Diario Vasco
img
Etiqueta: bicentenario
Los rompeplacas y el “Día de la Hispanidad”. Una Historia de las guerras civiles de España contada desde San Sebastián (1823-2015)
img
Carlos Rilova | 19-10-2015 | 09:30 |0

Por Carlos Rilova Jericó

No he salido de mi asombro desde el día 12 de octubre, así que no me ha resultado nada difícil escribir este nuevo correo de la Historia. El asombro ha venido tanto de las reacciones ante la celebración del 12 de octubre de representantes de alguno de esos que han llamado “partidos emergentes”, como de la destrucción a golpes, en tan señalada fecha, de una placa conmemorativa que -al parecer desde 1963 hasta 2013- estuvo emplazada en una de las paredes del antiguo castillo de San Sebastián.

Tanto una cosa como la otra -los exabruptos anti 12 de octubre, como la “purificación” a bastonazos de la Historia- parecen proceder del mismo lugar histórico. A saber: un país que no ha superado el trauma de la guerra civil de 1936-1939 ni, de hecho, el de todo el desarrollo de acontecimientos históricos que provocaron esa guerra.

La reacción, vía Twitter, de la alcaldesa de Barcelona o del alcalde de Cádiz, y otros, frente a la conmemoración del Descubrimiento de América tiene mucho que ver, lo sepan ellos o no, con la reacción ante un régimen -el franquista- que desde sus orígenes hasta el final, en 1975, estuvo vendiendo -o más

Ver Post
¿Tenemos los cómics históricos que nos merecemos?. Una lectura sobre la figura del general Castaños, Bailén y la Guerra de Independencia a partir de “´¡Adelante!” de Giroud y Rey
img
Carlos Rilova | 31-08-2015 | 09:57 |0

Por Carlos Rilova Jericó

Hoy, 31 de agosto de 2015, creo que es una fecha oportuna para que hablemos de un par de libros. Uno, como ocurría en el caso del llorado Francisco Umbral, es mío. El otro no. Empezaré por el mío, del que ya he hablado por aquí en alguna que otra ocasión. Para quienes no estuvieron atentos se titula “El Waterloo de los Pirineos”.

Como ya habrán deducido, habla de algo que una gran mayoría considera inverosímil. Es decir, que la batalla de Waterloo no fue sólo una batalla sino una campaña con múltiples operaciones y que alguna de ellas, además, tuvo lugar en la frontera de los Pirineos. Fue un costoso despliegue militar de cerca de 30.000 soldados de la corona española, en toda esa frontera que, ahora hace doscientos años -entrando por los pasos del Bidasoa y los catalanes-, diluyó definitivamente toda veleidad bonapartista en esa parte del mapa francés.

Cosa que lograron sin tener que matar a nadie. Una rara hazaña en la Europa de esas guerras napoleónicas que así tocaban a su fin verdaderamente y no en la batalla de Waterloo que, en realidad, sólo había sido el principio de ese fin.

En dicho libro, “El Waterloo de los

Ver Post
¿Y después del Bicentenario de Waterloo...?, ¿qué nos queda?. Pensando en dos siglos de guerras napoleónicas (1815-2015)
img
Carlos Rilova | 22-06-2015 | 09:54 |0

Por Carlos Rilova Jericó

Era de imaginar que hoy yo tendría que hablar de Waterloo, del punto final en el largo bicentenario de las guerras napoleónicas empezado, para los franceses y los británicos, en 2004, por lo menos.

Hemos estado viendo, desde el jueves de la semana pasada, breves fogonazos en los informativos que nos han hablado de que se cumplía el Bicentenario de la batalla de Waterloo, la que pone fin a las guerras napoleónicas con la derrota definitiva del emperador que les da nombre…

Ha habido también reportajes, suplementos, noticias sueltas en los periódicos… Y, tras todo esto, el historiador se pregunta qué nos queda. O qué nos debería quedar de todo esto.

Para quienes han participado en el megaevento escenificado en los campos de Waterloo durante toda la semana pasada, parece claro que lo que va a quedar es un recuerdo inolvidable (valga la redundancia) y una subida de fotos, videos, etc… a esas redes sociales (Facebook, Twitter, Flickr, Youtube…) en las que ahora exhibimos nuestra vida privada a quién pueda interesar. Acaso con la secreta esperanza de que nuestro video se convierta en “Trending topic”. O, dicho en castellano puro y

Ver Post
Increíble ¿pero cierto?... Una historia de piratas contada por un soldado de la Legión Auxiliar Británica en España (Año del Señor de 1835)
img
Carlos Rilova | 15-06-2015 | 09:38 |0

Por Carlos Rilova Jericó

Como me suele ocurrir a menudo he dado muchas vueltas a qué es lo que podría contar hoy en este nuevo correo de la Historia.

Esta vez el habitual rayo de luz que suele colarse en las espesas nieblas que rodean, por lo general, mis procesos mentales llegó de un interesante documento sobre el que estoy trabajando ahora.

Se trata de unas memorias de guerra escritas a partir del “diario” de un soldado escocés, Alexander Somerville, enrolado en la que se llamó Legión Auxiliar Británica. Un cuerpo que Gran Bretaña, al parecer un tanto contrita y arrepentida de sus errores hacia España en el Congreso de Viena veinte años atrás, en 1815, cuando se zanjan las guerras napoleónicas, tras Waterloo, envía a luchar del lado de los liberales españoles y, lógicamente, contra el partido reaccionario y absolutista encarnado en lo que comúnmente se llama en España, desde 1833, “carlistas”.

El libro fue publicado en el año 1838 en Glasgow, como podrán apreciar por la imagen que acompaña a este texto. Como suele ocurrir con este género de obras, leerla es casi tan fácil como leer la mejor de las novelas de aventuras de Emilio Salgari y

Ver Post
El águila ha desembarcado. Historia para el principio del fin del bicentenario de las guerras napoleónicas. Del 1 de marzo de 1815 al 1 de marzo de 2015
img
Carlos Rilova | 02-03-2015 | 10:37 |0

Por Carlos Rilova Jericó

Hace doscientos años, el 27 de febrero de 1815, un navío se acerca a la costa del Sur de Francia. El 1 de marzo su pasaje desembarca y se dirige a lo que con el tiempo se convertirá en uno de los lugares más lujosos del Mundo, Cannes, que entonces es poco más que una pequeña población de campesinos y pescadores.

Esa falta de eso que algunos llaman “glamour” en el Cannes de 1815 se desvaneció ahora hace doscientos años, cuando el jefe del pasaje de ese barco que se ha adentrado en Golfe-Juan el 27 de febrero de 1815, se abre paso hasta esa, por otra parte, anodina, casi irrelevante, población.

Su figura es inconfundible. Casi tanto como el perfil de muchos de esos actores y actrices que se pasean por el Cannes actual. Sí, difícilmente nadie en la Francia de 1815, ni en la Europa de ese mismo año, puede ver ese sombrero negro y ese capote gris -y al hombre algo rechoncho y más bien bajo que habita esas prendas- quedando indiferente. Es Napoleón Bonaparte.

Los habitantes de lo que ahora es la Costa Azul francesa, que, según los grabados de la primera edición del famoso “Memorial de Santa Elena”, lo aclaman cuando entra en sus

Ver Post
¿Se ha terminado ya el centenario de la Primera Guerra Mundial? El Día de Reyes en las trincheras francesas de 1915
img
Carlos Rilova | 05-01-2015 | 10:30 |0

Por Carlos Rilova Jericó

Disculpen la pregunta, pero ¿saben ustedes si se ha acabado el centenario de la Primera Guerra Mundial?. Desde hace cosa de una semana el historiador que firma estas páginas está algo desconcertado al respecto.

Por un lado he visto en los Medios noticias acerca del famoso partido de fútbol entre británicos, franceses y alemanes en cierto sector de las trincheras del frente occidental, celebrado en diciembre de 1914 y del que se ha estado hablando -ya se lo dije- desde diciembre de 2013.

Al parecer se ha hecho una reconstrucción del partido en varios lugares, con uniformes de época y todo lo demás necesario para no hacer una astracanada ridícula. Una de esas a las que tan aficionados son en otras latitudes, donde creen que recordar, o reconstruir, el pasado se arregla con vestirse de troglodita o poniéndose alguna que otra prenda supuestamente identitaria que, en realidad, como mucho, se remonta a los tiempos del abuelo o abuela del interesado o interesada…

Por lo demás, descartadas esas reconstrucciones del famoso partido pacifista entre una pequeña -pero honrosa- parte de los combatientes de aquella carnicería llamada “Primera

Ver Post
¿Es en serio o es en broma?. La trastienda de los documentos históricos y los cambios de opinión sobre Lord Wellington (San Sebastián de 1813 a 1828 pasando por 1815)
img
Carlos Rilova | 08-12-2014 | 09:30 |0

 

Por Carlos Rilova Jericó

La opinión de Jane Austen sobre la Historia que, como ya les he dicho alguna vez en este correo de la Historia, era creer que la mayor parte de ella era ficción, parece estar bien extendida.

Muchas veces me he encontrado, incluso entre compañeros de otras ciencias que no son la nuestra -es decir, la Historia-, la idea de que quienes reconstruimos el pasado lo hacemos no a base de método científico, sino de leyendas y rumores. Incluso algunos creen que basta con la intuición personal para hacer esta tarea tan delicada.

Pues no, nada más alejado de la realidad. Y esa curiosa circunstancia es la que me ha llevado a elegir este tema como eje de este nuevo correo de la Historia, amortizando así, al menos en una ínfima parte, las investigaciones que estoy finalizando en estos momentos.

En efecto, ando manejando últimamente documentación sobre un personaje histórico famoso y muy controvertido. Al menos en mi ciudad, San Sebastián.

Me refiero a no otro que el duque de Wellington, Arthur Wellesley, general en jefe de los ejércitos aliados que de 1808 a 1813 combaten en la Península, después, en 1814, en Francia y, finalmente, en las

Ver Post
El jueves 10 de abril de 2014 es un día importante (o debería de serlo). Algunas reflexiones sobre el bicentenario de la batalla de Toulouse
img
Carlos Rilova | 07-04-2014 | 09:30 |0

Por Carlos Rilova Jericó

Pues sí, este jueves que viene, dentro de nada, por tanto, tenemos otro bicentenario de eso que desde mediados del siglo XIX se llamó “la Guerra de Independencia española”.

Se trata de la batalla de Toulouse, que tuvo lugar entre el 10 y el 11 de abril de 1814.

Yo me he apostado conmigo mismo a que ese evento pasará desapercibido en España, o casi.

Naturalmente en Toulouse algo se va a hacer. Por ejemplo una reconstrucción de la batalla, una de esas a las que ya se van ustedes acostumbrando a este lado de los Pirineos y de las que incluso les he hablado en entregas anteriores de este correo de la Historia. Pero, más allá de eso, ¿qué va a quedar en la memoria colectiva, especialmente en la de los españoles y más concretamente en la de los guipuzcoanos?.

Pues me temo que bastante poca cosa. Les diré en qué baso mis cálculos. Lo primero en la ausencia de referencias al asunto en los grandes medios de comunicación, más preocupados de mirarse el ombligo que de recordar cosas de estas que, el régimen anterior, se encargó de hacer rancias y odiosas para una sociedad con ansias de modernidad, como lo era la española al filo del

Ver Post
El ingenio del ingeniero. Homenaje a Pedro Manuel de Ugartemendia en la enésima reconstrucción de San Sebastián (1814-2014)
img
Carlos Rilova | 10-02-2014 | 10:33 |0

Por Carlos Rilova Jericó 

Dado el tren de “tormentas perfectas” que está sufriendo todo el arco atlántico europeo -Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco, Galés…- sabía que, tarde o temprano, algo tenía que escribir del tema. Lo que no sabía era por dónde enfocar el asunto diciendo algo mínimamente sensato sobre ello y que, además, tuviera que ver con la Historia. Que de eso se trata en esta página, como ya se habrán percatado, quienes la leen cada lunes.

El problema, al final, se resolvió dando un nuevo repaso a los déficits del Bicentenario de la Guerra de Independencia en el País Vasco y, más concretamente, en San Sebastián.

Fue así como, por asociación de ideas, me acordé de Pedro Manuel de Ugartemendia. Un protagonista de aquellos hechos y que, además, construyó la ciudad que el mar ha estado a punto de tragarse en estos últimos siete días.

Es un personaje, como muchos de aquella época -por ejemplo su convecino, el muy reaccionario Juan Bautista de Erro-, rodeado de circunstancias novelescas, dignas de Baroja o de Alejandro Dumas padre, y desde luego digno de algo más sólido que menciones sueltas aquí y allá en diferentes

Ver Post
Europako Tiranoa akabatu!. ¡Abajo el Tirano de Europa!. ¿Por qué luchábamos hace dos siglos? (Leipzig, 1813-2013)
img
Carlos Rilova | 21-10-2013 | 09:44 |0

Por Carlos Rilova Jericó

No ha tenido mucho eco en la prensa, pero ahí ha estado. Ha ocurrido en Leipzig una bella, según me han dicho, ciudad alemana de lo que una vez fue esa contradicción en términos, aquel estado policiaco que, sin embargo, insistía en llamarse, y ser llamado, república democrática alemana. Lo que más vulgarmente se conocía hasta el otoño de 1989 como RDA o Alemania del Este.

Esa ciudad, Leipzig, fue el hábitat natural de uno de los mayores pensadores europeos, Gottfried Wilhelm Leibniz. Empelucado caballero digno de la corte del rey sol, que dedicó su vida, entre finales del siglo XVII y principios del XVIII, al cálculo infinitesimal, a las máquinas de calcular, a educar princesas y, entre otras cosas, a determinar que este Mundo, con todos sus horrores e injusticias -quizás más en 1693 que en 2013-, era el mejor de los mundos posibles, pues en la mente de Dios no existía la posibilidad de crear un mundo complejo con menos contradicciones y sinsentidos aparentes vistos desde la corta perspectiva humana. Algo que a muchos les pareció de lo más conveniente y convincente y a otro, un tal Voltaire, le dio combustible para su corrosiva

Ver Post
La penúltima campaña de las guerras napoleónicas (XI). Los misterios de la batalla de San Sebastián (junio-agosto de 1813) y la lectura pública de un documento histórico
img
Carlos Rilova | 26-08-2013 | 09:34 |0

Por Carlos Rilova Jericó

Ayer mismo, el domingo 25 de agosto de 2013, se procedió en las calles de San Sebastián a la lectura de un documento histórico que en unos meses cumplirá la venerable cifra de dos siglos de antigüedad.

Así las cosas, acertarán los que hayan pensado al leer estas líneas que el documento en cuestión es uno relacionado con las guerras napoleónicas y, por supuesto, con la penúltima campaña de las mismas desarrollada, fundamentalmente, en territorio guipuzcoano y navarro.

Para ir concretando, se trataba del que contiene los 79 testimonios recogidos por el juez de primera instancia de San Sebastián, Pablo Antonio de Arizpe, a partir del mes de octubre de 1813. Exhaustivas investigaciones como la firmada por Luis Murugarren Zamora en 1993, ya han dado buena cuenta de su contenido. E incluso han transcrito completamente ese documento del Archivo Municipal de San Sebastián, donde se conserva una copia encuadernada del mismo.

Para los que no hayan leído ese libro, ya agotado, ni hayan podido asistir a un par de conferencias impartidas por el profesor Luis Castells Arteche en las que hacía un minucioso análisis de ese documento, les diré

Ver Post
La penúltima campaña de las guerras napoleónicas (II). La batalla de Vitoria. ¿Una victoria decisiva? (21-06-1813)
img
Carlos Rilova | 24-06-2013 | 09:33 |0

Por Carlos Rilova Jericó

Esta pasada semana, y sobre todo este pasado fin de semana, se han celebrado los dos siglos de uno de los grandes hitos de este  bicentenario de la llamada “Guerra de Independencia”. Es decir, el de la batalla de Vitoria que tuvo lugar en 21 de junio de 1813.

Aquel asunto fue algo verdaderamente complejo desde el punto de vista militar. Se pusieron sobre un terreno muy extenso, de 17 kilómetros de largo -la distancia que hay, aproximadamente, entre La Puebla de Arganzón- y las puertas de Vitoria, unos 70.000 hombres por parte del ejército aliado hispano-anglo-portugués y algo más por parte del ejército imperial francés. Así, el despliegue de esas tropas tuvo que cubrir un vasto terreno caracterizado, especialmente, por la presencia de numerosos puntos cortados por cursos de agua, con el río Zadorra como fuente principal.

En otras palabras mylord Wellington y su Estado Mayor debían resolver como principal problema táctico, aparte del control de las eminencias del terreno, caminos, sendas, formaciones boscosas, etc…, el de los puentes que les permitirían llegar hasta el grueso de las tropas imperiales que se interponían entre

Ver Post

Otros Blogs de Autor