o “Laverne & Shirley”, esta última protagonizada por su propia hermana Penny, luego reconvertida también en gran directora de cine.

Un día conversando con un ejecutivo de la ABC, este le comentó que su hijo de siete años era un enorme fan de su serie “Happy Days” y de las series espaciales, y le pidió como favor especial, si podía hacer algún episodio de su comedia de éxito con algún toque extraterrestre.

El aplicado Marshall, siempre presto a contentar a sus jefes, decidió hacer un episodio en “Happy Days”, donde el protagonista Fonzi se encuentra a un extraterrestre Mork del planeta Ork, para resolverlo todo al final, como si hubiera sido un sueño y salvar la papeleta.

La clave estuvo en la elección del actor que debía interpretar al extraterrestre, en la que Garry Marshall, hizo caso a su hermana Penny, que le recomendó muy fervientemente a Robin Williams, un joven cómico absolutamente desconocido, pero que le había impresionado al verlo actuar en una esquina de la ciudad de Los Ángeles por cuatro perras.

En la audición, Williams se ganó el papel de forma casi inmediata cuando ante la invitación de sentarse que le hizo Garry Marshall, lo hizo poniendo su cabeza en la silla y empezó a improvisar todo tipo de locuras.

El rodaje de su episodio en “Happy Days”, creó tal revuelo en los estudios que los ejecutivos, pidieron cambiar el final del episodio, antes de emitirlo, eliminando el truco del sueño, para poder explotar el filón que creían haber encontrado, como pueden comprobar en el siguiente vídeo de la única aparición de Mork en “Happy Days”.

El episodio tuvo un éxito brutal y le faltó tiempo a la cadena ABC para pedirle una secuela basada en ese personaje. Marshall se puso manos a la obra con sus dos guionistas de confianza Dale McRaven y Joe Glauberg y decidió enviar a Mork, a un entorno rural de alta montaña como es Boulder ( Colorado), mas que nada porque lo conocía porque allí vivía su sobrina.

La serie se estrenó en el otoño de 1978, y fue uno de los mayores éxitos del año, acabando en el numero 3 de las audiencias , un lugar impresionante para una serie debutante, con una cabecera tan psicodélica como la que tuvo en su primera temporada

La trama:
La serie se puede resumir como una historia de amor humano-extraterrestre, con Mork un personaje galáctico extravagante capaz de hacer cualquier cosa pero sin ninguna malicia, solo por el placer de experimentar lo desconocido y aprender nuestras costumbres.

El contrapeso lo ponía Mindy, el prototipo de la vecinita de al lado, buena chica, cándida y algo ingenua pero con un corazón enorme, capaz de soportar todas las cosas que hacía  Mork, pero siempre protegiéndolo de los peligros exteriores.

Desde el episodio piloto, quedó clarísimo que aquello iba a ser el show de Robin Williams, donde iba a tener carta blanca para improvisar y hacer lo que quisiera delante de las cámaras, como pueden comprobar en esta primera escena, tras llegar a la tierra en su nave con forma de huevo, intenta comunicarse con unos huevos que encuentra en la cocina, con los resultados que se pueden imaginar en el siguiente vídeo.

La estructura de los episodios de la 1T era bastante evidente, con Mork descubriendo a su manera, algún aspecto de la vida terrícola, que intenta comprender, lo que le va a meter en algún lio que puede poner en peligro su tapadera humana, de la que acaba librándose gracias a la suerte o a la colaboración de su amiga Mindy.

Cada episodio finalizaba con una escena donde Mork hacia un informe a su jefe en el espacio  Orson, sobre las cosas que había aprendido esa semana de su observación terrícola

El guión dejaba espacios en blanco, para que Robin Williams improvisará lo que quisiera durante ese tiempo, con la pobre Pam Dawber ( la actriz que encarnaba a Mindy), mordiéndose los labios, para evitar estallar en carcajadas y arruinar la toma que su compañero estaba improvisando por las buenas.

El constante movimiento de Robin Williams por el plató, obligó a cambiar el sistema de rodaje que empezó siendo con tres cámaras estáticas con tres operadores veteranos que eran incapaces de seguir el ritmo del desbocado actor, por lo que Garry Marshall colocó una cuarta dedicada exclusivamente a seguir a Robin Williams.

Si ven la siguiente escena, donde Mork se emborracha con Ginger Ale y entra en un estado delirante que denomina baserb, entenderán las dificultades que tenía un cámara a punto de jubilarse ante el desenfreno que pasaba delante de su objetivo.

La locura que fue en todos los sentidos la 1T , se fue tranquilizando con el paso del tiempo, derivando hacia una comedia romántica, con el paso de la amistad entre Mork y Mindy a algo mucho intenso y no nos engañemos, más políticamente correcto para esos tiempos.

El cambio de tono de la comedia alocada con Robin Williams acaparando todo, a una historia mas romántica y controlada, se demostró como un craso error, que se notó en las audiencias que empezaron a desertar en masa al perderse la imprevisibilidad del personaje y derivar en algo mas convencional, con mucha rotación de los actores secundarios, pero sin llegar ni de lejos a reeditar el éxito de la 1T, cambiando incluso la tonada de las cabeceras, para darle un tono mas disco.

De vez en cuando, volvían al tono inicial, como en este delirante corte, donde pueden ver a Mork interaccionando con una raza de amazonas extraterrestres, lideradas por la exuberante Raquel Welch, en la cresta de su popularidad

Las cosas no mejoraron con el paso de los años al ahondar en la relación, casándolos primero y luego dándoles un hijo, que no consiguieron frenar su caída libre en las audiencias.

“Mork & Mindy” siempre me ha parecido una comedia brillante en sus inicios, cuando la ingenuidad de Mork provocaba todo tipo de situaciones esperpénticas con un Robin Williams impresionante y en aquella fase de mi juventud se convirtió en mi comedia favorita de lejos.

Pero como la alegría dura poco en casa del pobre, la verdad es que empezó a cargarme mucho a partir de la 2T, cuando el histrionismo de Robin Williams empezaba a ser muy repetitivo, al agotar sus grandes recursos y empezar a repetir los mismos tics y los mismos latiguillos como “Nanu, nanu”, buscando un reflejo de Pavlov en los espectadores que en mi caso no lograba conseguir.

Un problema recurrente era la poca consistencia de los personajes secundarios, que eran incapaces de sostener ni una trama mínima alejada de los dos protagonistas, lo que provocaba numerosos cambios cada temporada, al no tener recorrido ni desarrollo aceptables.

De todas maneras solo por ver lo que era capaz de hacer un desatado Robin Williams frente a las cámaras, la 1T ya vale la pena y así se lo recomiendo, si son fans del actor y desean conocer el papel que le lanzó justamente a la fama.

Los actores:
Ya hemos comentado que Robin Williams era un auténtico don nadie, cuando le eligieron para ese papel de estrella invitada en “Happy Days”. Poco mas podemos añadir para definir a uno de los actores mas populares de las últimas décadas, tanto en papeles cómicos en sus inicios, como más dramáticos  como demostró en “El Club de los Poetas Muertos” o su Oscar al mejor actor secundario por “Good Will Hunting” ,pero mis favoritos siempre han sido cuando daba voz a dibujos animados como “Aladdin”, ya que era un verdadero prodigio de hacer voces.

Su estrella empezó a declinar ligeramente al principio de esta década, lo que le llevó a tener episodios depresivos, que se vieron acentuados por el fracaso de su esperada vuelta a la televisión, en una comedia fallida titulada “The Crazy Ones”, que fue cancelada tras una temporada escasa. Todas estas circunstancias le llevaron al suicidio en 2014, dejando en estado de shock a toda la profesión donde siempre ha sido uno de los personajes mas queridos y afables.

Pam Dawber era una joven modelo, que tras una audición fallida fue contratada por la cadena ABC, para su programa de desarrollo de talentos, cuando fue sugerida por la propia cadena a Garry Mashall para el papel de la dulce e ingenua Mindy. A pesar de estar a la sombra en todo momento de Robin Williams, Dawber cumplió perfectamente con ese difícil papel y le valió convertirse en una actriz bastante popular en esa época, gracias a la gran química que tenían ambos.

Su carrera tras la serie ha sido muy discreta, protagonizando una sitcom “My sister Sam” que apenas duró dos temporadas, donde era la hermana mayor que acoge en su casa a su hermana menor que ha vivido siempre en el campo con sus tíos. Por desgracia la serie es más recordada por el asesinato de su coprotagonista tras la serie, la joven Rebecca Schaeffer, que murió disparada en la puerta de su casa por un fan acosador obsesionado con ella.

Tras casarse en 1987, con el hiperconocido Mark Harmon, se dedicó mas a tareas de producción de películas, que a seguir actuando reduciendo mucho sus apariciones para dedicarse a su familia

De todas maneras, no pudo negarse cuando su viejo amigo Robin Williams, le pidió que hiciera una aparición en su última serie “The Crazy Ones”, como un antiguo amor de juventud, como una reunión de Mork & Mindy, que pueden comprobar en el siguiente vídeo

Ya he comentado que los secundarios de la serie eran una autentica puerta giratoria y pocos duraban mas de un temporada, como fue el caso de Morgan Fairchild, que antes de especializarse en culebrones, hizo de la mejor amiga de Mindy en la primera temporada, donde se intentaba ligar al ingenuo Mork, con las armas de mujer fatal que hemos visto posteriormente en muchos lugares.

Tras aparecer unicamente en la 1T, entró en Flamingo Road y posteriormente en Falcon Crest, especializándose en papeles de mal bicho y mujer fatal, por los que sigue arrastrándose donde la quieran contratar, preferiblemente en tv-movies de desgracias diversas.

El final : Ya hemos comentado que la serie empezó un claro declive en la 2T, por varias y diversas razones, pero todas ellas causadas por la repentina popularidad de Robin Williams, que llegó a ser portada de la revista Time.

Williams empezó a diversificar mucho su trabajo, entrando en el mundo del cine con películas a su medida como “Popeye”, y con mas que lucrativos contratos para realizar actuaciones como monologuista en todo el pais. Por estas razones y para dosificar su talento en la serie y no gastar gags y posibles situaciones para sus actuaciones, pidió tranquilizarla, derivándola hacia la historia romántica, para no quemar su arsenal cómico en la serie que era lo menos rentable para él.

El problema iba en aumento cada temporada, con un Williams que estaba deseando que finalizara su contrato y pasarse al cine a lo grande donde le esperaban con grandes contratos y la cadena ABC que estaba mas cómoda con el tono de comedia romántica que con la irreverencia inicial.

La puntilla final fue la entrada de un gran actor sexagenario como Jonathan Winters, como el hijo pequeño de la pareja, con la explicación peregrina de que en el planeta Mork, envejecen hacia atrás, un gag agotado a los cinco minutos, que lanzó a la serie al sótano de las audiencias, propiciando su cancelación al final de la 4T, completamente amortizada por todo el mundo.

El episodio final fue rodado como un seguro de cierre antes del triple episodio que iba a cerrar la 4T con un cliffhanger, pero al ser cancelada, decidieron emitirlo en último lugar, saltándose los hechos del cliffhanger del capitulo anterior, para cerrar la historia de Mork con Mindy y su planeta Ork, sin tener mucho que ver con lo previo de ese año, pero dando un buen colofón a la serie.

Epílogo:
La enorme popularidad mundial que tuvo a finales de los setenta, lo pueden comprobar en esta verdadera rareza digna de coleccionistas que es un remake brasileño de la serie realizada el año 1979, por la cadena O Globo, con el titulo “Superbronco”, por una especie de hermanos Calatrava brasileños, delirante es poco para describir este vídeo

“Mork & Mindy” fue una autentica estrella fugaz, su irrupción deslumbró a todo el mundo y siempre quedara en la historia por ser el vehículo de lanzamiento de Robin Williams, aunque posteriormente la serie se apagó a la misma velocidad a la que llegó, pero espero que estas lineas hayan servido para iluminarla de nuevo en sus recuerdos.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino