Blogs

Asier Manrique

El fotograma

‘Jojo Rabbit’: todo lo que no es ‘La vida es bella’

Jojo RabbitJOJO RABBIT

Título original: Jojo Rabbit

Año: 2019

Duración: 108 minutos

País: Estados Unidos

Dirección: Taika Waititi

Guion: Taika Waititi

Música: Michael Giacchino

Fotografía: Mihai Malaimare Jr.

Reparto: Roman Griffin Davis, Scarlett Johansson, Thomasin McKenzie, Taika Waititi, Sam Rockwell, Rebel Wilson, Alfie Allen, Stephen Merchant y Archie Yates

Productora: Fox Searchlight / Defender Films / Piki Films / Czech Anglo Productions

Género: Comedia / Drama

Sinopsis: Jojo “Rabbit” Betzler es un solitario niño alemán perteneciente a las Juventudes Hitlerianas que ve su mundo puesto patas arriba cuando descubre que su joven madre Rosie esconde en su ático a una niña judía. Con la única ayuda de su mejor amigo imaginario, un niño un poco idiota, Jojo deberá enfrentarse a su ciego nacionalismo. (FilmAffinity)

Tomarse con humor la II Guerra Mundial y el nazismo no siempre sale bien. La vida es bella es el paradigma de este tipo de películas que hacen comedia con este momento histórico tan duro para la humanidad. Desde este pasado fin de semana se une ‘Jojo Rabbit’ a esta lista. Este lo hace con resultados mejores, al menos bajo la opinión de un servidor.

Mientras que Beningni parodiaba la época convirtiendo los campos de concentración en un chiste, aquí no se oculta el horror para hacer chiste con él. La italiana pasaba de puntillas por la realidad siempre que podía. En ‘Jojo Rabbit’, en cambio, se habla directamente al espectador y al protagonista de lo que hay. Se presenta el lado oscuro del nazismo en toda su crudeza. El fanatismo que imperaba en Alemania en la época y las duras consecuencias que tenía coquetear con el nazismo. Aquí no hay lugar para ocultar nada a pesar de que se nos presente la época desde la perspectiva cómica.

Taika Waititi decide hacer coña del fanatismo nazi. Cómo funcionaban las Juventudes Hitlerianas, la falta de información de la población, las absurdas ideas que creían a pies juntillas, etc. No hay nada que la película muestre que no se escape del juicio de la sorna. Pero a su vez es de aplaudir que sea igual de valiente para mostrar el horror con una pátina de candidez para que la película llegue bien a los niños también. ‘Jojo Rabbit’ es de esas películas que deberían ponerse obligatoriamente en un colegio, en un instituto. Y sin opción a pin parental, esta película es un vivo testimonio delo que Europa fue por dejarse abrazar por el totalitarismo más rancio.

El guion de Waititi camina siempre en una cuerda floja de la que nunca se cae. Es contenida cuando debe serlo. Va más allá cuando tiene que hacerlo, y es dramática cuando le toca. Sabe manejar los tiempos, y como un reloj da la campanada cuando llega el momento preciso. Emociona, aterra, dibuja una sonrisa y hasta invita a la lagrimita en sus casi dos horas. Un ritmo que no decae en ningún momento termina por poner la guinda al pastel.

Lo que sí merece un comentario detenido es el lado actoral. Roman Griffin Davis es de lo mejor que se ha podido ver este año. Un niño tan joven como él no desentona para mal entre grandes actores que salpican ‘Jojo Rabbit’. Consigue sostener en sus hombros toda la película y sacarla adelante con lucidez. Lo mismo que ocurre con Thomasin McKenzie, la chica judía con la que entabla relación. Otro descubrimiento más que agradable y a la que espera un futuro brillante. Y sin olvidarme de Archie Yates, al que es imposible no querer dar un abrazo cada vez que sale en pantalla.

Jojo Rabbit

Taika Waititi cumple como Adolf Hitler. Curioso cómo la primera vez que aparece provoca incomodidad en el espectador. Su sola presencia perturba nada más salir, aunque a medida que avanza la película termina siendo el blanco principal de las chanzas. Sam RockwellRebel WilsonAlfie Allen tienen en sus manos los personajes más divertidos, los más exagerados, y los tres se lo pasan en grande. La que lo borda realmente es Scarlett Johansson. Vaya año llevas. Un papel que baila entre el drama y la comedia. No aparece mucho, pero cuando lo hace roba la película, es ella la protagonista.

Lo que más destaca, no obstante es su diseño de producción, muy próximo al estilo de Wes Anderson. El uso de enfoques, planos, encuadres y colores nos recuerda al cine del director de El Gran Hotel Budapest. A su estética hay que sumarle una banda sonora elegida con exquisito cuidado. Que suenen a todo volumen éxitos del pop británico cantados en alemán y que convivan con la música que Michael Giacchino ha compuesto, todo un acierto.

‘Jojo Rabbit’ debería convertirse en obligatorio en las aulas. Una lección con humor de lo que Europa vivió hace menos de 100 años, y lo que podría volver a pasar si no aprendemos de nuestros errores. ‘Jojo Rabbit’ es todo lo que no es La vida es bella, una película que no esconde la mierda debajo de la alfombra. Waititi habla sin tapujos, aunque lo haga con chistes.

Lo mejor: No esconde el drama de la época por dejarse llevar por el humor.

Lo peor: No es del todo potente.

Jojo Rabbit

Cine de ayer, hoy y de siempre en El Fotograma

Sobre el autor

Cine de ayer, hoy y de siempre en El Fotograma


enero 2020
MTWTFSS
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031