Diario Vasco
img
Etiqueta: abalorios
Plata vs. oro
img
Amaia Michelena | 13-01-2014 | 08:14 |0

A quién corresponda = al inventor de la bisutería.

En esta vida cíclica que tenemos, es lo que vuelve a tocar. Lunes, y esta vez gris y lluvioso en el norte, que ya venía tocando también. Hoy me he despertado un poco rabiosa, a pesar de haber leído una noticia buenísima en el Diario Vasco. Cierran nuestro “humilde” Zara del Mercado San Martín, para estar de aquí a un tiempo, a la altura de los de la Gran Manzana.

Para la edad que tengo, voy acumulando joyas, pero pocas, muy pocas. La mayoría de mis adornos son bisutería y aunque lucen igual, ¡es imposible que me duren más de una semana del mismo color!

Me explico. Tengo infinidad de anillos, colgantes y broches plateados y dorados. Según me de el aire, o vaya vestida, me pongo unos u otros. (Chicas, sabéis de qué hablo).

Pues bien, tras años de utilizar abalorios baratos, y cuidarlos como si fueran del mismísimo “Tiffany”, corroboro lo ya sabido por todas. Lo plateado se vuelve dorado, y lo dorado se vuelve plateado tras su uso. Y digo yo, ¿tan difícil sería dejarlo igual, con lo poco que cuesta, y sin que se nos quede el cuello verde?

Ver Post
Complementos y disgustos
img
Amaia Michelena | 09-12-2013 | 08:28 |0

Yo siempre he sido muy de abalorios y colgajos. Respetando el sempiterno “menos es más”, soy de las que es incapaz de salir de casa sin reloj. Reloj para hacer deporte, para salir por la noche, reloj informal para ir a la oficina. Pero hazme caso, cada complemento tiene su función y su lugar. Si lo tuyo es un chaleco de camuflaje, deja en casa el estampado de leopardo. Y si el remache de tus botas va en neón, acompáña tu look con un bonito pañuelo, pero que eso sea todo, el resto sobra.

De un tiempo a esta parte, procuro desplazarme en bicicleta por la ciudad. Y qué mejor uniforme, que gafas de sol modernas con gorro enorme a la moda también. ¡Pues al loro con la moda del turbante, sombreros o  gorritos polares!

73

Qué no te engañen las modelos de la foto. Tu puedes ir igual de estupenda que ellas, cierto, pero sólo, y hazme caso, si tu idea es pasear y respirar aire puro. La primera vez que yo metí la pata fue en una cena informal. ¡Y menos mal que fue en confianza! Salí con tiempo de casa para disfrutar del paisaje y hacer algo de ejercicio. Aparqué mi bicicleta casi en la puerta del restaurante, llegué puntual y además repleta de endorfinas liberadas, ¡me

Ver Post

Otros Blogs de Autor