Diario Vasco
img
Berlin AlexanderPlatz : Rainer Werner Fassbinder, un genio
img
Lorenzo Mejino | 18-05-2017 | 23:05

La semana que hemos dedicado a las ficciones alemanas hemos querido finalizarla a lo grande recordando “Berlin AlexanderPlatz “ una de esas series que han pasado a formar parte de la historia de la televisión, demostrando que los trabajos televisivos interesantes de los grandes directores de cine, no es una cosa tan reciente y novedosa como algunos están convencidos ni empezaron con “ Twin Peaks” como insisten otros.

La miniserie del gran Rainer Werner Fassbinder es todo un ejercicio de complejidad con una narrativa densa y estimulante, en un trasfondo político crítico, ante los condicionantes de la república de Weimar como germen que permitió el crecimiento, ascenso y posterior dominio del nazismo. Todo ello presentado  a través de los ojos de su protagonista, Franz Biberkopf, un perdedor de manual y un ser bastante deleznable que es el espejo por el que Fassbinder critica salvajemente la Alemania de sus antepasados.

No se me ocurría mejor colofón a nuestra semana alemana, que dedicarle nuestro tiempo del recuerdo de los viernes a una de las obras indispensables de la historia televisiva no solo europea sino mundial, como demuestra el estatus de serie de culto que sigue teniendo en muchos críticos estadounidenses y europeos, treinta y cinco años después de su realización

Ficha: Berlin AlexanderPlatz 13 episodios + 1 epilogo. 60-120 min    Oct 1980-Dic 1980 Cadena: WDR (D) – La 2 (E)

Sinopsis: Franz Biberkopf sale de la prisión de Tegel en Berlin en 1928, tras una condena de cuatro años, por haber matado de forma accidental a su ex-novia Ida. Franz es un personaje bastante abyecto que no tarda en atacar sexualmente a la hermana de Ida, mientras intenta ganarse la vida con ventas de cosas inútiles en el metro de Berlin.

Su situación  se hace más delicada, cuando la policía le comunica la prohibición para moverse por determinadas zonas del centro berlinés, por su pasado como delincuente, lo que le lleva a flirtear tanto con el nazismo como con el comunismo, con una azarosa vida amorosa que le lleva por la vida de mal en peor.

El inicio: Reiner Werner Fassbinder siempre había sentido una enorme fascinación por la novela de Alfred Döblin, Berlin AlexanderPlatz, publicada en 1929, de la que había utilizado citas en varias de sus películas, siempre con la idea en mente de recrear ese fascinante mundo de la república de Weimar, que ya fue llevado al cine en 1931, con guión del propio Döblin.

Fassbinder fue el niño prodigio del cine alemán como principal inspirador del nuevo cine alemán, un movimiento similar a la “nouvelle vague “ francesa, que buscaba nuevas formas de expresión artística en el cine.

Director stajanovista con casi cuarenta películas en sus quince años de director, tuvo grandes fracasos que le llevaban a endeudarse hasta las cejas que alternaba con sonados éxitos como “El matrimonio de Maria Braun” que le permitían ponerse al día con sus acreedores.

Poco después de finalizar su película mas conocida y en la cresta de su popularidad, decidió que era el momento de emprender su proyecto mas ambicioso, adaptar su novela de cabecera en dos formatos, el de miniserie, para dar rienda a todas sus ideas, y en formato de película, para condensar toda la historia y con actores taquilleros al frente.

No le costó mucho convencer a la televisión regional alemana WDR (West Deutsche Rundfunk) perteneciente a la ARD, para que se pusiera al frente de una coproducción internacional que involucró también a la RAI italiana, con Fassbinder escribiendo y dirigiendo personalmente las quince horas y media de la miniserie.

Fassbinder era conocido por su rapidez y efectividad en los rodajes, siendo capaz de rodar y montar toda la serie en solo un año, permitiendo su estreno en Alemania el mes de Octubre de 1980, con episodios semanales hasta coincidir el epílogo con el final del año 1980.

La miniserie se convirtió de forma casi automática en una obra de culto absoluto, tanto es así, que se estrenó en los EEUU en 1983, pero en cines que emitían dos o tres capítulos como si fuera una película larga, que la convirtió en una obra venerada por las élites estadounidenses fascinadas por el retrato del Berlin de entreguerras. El primer vídeo es el trailer promocional de la serie.

La trama: La serie es el viaje personal de su protagonista Franz Biberkopf, desde el momento de su excarcelación,  por el inframundo berlinés, con un recorrido que solo puede ir de mal en peor, tanto en el terreno personal como en el financiero.

El protagonista no despierta ninguna simpatía desde el principio, en una opción clara de evitar cualquier empatía con un personaje que en los primeros minutos  se nos muestra como un asesino y un violador, buscando que el espectador lo vea exclusivamente como un guía y en ningún momento como un héroe

Su trayectoria vital es bastante repelente, tanto la personal como la de su entorno, que se puede resumir en intentar sobrevivir a costa de los demás con el mínimo esfuerzo posible, en las antípodas de las virtudes tópicas alemanas del esfuerzo y la constancia. Franz es un vago y un despreciable que solo piensa en satisfacer sus necesidades mas primarias, como beber como un cosaco, comer y beneficiarse a cualquier mujer que se le ponga por delante, incluso ejerciendo como chulo de alguna.

Pero esa actitud no se muestra como si la realizara de forma consciente sino más bien influenciada por un aire tragedia griega, como si su destino estuviera predeterminado por mucho que se esforzara.

La serie nos lleva por  sus aventuras personales, donde aparecen muchos personajes secundarios, amigos de conveniencia que sirven para llevarle de desgracia en desgracia, con las tres mujeres de su vida jugando un papel crucial en su destino, que marcan las tres partes principales de la serie.

En primer lugar tenemos a Lina, una emigrante polaca de buen corazón que acoge a Franz a su salida de la prisión, pero que empieza a preocuparse mucho cuando observa sus flirteos con el naciente nazismo, más aprovechados que ideológicos, como muestra el siguiente vídeo

A ella siguieron Eva, un ex-novia que acababa dejándolo por inútil, cuando se encapricha de Mieze su verdadera obsesión y la causa de su perdición final .La narrativa de Fassbinder es tan personal y particular que es difícil  de etiquetar y menos en una serie tan alejada de los cánones convencionales televisivos no solo de aquella época sino incluso de la actual, algo parecido a sus  muchas obras cinematográficas.

Las imágenes y diálogos nos dan una imagen muy deconstruida de la historia lineal que desarrolla, con saltos temporales y de personajes que solo sirven para hacer evolucionar el personaje como muestra del entorno histórico en el que vive.

Como sucede con muchas series idolatradas actuales, no es una serie sencilla de seguir, debido a que refiere cierto esfuerzo al espectador, pero en este caso el esfuerzo vale la pena y recuerdo en mi caso como me atrapo la historia desde el principio, tanto por lo fascinante de la época que mostraba, como por la repulsión por el protagonista, por el que sentía una especie de atracción fatal como muchos de los personajes de la serie, como explica el propio Fassbinder en esta entrevista.

La serie se emitió en nuestro país bastante tarde, en 1987 creo recordar y los sábados por la noche en la segunda cadena, convirtiéndose en una de las citas ineludibles semanales de mi primera grabadora televisiva, para poder verla con tranquilidad el domingo por la tarde, como recuperación de la resaca sabatina, ya que me hacía pensar y mucho en las cosas que veía, mas en mi caso que había trabajado en Alemania pocos años antes.

Siempre me pareció una serie estimulante y provocadora y como muestra pueden buscar si lo desean análisis completos y pormenorizados con ensayos profundos como los que pueden encontrar por las redes, al haber sido estudiada la serie y su director hasta la saciedad, en especial tras la muerte por sobredosis de Fassbinder en 1983 a los 37 años de edad.

Si tienen curiosidad por conocer una de las verdaderas series importantes de la historia de la televisión, mas allá de la moda actual de proclamación semanal de obras maestras , les recomiendo que le echen un vistazo, porque se encuentra disponible por las redes e incluso se ha editado en DVD en nuestro país, en cambio ninguna de las plataformas actuales de streaming la tiene en su catalogo, otro claro error de estrategia en la búsqueda de suscriptores.

Los actores:
Günter Lamprecht fue el elegido por Fassbinder para el personaje principal de Franz Biberkopf, gracias a los trabajos anteriores que había realizado para el director alemán y su capacidad para entender rápidamente lo que requería de su personaje en cada momento, haciendo una interpretación ejemplar, al darle un cierto punto de humanidad al despreciable Franz.

Lamprecht es tan inmensamente popular en Alemania, como desconocido en el extranjero, ya que fue el primer protagonista en 1970, de la serie matusalén “Tatort” con su primer caso “Taxi nach Leipzig”, en un papel que volvió a retomar en el episodio 1000 de 2016, que fue un remake del original con un cameo de Lamprecht a sus 86 años.

Hanna Schygulla es conocida principalmente por ser la musa y actriz principal de Fassbinder en muchas de sus películas mas celebradas, a pesar de sus memorables peleas que les llevaron a una separación de varios años, como nuestro Almodovar y Carmen Maura, hasta que volvieron a colaborar en el mayor éxito de Fassbinder “El matrimonio de Maria Braun”, tras el que vino el papel de Eva, la amiga ex-prostituta de Franz, que intenta rescatarle de su propio destino.

Schygulla tiene un halo misterioso, distante y enigmático, ideal para películas poco convencionales, por lo que tras la muerte de Fassbinder, decidió concentrarse en su faceta como cantante de cabaret, estableciéndose en París, desde donde hacía incursiones como actriz con realizadores como Bela Tarr o Fatih Akim, siempre alejada de los circuitos convencionales.

La carrera de Barbara Sukowa es similar a la de Hanna Schygulla, aunque su papel de Mieze, la obsesión amorosa de Franz, fue su primer papel importante gracias a la confianza que le dio Fassbinder que siguió trabajando con ella en “Lola”, donde la fue puliendo como una gran señora de la escena.

Mas adelante Sukowa se convirtió en la actriz fetiche de Margerethe Von Trotta, aunque no le hacia ascos si la llamaban a aparecer en miniseries (Space) o películas de Hollywood ( The Sicilian de Michael Cimino) completando una carrera mas que interesante tanto en Europa como en EEUU.

El final:
Fassbinder diseñó la miniserie con trece capítulos, con un epilogo que se emitió en Alemania el mismo día del episodio fina. En dicho epilogo, Fassbinder da rienda suelta a su imaginación, mezclando sueños del propio Frank, con cierres de las historias de algunos personajes de la trama central.

El epilogo consiste básicamente en sacudir de nuevo todos los conceptos que creíamos conocer de la serie y sus personajes, buscando a través de atrevidas formas visuales sacarnos de la zona de confort a la que creíamos haber llegado al final de la miniserie ( en efecto, Mr Robot no ha inventado esto precisamente), en una magnifica vuelta de tuerca final a la historia.

Al estar ambientada en el pasado alemán, la serie ha envejecido bastante bien, excepto en el apartado técnico donde se nota bastante la sobrepasada tecnología de la época, pero que han intentado resolver algunas remasterizaciones del original, como la que muestra el siguiente trailer subtitulado en francés.


Hemos intentado finalizar a lo grande esta semana dedicada a las ficciones alemanas y nada mejor que “Berlin AlexanderPlatz” para hacerlo a un gran nivel (las alternativas eran Derrick, Tatort o Alerta Cobra), que deseo que hayan disfrutado como un servidor escribiéndolas

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Sobre el autor Lorenzo Mejino
Las nuevas tecnologías han cambiado la forma de ver la televisión. Series para gourmets nace con la pretension de ayudar a personalizar su menú televisivo en lo que hace referencia a las series de TV. Analizaremos series actuales, novedades, pequeñas joyas olvidadas y series clásicas dando nuestra opinión personal sobre el nuevo formato de oro del siglo XXI.

Otros Blogs de Autor