Preacher : predicando en medio del desierto. | Series para gourmets

Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

Preacher : predicando en medio del desierto.

Las reacciones del público a las adaptaciones de cómics muy populares suelen estar demasiado influidas por el conocimiento y sobre todo la admiración que los espectadores tienen a la obra original, que casi siempre suele ser de veneración absoluta como sucede en el caso de la adaptación de  ‘Preacher’, convirtiéndose en una comparación obsesiva entre ambos formatos.

En mi caso, como ya he comentado en diversas ocasiones, no soy un lector de cómics, por lo que siempre me acerco en estos casos sin tener ninguna expectativa ni prejuicio previo y evitando hacer esos deberes de leer la obra original, porque lo que me interesa es ponerme en la piel del espectador que la desconoce para ver si la historia de forma independiente funciona como debería.

En el caso de ‘Preacher’ el resultado me ha parecido demasiado irregular, alternando ideas y conceptos brillantes, con historias y personajes desarrollados de forma bastante torpe. A momentos me recordaba aquellos cócteles que hacíamos en nuestra adolescencia, donde mezclábamos todo lo que encontrábamos en el mueble-bar de casa y el resultado podía ser cualquier cosa que siempre  nos acabábamos bebiendo, aunque fuera como penitencia.

Por todo ello, tras finalizar el visionado de la cuarta y ultima temporada ha llegado el momento de realizar un análisis global de ‘Preacher’ , dejando completamente de lado cualquier referencia al cómic original, por si ustedes tienen la tentación de adentrarse en ese mundo, como en mi caso, con un desconocimiento absoluto de ese universo tan especial creado por Garth Ennis y Steve Dillon

Ficha: Preacher 43 episodios.   May 2016- Sep 2019 . AMC (USA)- HBO (E)

Sinopsis: Jesse Custer es un predicador en una pequeña congregación perdida de un pueblo de Nuevo México, que se dedica principalmente a beber como un cosaco y fumar como un carretero como una forma bastante autodestructiva de sobrellevar una importante crisis de fe

Todo cambia cuando de repente recibe un enorme superpoder por el que puede hacer que todas las personas hagan lo que él les ordene, lo que le da nuevos ánimos para seguir adelante y embarcarse en una misión de lo más particular como es encontrar a Dios. En esa búsqueda divina le van a ayudar dos colegas, su ex-novia Tulip, una experta en todo tipo de armas que dispara con suma facilidad y Cassidy, un centenario vampiro irlandés amante del vicio y la perdición.

El inicio: ‘Preacher’ fue un cómic creado en 1995 por el guionista Garth Ennis y el artista Steve Dillon, que alcanzó rápidamente un estatus de culto por la enorme violencia gráfica de sus imágenes así como por su visión irreverente y crítica de las prácticas religiosas y las creencias divinas.

La potencia gráfica del cómic original era un gran atractivo para adaptarlo visualmente en forma de película por lo que su creador, Garth Ennis vendió sus derechos cinematográficos a una pequeña productora, reservándose la escritura del guión. Pronto se toparon con las dificultades de encontrar inversores para una historia controvertida desde el punto de vista religioso sobre todo para los sectores mas conservadores, por lo que quedó archivada en una estantería.

Con una cierta periodicidad el proyecto iba resucitando, primero en forma de película independiente británica y luego en forma de piloto de HBO, pero nunca pasaba la fase de preproducción, para desespero de su autor.

Finalmente en 2013, los derechos televisivos fueron adquiridos por los poderosos personajes de Hollywood,  Seth Rogen ( izq) y Evan Goldberg ( centro) , que eran unos grandes amantes del cómic original y querían desarrollar una serie a partir de los cómics, buscando un escritor para desarrollarla.

Ambos compartían agente con Sam Catlin ( der) , un guionista que había estado cuatro años en la gran ‘Breaking Bad’ , por lo que lógicamente el agente puso en contacto a sus clientes, para que todo quedara en su casa.

Catlin desconocía la existencia del cómic y al principio no veía muy claro por donde enfocar la adaptación, pero pronto encontró la manera de encauzar la pasión de Rogen y Goldberg para conseguir que fuera viable televisivamente lo que no era nada evidente, reservando la dirección del piloto para ambos jefes.

Con esos nombres detrás, no debe extrañarnos que la cadena AMC, la casa de ‘Breaking Bad’, fuera la cadena que se llevara los derechos, para encargarles una primera temporada de 10 episodios para ser estrenada en la primavera de 2016. El anuncio creó  una gran expectación entre los ávidos fans del cómic, que fueron convenientemente alimentados con el siguiente vídeo promocional en ese gran escaparate que es la Cómic-con.

La crítica la recibió con cierto entusiasmo positivo pero las reacciones enfervorizadas iniciales del público se fueron difuminando con el paso de los episodios, para estabilizarse en esa peligrosa tierra de nadie donde no era denostada pero tampoco admirada y donde permaneció hasta su reciente final.

La trama: ‘Preacher’ tiene una estructura que podemos dividir en dos partes, ya que la primera temporada no tiene apenas nada que ver con las tres restantes en casi todos los aspectos, excepto en el trío protagonista principal que son el hilo de continuidad de la serie.

En esa etapa inicial tenemos la presentación inicial de los tres personajes, empezando por Jesse Custer y su transformación de predicador perdido en buscador de la máxima divinidad, con esa adquisición del superpoder que la va a cambiar la vida, como muestran en el trailer oficial de la serie.

Más interesante es la presentación de Tulip, su ex-novia que acude a ayudarle en esa misión, con una escena introductoria bastante espectacular, que pueden ver a continuación.

La 1T tiene una estructura mucho más estática que las restantes, puesto que la casi totalidad de la misma transcurre en la iglesia donde predica Jesse Custer y en el pequeño pueblo en medio de la nada texana donde se encuentra ubicada.

A ese lugar de paso, llegan muchas personas incluyendo agentes del cielo y del infierno para poner en todo tipo de peligros al predicador y sus amigos y por añadidura al resto de su pintoresca congregación, donde destaca Eugene, el hijo del sheriff con el rostro desfigurado por un extraño incidente con un arma en su adolescencia.

Jesse intenta revitalizar su iglesia, mientras se adapta a los nuevos poderes que le permiten defenderse de sus enemigos infernales y celestiales. Muchas historias del pasado del pueblo acaban resurgiendo en la época actual, hasta llegar al gran apocalípsis final de la 1T, que es el punto de partida para el resto de la serie.

En esa segunda entrega, la historia se convierte en una road-movie muy particular con nuestro trío protagonista buscando a Dios por todos los confines de la tierra y en continuo movimiento, mientras los poderes del cielo y el infierno tienen a sus mejores hombres con la única misión de poder acabar con Jesse Custer y el peligro que una persona con sus poderes supone para ese ‘bipartidismo’ celestial, como pueden ver en el trailer de la 2T.

Ese viaje del trío protagonista, permite abrir otras historias paralelas en los confines infernales y celestiales que funcionan de forma bastante independiente, poniendo el énfasis en sus respectivas intrigas palaciegas que suelen resolver de forma bastante expeditiva.

Las historias iban alternando largas conversaciones a diferentes niveles entre lo humano y lo divino, con escenas de acción que solían estar plagadas de momentos de humor, como en esta persecución de coches al ritmo del ‘Come On Eileen’ de los Dexy Midnight Runners.

El surrealismo y las ‘frikadas’ siempre han estado presentes en la serie desde el principio, pero en la primera temporada estaban algo más comedidos y solemnes decantándose más hacia el lado fantástico que el humorístico, cambiando ese rumbo a partir de la segunda entrega, donde no dudaban en impregnar de humor hasta las escenas más violentas como esta lucha con el clan de los armenios.

La introducción de personajes como Hitler o el propio Dios, en esas tramas secundarias hacia que la serie se fuera decantando hacía un más difícil todavía, del que no salía bien parada a nivel narrativo, aunque siempre nos quedaban las peleas para sacudirnos un poco su falta de canallismo en determinados momentos.

No sabía lo que me iba a encontrar con ‘Preacher’ y lo cierto es que tras ver completa la serie, tampoco me ha quedado muy claro lo que he visto, excepto un buen trío protagonista y una serie de estimulantes momentos visuales.

Nunca he acabado de entrar ni me ha importado mucho la mitología propia de la serie, mas allá de su núcleo principal y algún que otro personaje suelto del que me gustaba mucho más el actor (  los veteranos británicos Graham McTavish o Pip Torrens) que su propio personaje.

En cambio había tramas paralelas ( la de Hitler, la de Dios y casi toda la de Nueva Orleans) que me sacaban completamente de la historia y mi cabeza se iba a otras cosas esperando que llegaran las partes que me interesaban, que a medida que pasaban los episodios eran cada vez más escasas, mientras que aumentaban escenas como la siguiente, de la que me voy a ahorrar todo comentario.

Globalmente me ha dado la sensación de ser una adaptación bastante descafeinada desde el punto de vista de la violencia gráfica, por la necesidad de ser apta para el público generalista de una cadena como AMC, como si le hubiera gustado ser mucho más canalla que lo que ha acabado siendo. No se lo que pensaran los amantes del cómic original, pero mis informaciones indirectas no han sido muy positivas, pero es un terreno del que me voy a quedar al margen de forma voluntaria.

Si se está preguntando si le recomendaría ‘Preacher’ sin saber nada de la historia, mi respuesta sería positiva si es una persona curiosa y está dispuesta a invertir su tiempo en algo poco convencional, otra cosa es que le convenza cuando sus idas de olla empiecen a dominar los hilos argumentales y se pueda ver  expulsado de la historia.

Los actores: No debe ser casualidad que el mejor activo de la serie sea su reparto exclusivamente británico tanto en su trío protagonista como en los dos mejores secundarios que hemos mencionado antes.

Entre ellos destaca Dominic Cooper, que se mimetiza a la perfección como Jesse Custer, el predicador centro de todas las historias. El londinense Cooper empezó a llamar la atención con un personaje secundario en ‘Mamma Mia’, para dar el salto a las ligas de superhéroes como Howard Stark en el universo Marvel del capitán América y la agente Carter.

Cooper le da el punto socarrón y descreído a un personaje que se ve completamente desbordado por la situación en la que se encuentra y que como buen héroe de tragedia griega, sabe que debe enfrentarse a su destino que en este caso es encontrar a Dios, caiga quién caiga y lo cierto es que me ha gustado mucho.

A un nivel similar está la irlandesa Ruth Negga, a la que descubrí en la fabulosa ‘Love/Hate’ a la que siguió otro gran personaje en ‘Secret State’ y otro recurrente en ‘Agents of SHIELD’, hasta llegar a Tulip, la violenta ex-novia de Jesse Custer que  actúa un poco como su guardaespaldas particular, en esa búsqueda divina.

Ruth Negga consiste transmitir esa imagen de chica mala y durísima a pesar de su aparente fragilidad y es un excelente contrapunto para Jesse Custer para ponerle los pies en la tierra y centrarle en  las cosas importantes, con una gran química en escena con Dominic Cooper, algo comprensible teniendo en cuenta que tuvieron una relación personal de seis años hasta 2018.

Joseph Gilgun ha hecho su carrera especializándose en todo tipo de personajes marginales y algo excéntricos como en ‘This is England’ , ‘Misfits’ o recientemente en su  propia creación ‘Brassic’, por lo que el borrachuzo vampiro irlandés Cassidy, le iba como anillo al dedo.

Gilgun siempre clava estos personajes rarunos y que van por libre rompiendo todas las reglas, aunque en este caso se pone a colaborar con  sus dos mejores amigos para ayudar en lo que pueda, aunque preferentemente de noche, por la conocida aversión vampírica a la luz del sol.

Por último mencionar la presencia de un casi debutante como Ian Colletti como Eugene ‘Caraculo’ Root, aunque solo sea por la dificultad de tener que actuar con esa prótesis culo-bucal durante toda la serie, con un personaje que solo tiene una cierta importancia en la 1T, como el hijo del sheriff, para pasar a ser el buenazo e ingenuo oficial de la historia en las tres restantes.

Final :
Las audiencias de ‘Preacher’ cayeron en picado a partir de la 2T, por lo que la cadena AMC decidió darles la oportunidad de despedirse de sus seguidores con una cuarta y última temporada, donde exacerbaron todos los defectos de las temporadas anteriores, mientras que sus virtudes solo se las guardaron para el episodio final, que visto lo visto, les quedó bastante apañadito.

Su creador Sam Catlin, hizo un cierre de lo más digno para el trío protagonista, dejando todas las distracciones externas de lado, lo que es una buena muestra de lo que podían haber hecho con un mayor esmero y sin intentar quíntuples saltos mortales sin red con los que se estrellaban a cada ocasión, como muestra el escaso ruido mediático de su reciente episodio final.

Hoy para finalizar les voy a dejar con una recopilación de las cabeceras de las tres primeras temporadas con la música de Dave Porter, el autor de la banda sonora de ‘Breaking Bad’

Este ha sido nuestro epitafio de ‘Preacher’ una serie que estaba llamada a grandes cotas de popularidad y ha acabado siendo como he indicado en el título del artículo, poca cosa más que un reverendo predicando en medio de la nada.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino