Diario Vasco
img
‘Goat’, el lado oscuro de la universidad
img
Asier Manrique | 08-08-2017 | 10:30

Crítica Goat | Nick JonasGOAT

Título original: Goat

Año: 2016

Duración: 96 minutos

País: Estados Unidos

DirectorAndrew Neel

GuionDavid Gordon Green, Brad Land, Andrew Neel y Mike Roberts

MúsicaArian Miranda

FotografíaEthan Palmer

RepartoNick Jonas, Ben Schnetzer, James Franco, Gus Halper, Virginia Gardner,Danny Flaherty, Jake Picking, Austin Lyon, Chase Crawford, Trent Rowland,Patrick Murney, Jon Osbeck, Eric Staves, Will Pullen, Brock Yurich, William Cross y Angel Kerns

ProductoraGreat Point Media / Killer Films / Fresh Jade / RabbitBandini Productions

Género: Drama

Traumatizado por un terrible asalto, un chico de 19 años se matricula en la universidad con su hermano, y ambos se unen a la misma fraternidad. Lo que ocurre en ella pone a prueba al chico y a su lealtad por su hermano.

En los últimos años Hollywood ha lanzado varias películas y documentales que abordan uno de los problemas que más preocupan a sus ciudadanos: las novatadas en las fraternidades de las universidades. Una de esas películas es, la desconocida en España, ‘Goat’, protagonizada por Nick JonasBen Schnetzer (Snowden).

Crítica Goat | Nick Jonas

Manteniéndose en un plano externo a todo lo que sucede en la cinta, Andrew Neel no quiere implicarse en si está bien o está mal lo que sucede. Nos presenta los hechos, no se corta demasiado con ellos y busca impactar en el espectador de una manera desgarradora y en ocasiones sádica.

Todo esto choca mucho más cuando se presupone que la universidad es un lugar de gente educada y madura. Un espacio donde estas atrocidades bárbaras no deberían tener cabida. Además, en la propia cinta choca la idea que los miembros de la fraternidad tienen de ellos mismo, de señores y caballeros, con las pruebas de iniciación que practican con aquellos que esperan ingresar en ese club de “machitos”.

Crítica Goat | Nick Jonas

Al igual que ocurre con la célebre Funny Games, o la polaca Playground, que pasó por el último Festival de San Sebastián, ‘Goat’ se hace desagradable de ver en ocasiones. La dureza de las escenas, explícitas y retratadas sin cortapisas consigue llegar como un terrible mazazo al espectador. El efecto se redobla, pienso, fuera de Estados Unidos, donde estas prácticas no son ni remótamente habituales en las universidades.

La cinta independiente cuenta con dos actores de altura, los mencionados Jonas Schnetzer, y un cameo que luego abordaré. Es Schnetzer quien soporta el mayor peso de la trama sobre sus hombros. Es él la víctima de las novatadas, el que aspira a entrar en la fraternidad de su hermano (Jonas), el que sufre un incidente que le deja marcado antes incluso de llegar al campus. Ya dio muestras de ser un actor solvente e interesante para el cine indie en Pride pero aquí, sin un reparto tan coral, consigue brillar mucho más con luz propia.

Crítica Goat | Nick Jonas

Nick Jonas, ya alejado de todo lo que supuso el boom de los Jonas Brothers, está dejando visos de ser un actor más que interesante por sus papeles en televisión y cine. Si bien no es Schnetzer, consigue dotar a su personaje de credibilidad, y es el que más puede empatizar con el público de la película. Este papel, así como los que ha interpretado en ‘Scream Queens’ y la infravalorada y desconocida serie ‘Kingdom’ le han valido para ganarse el respeto del mundo de la actuación como ya hizo con el mundo de la música. Una estrella en ciernes que no nos debería sorprender ver aquí y allá en los próximos años.

El mencionado cameo recae en James Franco (El origen del planeta de los simios). Aunque su papel es más extenso que el brevísimo con el que contó en Alien Coventant, tampoco es que aporte demasiado. Lo único que consigue es romper la narración, saca al espectador de su lugar y finalmente desaparece. Podría haberse hecho sin él, claro, pero es siempre interesante contar con nombres de su nivel, máxime en una cinta independiente como esta.

Crítica Goat | Nick Jonas

Lo mejor: Sirve para dar a conocer una problemática que ignoramos fuera de los Estados Unidos.

Lo peor: A pesar de durar 96 minutos puede hacerse eterna por la violencia explícita que muestra. Es incómoda de ver.

Crítica Goat | Nick Jonas

 

Sobre el autor Asier Manrique
Cine de ayer, hoy y de siempre en El Fotograma

Otros Blogs de Autor