Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

Hollywood: el ‘cherrypicking’ como método de revisión de la historia

La expresión inglesa ‘cherrypicking’ alude al fenómeno de elegir solo las partes que nos interesan de todo un conjunto de cosas para demostrar lo que buscamos, obviando el resto.  No se me ha ocurrido  una mejor descripción para ‘Hollywood’ el último estreno de Ryan Murphy para el gigante Netflix.

Enamorado de la época dorada del Hollywood de la segunda década de los años cuarenta tras la victoria aliada en la II Guerra Mundial, Ryan Murphy ha montado una especie de cuento de hadas eligiendo los aspectos que más le interesaban resaltar, como la marginalización de muchos actores, actrices y técnicos por razones sexuales y étnicas par montar una historia alternativa de cómo le hubiera gustado que hubieran sido las cosas.

El resultado ha sido bastante desconcertante puesto que esa revisión tan parcial de la historia de Hollywood adolece de los mismos defectos que denuncia, dejando de lado a toda persona que no cumpla unos cánones de belleza bastante inalcanzables para la mayoría de los mortales y con una historia que intenta ajustar demasiadas cuentas pendientes para que sea efectiva.

Esa enorme irregularidad ha provocado una enorme división de opiniones sobre el resultado final, aunque en mi caso me pueden anotar claramente en la casilla de los decepcionados como les voy a analizar a continuación.

Ficha: Hollywood 7 ep 50 m. May 2020 Cadena: Netflix (USA)- Netflix (E)

Sinopsis:  Tras el final de la II Guerra Mundial, un grupo de jóvenes aspirantes a la fama en todas las facetas cinematográficas como actores, directores o guionistas intentan sacar adelante ‘Peg’ una película arriesgada, escrita y protagonizada por personas de raza negra.

Para conseguir su objetivo van a tener que luchar contra la inercia de los grandes estudios de Hollywood y la resistencia de muchos sectores sociales para dejarles derribar esas barreras raciales para conseguir su sueño de rodar esa película.

El inicio: El lucrativo y multimillonario contrato que Ryan Murphy ha firmado con Netflix, le da completa libertad para llevar adelante los proyectos que considere oportunos, por lo que no ha dudado en desarrollar proyectos que tenía en mente y no veía nada claros como colocarlos en una cadena más convencional como FX que es donde solía emitir sus series antes de fichar por Netflix.

Murphy siempre ha sido un enorme admirador de la época dorada de Hollywood, gracias a las innumerables películas que veía con su abuela y estaba obsesionado por tres personajes reales que fueron denostados y marginados, sea por sus preferencias sexuales como es el caso de Rock Hudson o por temas racistas como la asiática Anne Mae Wong y la negra  Hattie McDaniel.

Cuando estaba rodando la gran ‘Feud’, una historia sórdida y con una enorme carga dramática, Murphy empezó a pensar en la posibilidad de hacer un homenaje personal a Hollywood, creando un universo alternativo, donde de una u otra manera pudiera reivindicar a esas tres personalidades olvidadas, pero desde una perspectiva luminosa y optimista desde el principio hasta el final.

Con esa base, Ryan Murphy ( der) empezó a desarrollar esa historia alternativa con su compinche habitual Ian Brennan ( izq), para mostrar que era posible haber tenido un Hollywood alternativo y más inclusivo si algunos ejecutivos hubieran sido más valientes en ese momento de inflexión que significó el final de la segunda guerra mundial.

‘Hollywood’ se estrenó el primero de Mayo de este año con el largo trailer promocional que pueden ver a continuación

Las reacciones al estreno fueron enormemente polarizadas desde los que vituperaban directamente a los creadores por haber mancillado la historia de Hollywood con una fantasía inclusiva tipo Disney,  hasta  los rendidos admiradores que consideraban muy necesaria esa revisión de la historia con nuestros parámetros actuales, pero nadie se quedó indiferente ante la misma.

La trama: Jack Castello es un veterano de guerra que se muda a Los Ángeles con su mujer embarazada para intentar convertirse en una estrella del cine. Sus comienzos son desoladores puesto que no consigue trabajo ni de extra y acuciado por las necesidades económicas acepta la oferta de un extraño personaje Ernie West que le ofrece un trabajo remunerado en una gasolinera bastante especial.

La gasolinera sirve como tapadera para un círculo de prostitución donde los empleados hacen de gigolos para satisfacer a todo tipo de poderosos clientes tanto femeninos como masculinos, por lo que Jack se debe adaptar a cumplir esas necesidades para llevar algo de dinero a su casa, mientras intenta abrirse camino en la actuación.

Jack Castello va a ser nuestro guía por ese mundo cruel y despiadado a través de los contactos que va a hacer con su clientela en la gasolinera, en especial con Archie, un joven compañero negro gay que ha escrito el guión de una película ‘Peg’ que ningún estudio quiere producir al estar escrita por un negro.

El desarrollo de esa película desde su estado más embrionario es el hilo conductor de ‘Hollywood’, gracias a los jóvenes con talento que buscan encontrar su lugar al sol enfrentados a los veteranos y conservadores ejecutivos de los grandes estudios de Hollywood refractarios a cualquier cambio del estatus quo.

Esa trama principal se ve complementada por las tramas personales de los cinco aspirantes y del entorno de Hollywood que incluye a poderosos y maquiavélicos agentes de artistas así como referencias a personajes reales como los ya mencionados Rock Hudson, Anne Mae Wong y Hattie McDaniel, con referencias claras a fenómenos y problemas actuales como el #MeToo, el racismo o la homofobia.

Sus elaborados títulos de crédito son una clara referencia a las dificultades en alcanzar la cima con nuestros protagonistas intentando llegar a lo más alto de las letras del cartel de Hollywood.

El planteamiento era interesante y podía tener un buen recorrido, pero pronto empece a percatarme del ‘cherrypicking’ que estaba haciendo Ryan Murphy con la historia de Hollywood, reescribiéndola a su antojo con las cosas que le interesaban personalmente y descartando el resto.

‘Hollywood’ va claramente de menos a más, con unos cuatro primeros episodios deslavazados e inconexos perdiendo lastimosamente el tiempo con unas prescindibles historias personales de los aspirantes y sobre todo con la tapadera del anillo de prostitución y la gasolinera, que es presentada como una actividad glamurosa, fetichista y casi de utilidad pública.

Tras soportar todas esas historias independientes y sin hilazón alguna, la cosa remonta algo el vuelo en los tres últimos episodios, cuando se centran propiamente en el rodaje de la película y adquiere un cierto ritmo del que había carecido hasta el momento.

Ese cambio se produce gracias sobre todo a la mayor presencia escénica de los actores veteranos como las dos leyendas de Broadway que son Patti LuPone ( der) y Joe Mantello ( izq), junto a la siempre solvente Holland Taylor (izq), que interpretan a los altos ejecutivos de los estudios que van a producir la película y que van a tener un papel fundamental en ese tramo final.

El problema es que Ryan Murphy vuelve a las andadas en el episodio final de la serie, montando un cuento de hadas irreal como si quisiera reivindicar todas esas figuras marginadas del Hollywood clásico con esa visión final edulcorada de la historia.

En lo negativo merece una mención especial el personaje de Rock Hudson, al que presentan como un tarugo y un paleto redomado de una forma completamente incoherente con la supuesta admiración que Ryan Murphy dice haberle profesado, porque más que homenajearle parece hundirle en la miseria más absoluta con la gran colaboración del actor Jake Picking ( izq) que consigue estar peor que su personaje.

Pero la cosa empeora todavía con Jim Parsons ( der), al que le debe de haber hecho mucha ilusión ser el productor ejecutivo de la serie e interpretar al deleznable superagente Henry Wilson, pero el resultado era ver los gestos, dicciones y manierismos de Sheldon Cooper, en pleno Hollywood de los años cuarenta.

‘Hollywood’ ha sido una miniserie cerrada y la sensación final que me ha dejado ha sido decepcionante, por ese ajuste de cuentas tan parcial que ha realizado Ryan Murphy con la época dorada de Hollywood, muy al gusto de las tendencias actuales revisionistas de muchas obras del pasado que analizan las cosas como les hubiera gustado que pasaran en lugar de presentar los hechos  y dejar que el espectador pueda tomar sus decisiones finales.

En el siguiente vídeo pueden ver algunas de las historias reales en las que se basa ‘Hollywood’ para tener un mayor contexto histórico, aunque al estar producido por Netflix, no es de lo más objetivo que se puede encontrar al intentar justificar sus decisiones narrativas.

Los actores: En el reparto de los actores de la serie hemos tenido un poco de todo, por lo que vamos a empezar por las buenas noticias que representa el descubrimiento de Laura Harrier como la actriz negra Camille Washington y la solidez que siempre da Darren Criss a los personajes de su mentor Ryan Murphy, desde los tiempos de Glee, pasando por ACS:Versace, hasta conseguir en esta ocasión otra gran actuación como el novel director de la película Raymond Ainsley

Laura Harrier hace una gran actuación yendo de menos a más, porque precisamente demuestra todas sus cualidades y una gran versatilidad cuando está rodando las películas. Sus escenas como Meg/Peg son de lo mejor de la miniserie, confirmando lo que prometía en sus papeles en ‘Spiderman:Homecoming’ o ‘ BlacKkklansman’

El nivel empieza a bajar con Samara Weaving ( der) , la actriz australiana que interpreta a una rica y ambiciosa aspirante a actriz Claire Wood, en este caso por la poca entidad del personaje en la historia global, más que por la calidad de una actriz que me ha gustado en cosas como ‘Smilf’ o ‘Picnic at Hanging Rock’.

En cambio poco bueno decir de sus dos compañeros restantes, David Corenswet ( centro) que interpreta al protagonista Jack Castello y Jeremy Pope que interpreta al joven guionista negro Archie. En el caso de Corenswet solo lo conocía de ‘The Politician’ donde destacaba por su nulidad interpretativa que me ha confirmado con un personaje que le ha venido enorme en todos los aspectos y ha sido incapaz de soportar el tramo inicial de la historia donde acapara el protagonismo, con una actuación entre desbordada e insufrible a partes iguales.

El caso de Jeremy Pope es diferente, al ser su debut televisivo, tras trabajar exclusivamente en Broadway. Su mala actuación me ha parecido mas a causa de su inexperiencia que por falta de talento, aunque va a tener que espabilar si quiere hacer algo más que cantar en el teatro, donde se puede ganar bien la vida

Final : ‘Hollywood’ es una historia con muchos problemas, pero no es una mala serie por ese tramo final que arregla en parte el desastre inicial, pero de todas formas vale la pena echarle un vistazo, aunque solo sea por ver el fabuloso diseño de producción que como en todas las producciones de Ryan Murphy es espectacular y cuidado hasta el más mínimo detalle, como explican en el último vídeo de este artículo.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino