Diario Vasco
img
Etiqueta: san sebastian
Historia del largo viaje de un soldado (1813-2017)
img
Carlos Rilova | 03-07-2017 | 09:33 |0

Por Carlos Rilova Jericó

Esta última semana he estado realmente atareado con una visita que ha llegado a San Sebastián desde, nada menos, que las Antípodas. Es decir, desde Australia. Se trataba de Michael Osborne, profesor de la Universidad de Newcastle (una ciudad cerca de Sidney que lleva el mismo nombre que la ciudad minera inglesa), ingeniero y concejal del Ayuntamiento de esa ciudad. Aparte de eso Michael Osborne es descendiente del soldado voluntario (y la diferencia con un simple soldado es importante, ya que el voluntario era un aspirante a suboficial u oficial) que se enroló en 1810, con apenas quince años, como reemplazo en el Ejército hispano-anglo-portugués que derrotó a Napoleón en la Península.

El nombre de ese adolescente que eligió entrar en un Ejército que sumaba, por cientos, sus bajas a medida que transcurrían los meses y los años de la guerra, era John McCrohon. Era natural de la ciudad portuaria irlandesa de Limerick. Desde allí viajó hasta Ceuta, donde, en el año 1810, se enroló en el banderín de enganche que tenía allí la guarnición británica que defendía esa plaza fuerte española.

El objetivo de Michael Osborne y su

Ver Post
Los nombres de las calles y su (olvidada) Historia. El general Prim en San Sebastián (1814-1870)
img
Carlos Rilova | 06-03-2017 | 12:47 |0

Por Carlos Rilova Jericó

Hoy no me iré muy lejos de San Sebastián. Hace tiempo que estoy a vueltas con el general Juan Prim, la memoria histórica, los cambios de nombre a las calles…  y, la verdad, es bastante difícil resistirse a dedicar este nuevo correo de la Historia a hablar de él y del porqué tiene dedicada una calle en San Sebastián.

Empezaremos por hablar de quién era Juan Prim. Si se ha leído una de las mejores biografías que se han escrito de su vida (que, como vamos a ver, da para mucho) la del profesor Pere Anguera, enseguida se capta que hay un par de buenas razones para darle su nombre a una calle. Aunque claro, como ocurre con estas cosas, que no dejan dormir tranquila a la opinión pública española de esa larga posguerra que dura desde 1939, todo es relativo.

Juan Prim y Prats nació en 1814, en la localidad catalana de Reus, poco después de que su padre tuviese unos instantes de paz tras contribuir, con el grado de capitán, a la derrota del emperador Napoleón. Juan siguió los pasos de su padre y, de hecho, los supero, ascendiendo muy joven, con apenas 25 años, al grado de coronel.

La época y el lugar eran propicios. Era la

Ver Post
De Historia, mito y leyenda. San Sebastián y el Segundo Imperio francés (A. D. 1864)
img
Carlos Rilova | 16-01-2017 | 10:30 |0

Por Carlos Rilova Jericó

Como ya saben quienes leen asiduamente este correo de la Historia la Asociación tiene una deuda pendiente con algunos de ellos. Se trata de la nueva “Historia de Gipuzkoa” para la cual, desde estas mismas páginas, se pidió un mecenazgo que, es necesario decirlo, fue generosamente otorgado.

Estaba yo, pues, esta semana cumpliendo con la parte que me toca de esa deuda, la relativa al revuelto, romántico y, por eso mismo, interesante, siglo XIX guipuzcoano, cuando di con unos hechos que no sé bien cómo calificar (¿retazo?, ¿anécdota?), que no encajaban en el marco de ese capítulo, pero a los que no quería dejar olvidados otros sesenta años, en el mismo sitio en el que yo me los encontré.

Estaban en una revista titulada “San Sebastián”, en el nº 21, publicado en el año 1955, que apareció, como todos sus números, el 20 de enero, que es, justo, aparte del día en el que juran los presidentes de Estados Unidos su cargo (como lo van a comprobar esta misma semana), aquel en el que se celebra el santo de la ciudad.

Bien, pues justo debajo del artículo que José Berruezo dedicaba a la cuestión -tan traída y llevada- de

Ver Post
El submarino gris plomo. Historias de la Historia de la “Gran Guerra” (febrero de 1917 en la Costa Vasca)
img
Carlos Rilova | 03-10-2016 | 09:00 |0

Por Carlos Rilova Jericó

Ésta de la que hoy hablaremos aquí, aunque sea sólo breve, resumidamente, es una fracción de la Historia que muchos pensarán fue imposible.

Principalmente porque el escenario en el que tuvo lugar está, valga la redundancia, fuera de lugar. Al menos en un imaginario histórico muy limitado, como ocurre con frecuencia -y no creo que me canse de repetirlo- con el nuestro, el de más allá del Sur de los Pirineos.

El caso ocurrió en el mes de febrero de 1917, cerca de esa famosa cordillera. Fue reflejado en varios periódicos de San Sebastián. En aquel momento una ciudad importante por, entre otras razones más allá de ser un centro de veraneo de élite, ser lo mismo que Berna o Estocolmo. Es decir: una importante capital de un país neutral en la guerra que llevaba ya tres años desgarrando Europa, desde agosto de 1914, y de la que, por supuesto, ya hemos hablado por aquí unas cuantas veces y, espero, habrá ocasión de hablar otras tantas más.

Las versiones que se dieron sobre aquel incidente son de lo más reveladoras. Los periódicos germanófilos como “La Constancia” -ya recordarán que hablé de tan peculiar rotativo no ha

Ver Post
¿El avance de la civilización?. Un periódico donostiarra describe la primera batalla de tanques durante la Primera Guerra Mundial (27 de abril de 1918)
img
Carlos Rilova | 19-09-2016 | 17:57 |0

Por Carlos Rilova Jericó

No he podido resistirme a basar el correo de la historia de hoy en un fragmento que he arrancado de la prensa donostiarra de 1918. Lo descubrí esta semana pasada mientras terminaba mi investigación sobre el espionaje en San Sebastián durante la Primera Guerra Mundial.

La noticia estaba en la página 3 del ejemplar de la Hemeroteca municipal de San Sebastián de “El Liberal Guipuzcoano”. Un diario que aparecía por las tardes en aquella rutilante ciudad -que aún conservaba el brillo y el brío de la “Belle Époque”- pero que, a pesar de eso, de manera más bien indirecta, vivía muy de cerca los acontecimientos de aquella “Gran Guerra”.

Este periódico, contrario a Alemania, decididamente antigermanófilo como toda (o casi toda) la prensa española de izquierdas de esa época, reproducía, entre otras muchas noticias remitidas desde los distintos cuarteles generales, una que le llegaba desde Londres y titulaba “La primera batalla de tanques”.

Algo así era todo un hallazgo -aunque no fuera precisamente una novedad (consulten la Wikipedia anglosajona y lo comprobarán) ni el que yo andaba buscando-, que se pusiera fecha y

Ver Post
Mito, leyenda, Historia... Los espectros del Somme, el San Sebastián de la “Belle Époque” y la caída de Mata Hari (verano de 1916-invierno de 1917)
img
Carlos Rilova | 30-08-2016 | 08:31 |0

Por Carlos Rilova Jericó

Como ya saben quienes siguen este correo de la Historia todas, o casi todas, las semanas, uno de los numerosos frentes históricos en los que ando combatiendo mis “combates por la Historia”, como los llamó Lucien Febvre, es el de la Primera Guerra Mundial.

Moviéndome por esas trincheras, esas tierras de nadie históricas, esos pozos envenenados con restos de gas mostaza sobre alambradas que recuerdan al esqueleto de una civilización muerta (la europea de la autocomplaciente “Belle Époque”), he ido a dar, voluntariamente, al frente menos conocido de esa guerra. Es decir, al de los casinos y hoteles de lujo, en las ciudades neutrales donde se había refugiado todo el dinero y el lujo de aquella Europa en guerra.

Uno de esos escenarios de esa versión secreta de la “Gran Guerra” fue San Sebastián y, hasta cierto punto, puede decirse que fue un escenario privilegiado. Un Austerlitz, un Wagram, un Waterloo de la guerra de espías que se desarrolló paralela a la otra guerra. La de los tanques, la de las cargas suicidas de Caballería o Infantería frente a secciones de ametralladoras, la del gas venenoso que llegaba vertiendo una

Ver Post
Corsarios vascos, generales, diplomáticos, reyes y reinas. Una historia de la Historia de la Guerra de Sucesión austriaca (1740-1748)
img
Carlos Rilova | 11-07-2016 | 09:44 |0

Por Carlos Rilova Jericó

Como decía aquella canción de los inefables Undertones, ya está aquí el verano. Y con él vienen los viajes a la costa, a puertos pintorescos, a playas masificadas pero aun así sugestivas. Al menos a ciertas horas del día.

Y todo eso, tal vez, despierta nuestra ansia de saber qué pasó en algunos de esos lugares hace muchos años, cuando vemos, aunque sea de soslayo, casi oculta por la masa de veraneantes de la que formamos parte y los anuncios de helados y refrescos, una pared de piedras que no parecen puestas allí antes de ayer sino hace mucho, mucho tiempo, o cañones clavados en los muelles que, indudablemente, debieron ser parte de la Artillería de un barco de vela también hace muchos, muchos años.

Quizás por todo eso sea un buen momento para traer a este correo de la Historia algún retazo de esa Historia del Mar que parece esconderse detrás de esos rincones ahora convertidos en destinos turísticos.

El retazo del que hablaré, llegó a mí mientras recogía información para completar un trabajo sobre la Guerra de Sucesión austriaca que publicaré -espero- en unos meses.

La información que obtuve de aquel documento

Ver Post
Espías en la Bella Easo. La Historia y la última misión de Mata-Hari en San Sebastián (1916-2016)
img
Carlos Rilova | 16-05-2016 | 09:49 |0

Por Carlos Rilova Jericó

Hoy voy a intentar conjugar en este nuevo correo de la Historia mis deberes para con el público que lo sigue y para con la Asociación que lo respalda (la de historiadores guipuzcoanos Miguel de Aranburu. Como ya sabrán, si se han fijado en la información que aparece en la pantalla a mano derecha,).

Así pues voy a hablar de una figura histórica seguramente fascinante para la mayor parte del público que lee Historia: Mata-Hari, nombre artístico de una bailarina exótica de la “Belle époque” que, como veremos, acabó su vida trágicamente.

Voy a hablar de ella no sólo porque sea fascinante para un gran público sino porque es, en cierto modo, el eje de uno de los grandes proyectos de la Asociación de historiadores guipuzcoanos para este año: un ciclo de cinco conferencias que, financiadas por la Sociedad Municipal de Fomento de San Sebastián, empiezan este miércoles día 19, a las siete de la tarde, en el salón Zubia del Hotel María Cristina de esa ciudad. Uno de los lujosos escenarios de la vida de Mata-Hari, por cierto.

El objetivo de esas cinco conferencias es tratar de divulgar para un público diverso (tanto

Ver Post
De mitos y leyendas sobre la Tamborrada de San Sebastián. De la Historia de las guerras napoleónicas al día de hoy
img
Carlos Rilova | 18-01-2016 | 10:34 |0

Por Carlos Rilova Jericó

Esta semana  ciertamente no sabía yo muy bien de qué escribir. Había temas de lo más variado.

Sólo para empezar estaba la cuestión catalana, una vez más. Luego la formación en Madrid de un parlamento atípico que no se habría visto en Occidente desde tiempos de la revolución francesa, por lo menos.

Sin embargo, de todo lo que podría haber elegido, me he decidido por un tema que muchos tildarán de localista, puesto que yo soy donostiarra -como ya sabrán quienes leen esta página habitualmente- y el tema en cuestión gira en torno a lo que podría etiquetarse de “Historia local” de esa ciudad.

Pese a eso, como esta semana es el 20 de enero, San Sebastián, el patrono de la aludida ciudad natal del que estas líneas escribe, no he podido resistir la tentación de hablar de la Historia que hay detrás de esa celebración que hoy se resume -casi de manera única- en la celebración de un desfile de grandes y, sobre todo, pequeños tamborreros, vestidos con uniformes de época inequívocamente napoleónica.

Bien, y ahí surge la pregunta histórica: ¿cómo se llegó a esta celebración del día de San Sebastián en esta

Ver Post
La Bahía de La Concha no siempre fue un “marco incomparable”. Breve descripción de un ataque suicida durante la Primera Guerra Carlista (5 de mayo de 1836)
img
Carlos Rilova | 17-08-2015 | 09:37 |0

Por Carlos Rilova Jericó

Como saben bien los que veranean en San Sebastián, ya para finales de mayo, y aún incluso a principios de ese mes, si el tiempo lo permite, las playas de la ciudad, tan transitadas por un Turismo selecto y cada vez más internacional, se suelen llenar de visitantes y vecinos que quieren aprovechar eso que, medio en broma medio en serio, los donostiarras suelen llamar “el marco incomparable”. Fundamentalmente la gran bahía de La Concha desde el Club Naútico hasta el Peine de los Vientos de Chillida, pasando por la otra gran playa de esa bahía: Ondarreta.

Luego llega ya el pleno verano y hasta bien entrado septiembre -otra vez si el tiempo lo permite- se sigue sacando rentabilidad al famoso “marco incomparable”. Para pasear, para ir a la playa a nadar y tomar el sol, para ver los fuegos artificiales de la Semana Grande con el imprescindible helado en mano… En fin, para pasarlo bien, para veranear, con todo lo que ese verbo implica.

Bien, pues hubo un tiempo en el que las cosas tenían una cara mucho más fea, nada veraniega -la idea del veraneo estaba en esas fechas, 1836, sólo a punto de inventarse- tanto para los vecinos de la

Ver Post
¿Es en serio o es en broma?. La trastienda de los documentos históricos y los cambios de opinión sobre Lord Wellington (San Sebastián de 1813 a 1828 pasando por 1815)
img
Carlos Rilova | 08-12-2014 | 10:15 |0

 

Por Carlos Rilova Jericó

La opinión de Jane Austen sobre la Historia que, como ya les he dicho alguna vez en este correo de la Historia, era creer que la mayor parte de ella era ficción, parece estar bien extendida.

Muchas veces me he encontrado, incluso entre compañeros de otras ciencias que no son la nuestra -es decir, la Historia-, la idea de que quienes reconstruimos el pasado lo hacemos no a base de método científico, sino de leyendas y rumores. Incluso algunos creen que basta con la intuición personal para hacer esta tarea tan delicada.

Pues no, nada más alejado de la realidad. Y esa curiosa circunstancia es la que me ha llevado a elegir este tema como eje de este nuevo correo de la Historia, amortizando así, al menos en una ínfima parte, las investigaciones que estoy finalizando en estos momentos.

En efecto, ando manejando últimamente documentación sobre un personaje histórico famoso y muy controvertido. Al menos en mi ciudad, San Sebastián.

Me refiero a no otro que el duque de Wellington, Arthur Wellesley, general en jefe de los ejércitos aliados que de 1808 a 1813 combaten en la Península, después, en 1814, en Francia y, finalmente,

Ver Post
Los acontecimientos y no-acontecimientos históricos. Del “9-N” catalán a la caída del Muro de Berlín hace 25 años
img
Carlos Rilova | 10-11-2014 | 10:32 |0

 

Por Carlos Rilova Jericó

Hoy, 10 de noviembre de 2014, se supone que tocaría hablar en una sección como esta, titulada el correo de la Historia, de hechos que podemos calificar como históricos.

Por ejemplo la consulta independentista, no se sabe si de pega, en serio, en broma  o qué, celebrada ayer en Cataluña, o el 25 aniversario de la caída del Muro de  Berlín.

Pues no, no voy a hablar de ninguna de ambas cosas. O por lo menos no voy a  hablar demasiado de ninguna de ambas cosas.

Tomé esa decisión el jueves después de asistir, más o menos impávido, a las  afirmaciones de una periodista de referencia española, Carmen del Riego, en el  programa de debate de TVE “La noche en 24 horas”.

Hablaban en esa mesa, cómo no, de la famosa encuesta del CIS, del ascenso -al  parecer imparable- de Podemos y de todo el etcétera que va detrás de esa cuestión.

En ese momento la citada periodista dijo que no se podía estar esperando y  temiendo que Podemos fuera a provocar un cataclismo político, que lo mismo se  decía de la coalición de izquierda abertzale Bildu y que ahora estaban ahí, en San  Sebastián, gobernando y no pasaba

Ver Post
Una mentira repetida mil veces no es Historia, es una mentira. San Sebastián, las guerras napoleónicas y un penoso Bicentenario (1814-2014)
img
Carlos Rilova | 01-09-2014 | 09:36 |0

 

Por Carlos Rilova Jericó

Hoy pensaba tomarme las cosas con más calma con este nuevo correo de la Historia. Pero no he podido.

¿La razón?. Pues una tan pesada como sencilla: esta semana he vuelto a encontrarme “buru-belarri” -así se dice “de cabeza” en euskera- con una nueva sarta de esos despropósitos sobre la Historia de las guerras napoleónicas y San Sebastián que se están poniendo sobre la mesa cultural de esa ciudad desde hace unos años y desde 2013 aún con más intensidad.

En efecto, el año pasado, con motivo del cumplimiento redondo del bicentenario de la destrucción -en el verano de 1813- de esa ciudad, San Sebastián -que en 2016 va a ser capital cultural de Europa-, se trató de colocar contrabando pseudohistórico como Historia. De hecho, como la única Historia posible de lo que había ocurrido.

Como comprenderán, para una Asociación de historiadores que además lleva el adjetivo “guipuzcoanos”, eso era, sencillamente, inaceptable. Y eso que quienes son parte de la misma no somos precisamente un poder fáctico, ni nos dedicamos a exigir, cual “Feldgendarme” nazi, títulos académicos que demuestren que se sabe de lo

Ver Post
El ingenio del ingeniero. Homenaje a Pedro Manuel de Ugartemendia en la enésima reconstrucción de San Sebastián (1814-2014)
img
Carlos Rilova | 10-02-2014 | 16:24 |0

Por Carlos Rilova Jericó 

Dado el tren de “tormentas perfectas” que está sufriendo todo el arco atlántico europeo -Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco, Galés…- sabía que, tarde o temprano, algo tenía que escribir del tema. Lo que no sabía era por dónde enfocar el asunto diciendo algo mínimamente sensato sobre ello y que, además, tuviera que ver con la Historia. Que de eso se trata en esta página, como ya se habrán percatado, quienes la leen cada lunes.

El problema, al final, se resolvió dando un nuevo repaso a los déficits del Bicentenario de la Guerra de Independencia en el País Vasco y, más concretamente, en San Sebastián.

Fue así como, por asociación de ideas, me acordé de Pedro Manuel de Ugartemendia. Un protagonista de aquellos hechos y que, además, construyó la ciudad que el mar ha estado a punto de tragarse en estos últimos siete días.

Es un personaje, como muchos de aquella época -por ejemplo su convecino, el muy reaccionario Juan Bautista de Erro-, rodeado de circunstancias novelescas, dignas de Baroja o de Alejandro Dumas padre, y desde luego digno de algo más sólido que menciones sueltas aquí y allá en

Ver Post
La penúltima campaña de las guerras napoleónicas (XI). Los misterios de la batalla de San Sebastián (junio-agosto de 1813) y la lectura pública de un documento histórico
img
Carlos Rilova | 26-08-2013 | 09:34 |0

Por Carlos Rilova Jericó

Ayer mismo, el domingo 25 de agosto de 2013, se procedió en las calles de San Sebastián a la lectura de un documento histórico que en unos meses cumplirá la venerable cifra de dos siglos de antigüedad.

Así las cosas, acertarán los que hayan pensado al leer estas líneas que el documento en cuestión es uno relacionado con las guerras napoleónicas y, por supuesto, con la penúltima campaña de las mismas desarrollada, fundamentalmente, en territorio guipuzcoano y navarro.

Para ir concretando, se trataba del que contiene los 79 testimonios recogidos por el juez de primera instancia de San Sebastián, Pablo Antonio de Arizpe, a partir del mes de octubre de 1813. Exhaustivas investigaciones como la firmada por Luis Murugarren Zamora en 1993, ya han dado buena cuenta de su contenido. E incluso han transcrito completamente ese documento del Archivo Municipal de San Sebastián, donde se conserva una copia encuadernada del mismo.

Para los que no hayan leído ese libro, ya agotado, ni hayan podido asistir a un par de conferencias impartidas por el profesor Luis Castells Arteche en las que hacía un minucioso análisis de ese documento,

Ver Post

Otros Blogs de Autor