Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

De la Tierra a la Luna ( From the Earth to the Moon): la mejor epopeya espacial jamás contada.

La memoria televisiva de muchas personas es muy selectiva, especialmente en lo referente al siglo pasado, donde se acuerdan de las series juveniles e infantiles que vieron en su momento y casi nada de la televisión adulta de la época, con escasas excepciones como ‘Twin Peaks’ o ‘Expediente X’ y poca cosa más. Uno de los olvidos más flagrantes es la enorme miniserie ‘De La Tierra a la Luna’, que es a la carrera espacial lo que ‘Hermanos de Sangre’ es a la II Guerra Mundial.

A pesar de tener más de veinte años, al ser una recreación de la carrera espacial de los años 60, centrada en todo el programa Apolo, ‘De la Tierra a la Luna’, no ha sufrido apenas desgaste por el paso del tiempo, estando perfectamente vigente en la actualidad y con el aliciente de ver a numerosos actores que ahora son inmensamente populares, en los inicios de su carrera con pequeños papeles de astronauta o en la sala de control.

Su estilo de rodaje a mitad de camino del documental y la ficción es más asequible en la actualidad que en el momento de su estreno, al estar mucho más acostumbrados a ese desarrollo narrativo, por lo que no se me ocurre nada mejor que pasar nuestras vacaciones veraniegas conociendo de forma exhaustiva todos los detalles de la enorme epopeya espacial que fue el programa Apolo a través de los ojos de ‘De la Tierra a la Luna’, disponible en HBO España.

Ficha: De la Tierra a la Luna ( From the earth to the Moon) 1T 12 ep. Abr 1998- May 1998 HBO(USA) / HBO (E)

Sinopsis:Un repaso exhaustivamente documentado y ficcionado de la carrera espacial que llevo al hombre a la luna, empezando en el año 1961 con el anuncio del presidente John F.Kennedy de tener la firme intención de llevar un hombre a la luna antes del final de la década de los sesenta y finalizando con la última misión Apollo 17 que ha representado la última ocasión en que el hombre ha hollado la superficie lunar, poco antes de la Navidad de 1972.

El inicio:

El actor Tom Hanks siempre ha sido un apasionado  de la carrera espacial que marcó definitivamente su infancia y juventud. Tras convertirse en una de las mayores estrellas cinematográficas de Hollywood en los años ochenta gracias a películas como ‘Big ‘ o ‘Splash’, mantuvo su estatus a principios de la década de los noventa, hasta que consiguió uno de sus sueños de infancia al protagonizar la dramática historia del ‘Apolo 13’ .

Hanks quedó tan contento de la experiencia que no dudó en proponer al director de la película Ron Howard y al productor Brian Grazer, seguir ahondando en el programa espacial, inspirándose en el libro ‘A Man in the Moon’ escrito por Andrew Chalkin y que describía toda la historia del programa Apolo con todas las misiones desde el Apolo 7  hasta Apolo 17.

Hanks decidió implicarse personalmente en el proyecto en calidad de showrunner, escribiendo y dirigiendo varios episodios, además de realizar todas las introducciones de cada capítulo y reservándose un pequeño papel en la entrega final.

Con esos tres poderosos magnates de Hollywood detrás del proyecto, le faltó tiempo a HBO para comprarles el proyecto con uno de los presupuestos más elevados de la historia de la televisión, para poder recrear hasta el más mínimo detalle, tanto las naves espaciales como el centro de control y la superficie lunar, buscando replicar con esta miniserie televisiva el enorme éxito que fue ‘Apolo 13’.

HBO estrenó la serie en la primavera de 1998 con la emisión de dos capítulos semanales precedidos de un largo trailer para destacar los aspectos más épicos de la miniserie.

Su estreno tuvo buenas críticas y las audiencias respondieron muy bien, lo que le permitió acaparar un gran numero de nominaciones, hasta diecisiete, en los Emmy de esa temporada, ganando el gran premio a la mejor miniserie.

La trama:

‘De la Tierra a la Luna’ se puede describir como doce historias desarrolladas de forma independiente y desde diferentes puntos de vista, para narrar cronológicamente el desarrollo del programa Apolo y las numerosas personas que estuvieron implicadas en la misma.

Cada episodio es introducido por su creador Tom Hanks, que nos da unas breves pinceladas sobre el enfoque y el aspecto que va a tener el capítulo que vamos a ver a continuación, de la forma que pueden ver en el siguiente vídeo

Con esa estructura ‘De la Tierra a la Luna’ carece de hilos de continuidad de los personajes, cuyas acciones siempre están supeditadas a su papel en la carrera espacial sin seguir sus vidas personales si no han influenciado a su papel en el programa Apolo.

De hecho los dos personajes que aparecen más frecuentemente son el legendario jefe de astronautas Deke Slayton (el magnífico Nick Searcy de ‘Justiifed’) ,  y un periodista ficticio Emmet Seaborn ( el veterano Lane Smith, el periodista de ‘Lois & Clark) que sirve para describir las cosas desde el punto del informador fuera de la NASA.

El resto es un verdadero carrusel de actores y actrices que entran y salen generalmente para un solo episodio, de una manera similar a la que lo hacen los guionistas y directores que se han dedicado a trabajar en un solo episodio y poca cosa más, con la ilustre excepción de un joven Graham Yost que escribió y dirigió varios segmentos antes de seguir con ‘Hermanos de Sangre’ y crear la gloriosa ‘Justified’.

‘De la Tierra a la Luna’ tiene un primer episodio algo engañoso, al centrarse en toda la historia anterior al primer Apolo, explicando los primeros programas espaciales Mercury y Gemini y funciona como un largo preámbulo introductorio de la historia antes de entrar en materia en el segundo capítulo con la tragedia del Apollo 1, todo ello tratado inicialmente con un enfoque muy documentalista y algo frío.

En la tragedia del Apolo 1 empezamos a ver las posibilidades de la narrativa, en especial cuando en su tercer segmento, empiezan a innovar con la introducción de unos documentalistas como ojos externos para ver como la siguiente tripulación del Apolo 7 se preparaba para su nueva misión, la primera tras la tragedia.

A partir de ese momento es cuando ‘De la Tierra a la Luna’ empieza a ser algo grande al avanzar cronológicamente pero cambiando siempre el punto de vista desde el que se va a narrar el avance espacial, en cada episodio.

Por ejemplo, el quinto episodio ( para mí, el mejor de la serie)  está dedicado por completo a la compleja construcción del modulo lunar y las tribulaciones de los ingenieros de diseñar algo que nunca antes se había hecho y para llegar a un lugar donde nunca se había ido. Esas dudas constantes y el proceso de toma de decisiones se resumen perfectamente en el siguiente vídeo

Por supuesto que la misión Apolo 11 tiene un lugar destacado en el punto intermedio de la historia y con una tripulación de actores de lujo que entonces apenas eran conocidos como Tony Goldwyn ( izq), Bryan Cranston ( der) y Cary Elwes, que interpretan a Neil Armstrong, Buzz Aldrin y Mike Collins

 

A partir de ese punto empiezan a explicar historias mucho menos conocidas a través de grandes personajes desconocidos como Al Bean, el cuarto hombre en pisar la luna  o las vidas y la popularidad de las mujeres de los astronautas.

Uno de los más emotivos fue el dedicado al regreso del histórico Alan Sheppard el primer hombre en el espacio, que tras sobreponerse a una grave enfermedad consiguió regresar para ir a la luna en el Apollo 14, con una gran interpretación de Ted Levine ( el Silencio de los Corderos, Monk) acompañado de un joven Gary Cole ( The Good Fight)

Mi curiosidad mayor era ver como enfocaban la misión del Apolo 13 tras la gran película que narraba los hechos, pero lo hicieron de forma magistral, al narrarlo desde el punto de la prensa y el centro de control de Houston sin ninguna imagen de la nave espacial para  evitar comparaciones con la película y  compartir esa angustia de la falta de información de forma indirecta y a través de la prensa especializada con algún buitre suelto por la sala

Su último tramo lo dedica a reivindicar el carácter científico de las tres últimas misiones lunares, las 15 ( foto) , 16 y 17, que apenas despertaron la atención del gran público a diferencia de sus predecesoras, pero  que fueron capitales para conocer la superficie lunar con instrumentos como el vehículo lunar y la recogida de muestras para su posterior estudio.

Por último en la entrega final el propio Tom Hanks no dudó en hacer un homenaje al cineasta francés Georges Mèlíes y su película premonitoria ‘De la Tierra a la Luna’ , reservándose un pequeño papel como el ayudante del director en un guiño histórico divertido.

No es habitual que se me traspapelen este tipo de series, pero cuando fue estrenada en su momento en el Canal + de la época, no lo tenía disponible, dondequiera que estuviera, y posteriormente sencillamente me olvidé de ella con el paso de los años.

Cuando escribí hace poco tiempo sobre ‘For All Mankind’ que narra una carrera espacial alternativa, se despertó mi interés y decidí recuperarla durante este tiempo de confinamiento, con unas sensaciones contrapuestas, por un lado de enfado por no haber antes visto esta gran miniserie pero por otro lado completamente satisfecho al haber disfrutado a lo grande con ella.

Mientras la veía, tenía muy claro que sentó las bases narrativas e industriales posteriores para que el propio Tom Hanks, creará la obra maestra que es ‘Hermanos de Sangre’ , como pueden disfrutar en el siguiente vídeo que explica el ‘making off’ de la serie.

Final:

Si como en mi caso se la perdieron en su momento o por su juventud ni conocían su existencia, no duden en entrar al servicio de HBO para disfrutar de doce horas de un entretenimiento de altísima calidad y con un reparto tan grande que he decidido no mencionarlo por razones de espacio.

Esa coralidad tan grande de ‘De la Tierra a la Luna’ se puede observar en sus larguísimos título de crédito, en los que no sale ningún actor y que es el colofón perfecto para este artículo sobre una de las mejores miniseries de la historia, injustamente caída en el olvido en favor de mediocridades recientes mucho más perecederas.

Si desean exponer sus opiniones y comentarios, lo pueden hacer aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino