Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

El Mismo Cielo ( Der Gleiche Himmel): Separados por el muro, unidos por el cielo.

Los cambios en el panorama televisivo mundial están teniendo una gran influencia hasta en mercados tan monolíticos como el alemán, que hasta hace pocos años no se preocupaba de otra cosa que de su propia audiencia y si llegaba algún ingreso extra gracias a vender a granel un lote de sus películas o series para llenar programaciones extranjeras dominicales o matinales, bienvenidos eran.

Todo cambió con el éxito mundial de “Hijos de Tercer Reich”, que a pesar de estar pensada para el mercado germano, consiguió grandes ventas y prestigio internacional, abriendo  el camino a series como “Deutschland 83” o la que les vamos a presentar hoy, “Der Gleiche Himmel” como segundo representante de la semana alemana que estamos teniendo en el blog.

Su estreno casi simultaneo en nuestro país con el titulo de “El Mismo Cielo”, nos permite cubrir nuestro apartado de series actuales con una serie muy interesante, pero con un final un tanto abrupto para lo que esperan ver una miniserie cerrada, como les vamos a explicar a continuación.

Ficha: Der Gleiche Himmel ( El mismo cielo) 6+ episodios.   Mar 2017-. ZDF (D)- Movistar + (E)

Sinopsis:  Lars Weber es un joven agente de la Stasi nacido y residente en Berlin Oriental, que es entrenado como un agente Romeo, con la misión de seducir y enamorar mujeres en cargos importantes de Berlin Oeste, para poder espiar y pasar información confidencial a los servicios secretos de la República Democrática Alemana, en el año 1974.

Una vez determinado su objetivo, Lauren Faber, una divorciada de mediana edad con un hijo, que trabaja en los servicios de inteligencia del ejercito británico, Lars se traslada a Berlin Oeste con una identidad falsa para seducir y conquistar a su objetivo, con problemas inesperados que van a hacer peligrar mucho su misión.

En paralelo, tenemos las historias de los familiares de Lars en Berlin Este, que nos muestran desde las fidelidades inquebrantables de los afines al régimen hasta los que desean escapar a toda costa, pasando por los que intentan prosperar en esa sociedad comunista a través de los éxitos deportivos, todo un caleidoscopio social con secretos del pasado que van a acabar aflorando.

El inicio: La génesis nace de la admiración del productor alemán Jan Mojto, director de la poderosa productora alemana Beta Films, hacia el trabajo de la gran guionista británica Paula Milne ( foto) , autora de grandes series como “White Heat” , “The Politician’s Husband” o “La Reina Virgen”.

Mojto estaba especialmente cautivado por su miniserie “Die Kinder” del año 1990, en la que una mujer británica se desplaza a Alemania para intentar recuperar a sus hijos, secuestrados por su marido que se había unido al grupo terrorista alemán de la banda Baader-Meinhof.

Interesado en trabajar con ella en un proyecto internacional, contactó con Milne para sondearla para hacer una serie de espías en el Berlin de los años setenta y tras constatar su interés tras ver una pequeña sinopsis de dos paginas, decidieron acometer el proyecto, uniéndose a otra productora alemana UFA fiction, para financiar la escritura del guión y empezar a vender la serie.

La idea inicial era realizar una serie rodada en ingles para los mercados internacionales, escrita totalmente por Milne, la sorpresa surgió cuando la autora estaba escribiendo el último episodio, ya que recibió la llamada de su socio con una buena y una mala noticia.

La buena era que habían vendido la serie a la poderosa cadena pública alemana, ZDF, que les aseguraba una total financiación del proyecto, pero la mala es que debía rodarse en alemán, lengua de la que Milne no hablaba ni jota, ya que tenía  todo el guión y los diálogos escritos en inglés.

El problema se resolvió con la entrada en el proyecto del gran director alemán Oliver Hirschbiegel ( El Hundimiento), que se involucró totalmente en el proyecto, traduciendo personalmente el guión al alemán, para respetar al máximo los diálogos y la dramaturgia creada por Paula Milne.

Por razones económicas, el rodaje se realizó en Praga a finales de 2015, estrenándose a lo grande en la Berlinale de 2016, para luego ir a todos los mercados televisivos  de ventas  con el siguiente trailer largo subtitulado en ingles.

Su estreno se realizó en tres noches consecutivas este pasado mes de Marzo, a pesar de rodarse como seis episodios, pero la ZDF prefirió su formato estelar que es de 3x90m, agrupándolos de dos en dos, para tener al público fijado durante esa semana como un gran evento especial.

En nuestro país se estrenó de forma casi simultanea, aunque respetando el formato original de seis episodios, en una acertada decisión de Movistar Plus que la promocionó de la siguiente manera.

La trama: Las series ubicadas en Berlin durante la guerra fría, tienen como rasgo común, las familias divididas por la presencia del muro, sean conscientes o no de su historia. Un segundo aspecto importante desarrolla las diferentes aspiraciones e intenciones de las personas que vivían bajo el hermético régimen dictatorial de Eric Honnecker, que se resumían en tres actitudes principales, colaborar, progresar o huir.

“El mismo cielo” respeta ambos conceptos y los desarrolla centrándose en la figura del espía Lars Weber, con sus misiones de Casanova al otro lado del muro, mientras que su familia nos sirve para conocer todas esas facetas de la supervivencia en Berlin Este, con el padre colaborador activo de la Stasi, su prima pequeña que cae en las garras del dopaje deportivo a gran escala de la RDA y otro vecino que es un profesor homosexual , que desea escapar no tanto por su condición sexual sino para poder enseñar lo que quiere a los alumnos sin intromisiones políticas ni dogmáticas.

Mientras en el lado occidental, Lars descubre toda una vida de lujo y opulencia, pero férreamente controlado por su supervisor Ralf, un alemán occidental desencantado del capitalismo y que intenta destruirlo desde dentro.

Pronto se establecen los parámetros de la caza de Lars a la pobre incauta Laura ,dándole cariño y amor que es lo que mas necesita en una existencia mas que solitaria, amargada por la pésima relación con su hijo mayor que la tiene completamente tiranizada.

La cabecera de la serie, bastante original nos presenta el juego de espionaje que vamos a presenciar.

El hilo conductor de la serie es la trama central de espionaje que divide la serie en dos partes, cuando un acontecimiento inesperado obliga a reformular toda la misión, aumentando el peligro para todos los implicados, por la necesidad de ir improvisando sobre la marcha, dejando las tramas del Berlin oriental mucho mas continuas y sin apenas relación con las andanzas amorosas de Lars Weber.

De hecho ese punto de inflexión no me ha parecido un progreso en el desarrollo, ya que al dotar de demasiada información al espectador, el factor sorpresa se desvanece, quedándonos únicamente con la tensión de cuando se van a producir los diversos choques de trenes que solo nosotros conocemos, pero que ninguno de los personajes pueden intuir.

Esa tendencia a la sobreexplicación desluce un poco el resultado final, en especial cuando insisten dos o tres veces en repetir pistas importantes, para que no se nos escape nada, restando fluidez a la trama.

Con estas salvedades, tengo que reconocer que la serie me ha gustado mucho en especial en su primera mitad, perfectamente ambientada y muy bien interpretada en sus papeles principales.

En el tramo final, tenía seria dudas acerca del enfoque que iban a tomar, porque tenían numerosos frentes abiertos a diez minutos del final y ninguna de las dos opciones posibles ( cerrar todo a las bravas apresuradamente o dejar todo abierto) me acababa de convencer, al venderla como una miniserie cerrada.

Finalmente tomaron la decisión menos mala que era dejar abiertas todas las historias de los personajes principales, pero que dejaba un cierto poso de amargura en el espectador que se esperaba una miniserie cerrada como habían pregonado sus productores inicialmente.

Si a eso le unimos el hecho de que disponemos de información sobre muchos personajes que no va a ser conocida entre ellos hasta su continuación, me parece una estrategia cuanto menos bastante discutible, hacernos esperar hasta la 2T, por lo menos, para conocer su resolución

Como aspectos positivos debo resaltar la magnifica ambientación conseguida en el rodaje de Praga donde recrearon a la perfección el Berlin de los años setenta como muestra el siguiente vídeo sobre los efectos especiales.

Para cerrar este apartado, nada mejor que otra promoción de su estreno en nuestro país

Los actores: Tom Schilling es un magnifico actor alemán nacido en Berlin Este, siete años antes de la caída del muro, que empezó su carrera con todo tipo de papeles en los krimi alemanes como el venerable “Tatort” donde ha aparecido cinco veces o en películas como “Napola” que no tuvieron mucha repercusión.

Su salto a la fama lo dio como el protagonista de “Hijos de Tercer Reich” un papelón que lo consagró entre la élite de los jóvenes actores alemanes

Schilling está excelente como Lars Weber, muy expresivo como un espía que debe engañar a todo el mundo, incluido a si mismo, cuando empieza a dudar de todas las cosas malas que le habían inculcado sobre el Este desde pequeñito, para lo que los recuerdos de su infancia personal le sirvieron y mucho para interiorizar ese desconcierto, bajo su fachada de Romeo ligón de alta gama.

La gran sorpresa del reparto es ver a la maravillosa actriz sueca Sofia Helin como Lauren Faber, una pobre divorciada con una existencia personal tan desgraciada, que parece extraída de una fotonovela sudamericana, que solo compensa con su gran capacidad laboral en los servicios de inteligencia del ejercito británico y que al conocer a Lars, vuelve a recobrar sentimientos que creía perdidos para siempre.

Sofia Helin se ha ganado su puesto en los libros de historia televisiva gracias a su impresionante Saga Noren en el gran éxito sueco/danes “Bron/Broen”, pero aquí se reinventa con un aspecto totalmente irreconocible con un personaje en las antípodas de la durísima detective de Malmö. Encima lo hace expresándose en dos lenguas ajenas a la suya, como el alemán y el ingles, demostrando su gran dominio de ambas, en una gran interpretación.

La tercera pieza angular de la serie es Friederike Becht como Sabine Cutter, la mejor amiga de Lauren Faber, hija de un alto cargo de la agencia de Seguridad Nacional estadounidense, y que trabaja en los Servicios de espionaje en Berlin para el país de su padre.

Becht ha trabajado principalmente en teatro y películas televisivas y éste representa su primer papel importante, revelándose como una gran actriz que se debate entre la amistad con su mejor amiga, olvidar errores de juventud, la sobreprotección de su padre militar y sus ganas de encontrar a la persona perfecta, que a lo mejor no es la mas correcta desde ningún punto de vista.

Por último no puedo dejar de mencionar a Ben Becker, como Ralf el personaje mas interesante de toda la serie, como un renegado occidental que supervisa con mano férrea, la red de espías de la Stasi en Berlin Oeste. Solitario, desagradable y despreciable a partes iguales, tiene muy claras sus opciones en la vida, con el peligro permanente de ser descubierto, pero que necesita la adrenalina que mueve su vida.

Becker es un veterano actor que había trabajado anteriormente varias veces a las ordenes de Hirschbiegel, que lo eligió personalmente para el personaje que tiene las cosas mas claras de todo el mundo, aunque no coincidan con nuestros gustos o preferencias sociales, dándole la seguridad que necesitaba ese papel.

Final : No deja de ser una lástima que una serie tan interesante se vea algo deslucida por ese “no-final”, que deja demasiadas espadas en alto, si son conscientes del tema antes de empezar a verla, estarán mas preparados para no tener todas las respuestas y seguramente la disfrutaran mas. En el último vídeo les dejo con el “making-off” para los mas curiosos sobre el tema.

“El Mismo Cielo” es una serie muy recomendable para los amantes de las series de espionaje y de la guerra fría en un entorno como el alemán, menos habitual en nuestras pantallas, digna sucesora, aunque un pelín por debajo de la magnífica “Deutschland 83”

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino