‘Las ventajas de ser un marginado’ es una de esas rarezas que de vez en cuando salen del cine adolescente y de instituto. De vez en cuando, en lugar de las animadoras, los jugadores de fútbol americano, los populares y los bailes de fin de curso, tenemos una historia de personas. Personas con problemas, con aristas, con prejuicios y con miedos, con sueños y pesadillas, con ganas de comerse el mundo y un montón de obstáculos que tienen que superar. La tridimensionalidad de este tipo de historias destacan por encima de las planas narraciones de las típicas películas de instituto americanas

'Las ventajas de ser un marginado': Reivindicación de lo atípico | El fotograma

Blogs

Asier Manrique

El fotograma

‘Las ventajas de ser un marginado’: Reivindicación de lo atípico

Las ventajas de ser un marginadoLAS VENTAJAS DE SER UN MARGINADO

Título original: The Perks of Being a Wallflower

Año: 2012

Duración: 103 minutos

País: Estados Unidos

DirecciónStephen Chbosky

GuionStephen Chbosky

MúsicaMichael Brook

FotografíaAndrew Dunn

RepartoLogan Lerman, Emma Watson, Ezra Miller, Mae Whitman, Paul Rudd, Erin Wilhelmi,Kate Walsh, Dylan McDermott, Melanie Lynskey, Nina Dobrev, Johnny Simmons,Joan Cusack, Nicholas Braun, Reece Thompson, Julia Garner, Tom Savini,Adam Hagenbuch y Zane Holtz

ProductoraMr. Mudd / Summit Entertainment

Género: Drama

Charlie, un joven tímido y marginado, escribe una serie de cartas a una persona sin identificar en las que aborda asuntos como la amistad, los conflictos familiares, las primeras citas, el sexo o las drogas. El protagonista tendrá que afrontar dificultades, al tiempo que lucha por encontrar un grupo de personas con las que pueda encajar y sentirse a gusto. (FilmAffinity)

Tengo cierta debilidad por los personajes raros. Me gustan los actores atípicos, las historias de gente marginada. En todo este contexto, no es la primera vez que reivindico el cine que reivindica, valga la redundancia, a las personas que no encajan dentro de los cánones establecidos. La diferencia es un valor añadido, y quien piense lo contrario tiene un problema.

‘Las ventajas de ser un marginado’ es una de esas rarezas que de vez en cuando salen del cine adolescente y de instituto. De vez en cuando, en lugar de las animadoras, los jugadores de fútbol americano, los populares y los bailes de fin de curso, tenemos una historia de personas. Personas con problemas, con aristas, con prejuicios y con miedos, con sueños y pesadillas, con ganas de comerse el mundo y un montón de obstáculos que tienen que superar. La tridimensionalidad de este tipo de historias destacan por encima de las planas narraciones de las típicas películas de instituto americanas.

La cinta de Stephen Chbosky, autor de la novela y guionista también, explora en esas personas. Un chico, Logan Lerman, que vive con los problemas que arrastra desde que su tía abusara de él en la infancia, un chico inadaptado, sin amigos, “rarito”… Encontrará su espacio en un grupo de gentes peculiares donde destaca una Emma Watson que comparte el pasado de abusos con Lerman, y un Ezra Miller que enfrenta diariamente el bullying que vive por su condición de homosexual.

Las ventajas de ser un marginado

Con unas interpretaciones de altura, todos los personajes están sorprendentemente bien. Los tres protagonistas demuestran que son de lo mejor entre los actores jóvenes del Hollywood actual. Pero si hay que destacar a alguien es a un Ezra Miller que aprovecha cada una de sus escenas para ser el dueño y señor de la función. Miller, al que ya destaqué por su labor en La liga de la Justicia, sí, se podía destacar a alguien en esa película, y en Animales Fantásticos, saca a relucir su gran valor como actor. Nos encariñamos con todos los personajes, pero la montaña rusa emocional del personaje de Miller, sobresale porque se aprecia mucha más verdad que en el caso de los demás. No en vano, Miller vivió algo parecido a su personaje en la película.

La película sigue de pe a pa las convenciones del cine adolescente y de instituto. No se separa en casi ningún momento de los giros y los clichés propios del género, pero lo hace de manera diferente. Asume, acertadamente, que su objetivo no es ser una película más de instituto, sino dejar claro que este tipo de personas existen, que necesitan ser oídas, que no están solas y que por muy oscura que parezca la situación, se puede salir de ella.

Chbosky ya reivindicó la diferencia en Wonder, otra fantástica película que viene a empoderar a los que no encajan dentro de los cánones. Es de agradecer que el cine tan típico como este, donde las novedades se dan con cuentagotas, y especialmente dentro del cine independiente, haya voces que se atrevan a dar un paso más allá y ofrecernos ese punto extra que enriquece de verdad la historia.

Película interesante de ver. No nos quedaremos con ‘Las ventajas de ser un marginado’ como nuestra película favorita, pero sí que ocupará un lugar especial por ser de estas historias especiales. Y, como he dicho al principio, tengo debilidad por la gente “diferente”, así que quizá esto justifique la buena nota.

Lo mejor: La propia cinta en sí misma, tiene en su mensaje y en su intención su gran punto a favor. Y Ezra Miller.

Lo peor: No se aleja ni un ápice de los típicos esquemas del cine de adolescentes e institutos.

Las ventajas de ser un marginado

Temas

Adam Hagenbuch, Dylan McDermott, Emma Watson, Erin Wilhelmi, Ezra Miller, Joan Cusack, Johnny Simmons, Julia Garner, Kate Walsh, Las ventajas de ser un marginado, Logan Lerman, Mae Whitman, Melanie Lynskey, Nicholas Braun, Nina Dobrev, Paul Rudd, Reece Thompson, Stephen Chbosky, The Perks of Being a Wallflower, Tom Savini, Zane Holtz

Cine de ayer, hoy y de siempre en El Fotograma

Sobre el autor

Cine de ayer, hoy y de siempre en El Fotograma

julio 2018
MTWTFSS
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031