La forma del agua: Elisa es una joven muda que trabaja como conserje en un laboratorio en 1963, en plena Guerra Fría, donde se enamorará de un hombre anfibio que se encuentra ahí recluido.

'La forma del agua', poesía y belleza visual | El fotograma

Blogs

Asier Manrique

El fotograma

‘La forma del agua’, poesía y belleza visual

LA FORMA DEL AGUA

Título original: The Shape of Water

Año: 2017

Duración: 119 minutos

País: Estados Unidos

DirecciónGuillermo del Toro

GuionGuillermo del Toro, Vanessa Taylor

MúsicaAlexandre Desplat

FotografíaDan Laustsen

RepartoSally Hawkins, Doug Jones, Michael Shannon, Octavia Spencer, Richard Jenkins,Michael Stuhlbarg, Lauren Lee Smith, David Hewlett, Nick Searcy, Morgan Kelly,Dru Viergever, Maxine Grossman, Amanda Smith, Cyndy Day y Dave Reachill

ProductoraBull Productions / Fox Searchlight

Género: Fantástico / Drama / Romance / Thriller

Elisa es una joven muda que trabaja como conserje en un laboratorio en 1963, en plena Guerra Fría, donde se enamorará de un hombre anfibio que se encuentra ahí recluido. (FilmAffinity)

Penúltimo de las películas nominadas al Óscar a la mejor película que traigo a este espacio.  ‘La forma del agua’ tiene el privilegio, o la responsabilidad, de partir con el mayor número de nominaciones para la madrugada, en España, del 4 de marzo, un total de 13. Así que, vamos directamente al asunto porque hay mucha tela que cortar.

Creo que se puede repetir un caso similar al de Handia en los Goya, pero a la americana. ‘La forma del agua’ relega al aspecto visual y técnico todo su poder narrativo. Es una película que apetece ver más por su envoltorio que por su contenido. Y esto no es por un tema de género, porque soy consumidor de cine de ciencia ficción, pero sí es porque puestos a pensar más detenidamente no deja de ser una película bonita más.

De acuerdo que Guillermo Del Toro nos ofrece una banda sonora que se sale de los cánones del género, una estética que puede recordar a mi odiada ‘Amelie’ o un argumento que podría resumirse en La Bella y la Bestia pasados por agua. Pero a pesar de todo ello, no deja de ser una película correcta más. Entiendo su gran número de nominaciones porque la música está bien, los efectos visuales están bien, el maquillaje está bien, el vestuario está bien, la fotografía está bien… pero creo que la categoría de mejor película le queda un pelín lejos.

Pienso, y quizá es aventurarme demasiado, que el 4 de marzo, 5 de marzo ya por aquí, ‘La forma del agua’ se convertirá en la gran derrotada de los Óscars. Y lo creo porque se me ha hecho tremendamente aburrida. La historia en ningún momento consigue convencerme de estar ante algo original. De acuerdo, es la historia de una chica muda que se enamora de un ser de las aguas que está siendo empleado como sujeto científico por las autoridades americanas. Como película, podemos cambiar el ser de las aguas por cualquier tipo de personaje con cualidades peculiares o que se sale de la norma.

Si a eso unimos que las dos horas de metraje son excesivas, sí, lo son, tenemos el cóctel perfecto. Otras películas de la carrera hacia los Óscars tampoco son cortas (Call Me By Your NameEl hilo invisibleDunkerque o El instante más oscuro), pero todas ellas justifican su extensión en una historia que, con mayor o menor acierto, consigue interesar de principio a fin. El nivel de interés que despierta en mí ‘La forma del agua’ es bastante bajito, porque desde el principio sé cómo va a terminar. No hay ningún momento que diga, “oh, vaya, qué sorpresa”.

Reconozco, no obstante, el prodigio técnico que supone la cinta. Aprovecha el juego de luz y agua, presente en todas y cada una de las escenas, para crear un disfrute visual interesantísimo. Por este mismo motivo, pienso que su nominación en categorías técnicas está más que justificada. Lo mismo ocurre con el diseño de vestuario, peluquería y maquillaje, banda sonora, etc. La película sobresale por todos aquellos elementos que han tomado parte en su construcción, pero no así en su resultado final.

El ser este (Doug Jones) no da miedo, y despierta la ternura justita. Los personajes de Michael ShannonOctavia SpencerRichard JenkinsMichael Stuhlbarg pecan de arquetípicos y cuya evolución a lo largo de la película es más bien nula. Todos ellos sirven de meras comparsas, y mira que es pena, porque vaya nombres, para una Sally Hawkins que se vuelve la reina de la función sin decir una sola palabra. Es, seguramente, el único personaje que nos despierta cierta simpatía y con la que podemos llegar a conectar. Queremos que ella termine bien, y la acompañamos en ese viaje.

Para finalizar, ‘La forma del agua’ es la película más poética de esta carrera hacia los Óscars. Desde el título, los consejos diarios que lee Elisa, la composición visual, la utilización del agua como elemento sanador y como fuente de vida, todo constituye un ejercicio de poesía cinematográfica realmente potente. Es, seguramente, su mayor virtud, ya que a pesar de ser una película cuya historia interesa lo justito, consigue convencernos por las reflexiones que nos deja.

Lo mejor: Su poesía y construcción visual es prodigiosa.

Lo peor: Es aburrida y su historia de personajes interesa lo justito.

7

Temas

Amanda Smith, Cyndy Day, Dave Reachill, David Hewlett, Doug Jones, Dru Viergever, Guillermo del Toro, La forma del agua, Lauren Lee Smith, Maxine Grossman, Michael Shannon, Michael Stuhlbarg, Morgan Kelly, Nick Searcy, Octavia Spencer, Richard Jenkins, Sally Hawkins, The Shape of Water

Cine de ayer, hoy y de siempre en El Fotograma

Sobre el autor

Cine de ayer, hoy y de siempre en El Fotograma

febrero 2018
MTWTFSS
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728