Diario Vasco
img
'El Hombre de Acero', la sombra del Batman de Nolan es demasiado alargada
img
Asier Manrique | 23-03-2016 | 13:31

EL HOMBRE DE ACERO

Título original: Man of Steel

Año: 2013

Duración: 143 minutos

País: Estados Unidos

Director: Zack Snyder

Guion: David S. Goyer

Música: Hans Zimmer y Junkie XL

Fotografía: Amir Mokri

Reparto: Henry Cavill, Amy Adams, Russell Crowe, Michael Shannon, Kevin Costner,Laurence Fishburne, Diane Lane, Ayelet Zurer, Christopher Meloni, Richard Schiff,Antje Traue, Jadin Gould, Tahmoh Penikett, Michael Kelly, Dylan Sprayberry y Harry Lennix

Productora: Warner Bros. Pictures

Género: Ciencia ficción / Fantástico / Acción

Puedes leer también sobre la secuela de esta película, Batman v. Superman: El amanecer de la Justicia.

Desde Krypton, un lejano planeta muy avanzado tecnológicamente, un bebé es enviado en una cápsula a través del espacio a la Tierra para que viva entre los humanos. Educado en una granja en Kansas en los valores de sus padres adoptivos, Martha y Jonathan Kent, el joven Clark Kent comienza desde niño a desarrollar poderes sobrehumanos, y al llegar a la edad adulta llega a la conclusión de que esos poderes le exigen grandes responsabilidades, para proteger no sólo a los que quiere, sino también para representar una esperanza para el mundo. (FilmAffinity)

Después de haber triunfado a lo grande la trilogía sobre Batman dirigida por Christopher Nolan (El truco final) el paso obligado era intentar probar suerte con otro de los personajes principales del universo de DC Comics, Superman. El intento, con el director de Interstellar metido a productor, dejó bastante que desear, y en la comparación con la consistencia de ‘El Caballero Oscuro’, ‘El Hombre de Acero’ resulta una película plana, monótona y larga.

El filme dirigido por Zack Snyder (‘300’) se pasa de frenada. Busca emular la trascendencia y seriedad imprimida por Nolan en sus películas sobre Batman, pero sin llegar a alcanzar la genialidad cinematográfica de él.

La película suple sus carencias de guion con un estruendo final de destrucción gratuita, excesiva, sobrante y cargante, que dura, ni más ni menos que 30 minutos de todo el metraje. Ese crescendo final, que se supone que tiene que ayudar a terminar por todo alto con la historia, no deja de ser una razón más para comprender que ‘El Hombre de Acero’ se ha puesto una meta demasiado alta.

La espectacularidad visual de la cinta es innegable, un trabajo de creación de escenarios digitales, efectos especiales apabullantes y un juego de cámaras bien llevado, pero ¿con qué propósito? Los Vengadores han demostrado que se puede hacer cine de superhéroes sin recurrir a efectos especiales en exceso, y en ‘El Caballero Oscuro’ pudimos comprobar como se puede hacer cine de superhéroes desde una perspectiva realista.

Dejando de lado el tema de efectos especiales, insertados en el filme sin medida, vamos a otro apartado en el que patina el filme de Snyder, el desarrollo de la historia. El personaje de Cavill, Superman, pasa de estar perdido en la vida a convertirse en superhéroe de la noche a la mañana, con traje incluido. No existe un motivo, un trasfondo, por el que el espectador entienda que el personaje ha decidido cambiar y convertirse en lo que es. Lo que Nolan logró explicar cuidadosamente en ‘Batman Begins’, aquí carece de peso, parece como si quisieran saltarse de lleno ese aspecto e ir a la parte donde destruyen medio planeta entre dos individuos. Y ya sin comentar el penoso encaje del personaje de Lois (Amy Adams) en el guion.

En el apartado actoral tenemos un filme con nombres muy conocidos, pero donde sus protagonistas no tienen ni el peso, ni la consistencia, suficiente como para sacar a flote la película. Henry Cavill (Operación U.N.C.L.E.) no es Christian Bale (La gran apuesta), y se nota, el chico hace un buen trabajo, alegra la vista a quien ve la película, pero hasta ahí, como actor tiene mucho que mejorar todavía. Russell Crowe hace un buen trabajo y Kevin Costner (En la cama con Madonna), afortunadamente, tiene pocas escenas.

Voy a ser generoso con la puntuación de la película. Aunque se pasen con los efectos especiales y el guion tenga muchas lagunas, es una película que se puede ver un domingo por la tarde con tu cubo de palomitas. No es gran cine, pero suficientemente bueno para pasar el rato.

Lo mejor: las escenas de Superman de niño, interpretado por Dylan Sprayberry

Lo peor: la sombra del Batman de Nolan es demasiado alargada, y la comparación es inevitable. No cumple con lo que promete

Sobre el autor Asier Manrique
Cine de ayer, hoy y de siempre en El Fotograma

Otros Blogs de Autor