Diario Vasco
img
Autor: Ainhoa Coach
¿Cuánto tiempo necesito para superarlo?
img
Ainhoa Cilveti | 01-07-2015 | 7:00| 0

Hace una semana os hablaba de un suceso que me ha causado un disgusto muy grande y del que me está costando sobreponerme. Soy una mujer fuerte, no tengo dudas de ello, pero es verdad, que el “bofetón” emocional y físico que me produjo este hecho fue tan grande, que me está costando superarlo. Además, cuando digo que también me afecto físicamente, se debe a que el tercer día me levanté totalmente coja y con mucho dolor de espalda. Curiosamente, este fin de semana he leído que las emociones que se somatizan en dolor, y se focalizan en la parte inferior de la espalda se deben a problemas económicos, y entiendo que un robo, supone al menos, un trastorno económico.

Casi he terminado los trámites que requieren un suceso como este, y como tengo claro que se han llevado mucho, pero que mi fuerza sigue estando conmigo, he decidido que ya ha pasado el tiempo de estar mal. Imagino que tendré altibajos, que me va a suponer mucho esfuerzo rehacer todo el trabajo de los dos últimos años que se han llevado, y que se me irán los ojos cuando vea en otras personas cosas parecidas a las que me han quitado, pero como he dicho, mi fuerza sigue presente, y cuento con el apoyo de los míos, por lo que no voy a dejar que también me quiten el poder disfrutar del verano y de estar con la familia y los amigos.

Cada persona somos un mundo, todos tenemos algo especial que nos diferencia de los otros, por lo que cada uno va a gestionar un asunto como este como mejor pueda. Imagino, que habrá incluso, a quien le haya ocurrido y no le haya supuesto mucho disgusto, pero sé que hay personas que lo pasan muy mal, que se sienten invadidas en su intimidad, desprotegidas en su propio hogar y vulnerables a cualquiera que pretenda hacerles mal. Sin embargo, es a estas personas a quienes me gustaría poderles transmitir que aunque hay momentos de rabia y de impotencia en los que todo se ve muy negro, es posible conectar con nuestra fuerza y volver a sonreír. En mi caso, lo que me ha servido ha sido saber que soy capaz de salir de la tristeza en la que me encontraba y que es más fuerte, en este caso, mi  fuerza que sus ganas de robar.

Ver Post >
Me han robado
img
Ainhoa Cilveti | 24-06-2015 | 7:00| 0

Hace tres días, tras pasar todo el día en casa, salí a dar un paseo con mi pareja, momento, en el que unos ladrones aprovecharon para entrar a plena luz del día, a robar en casa. Me han quitado algo muy valioso para mi, lleno de recuerdos y de sentimientos, y además de un gran valor económico. También se han llevado el ordenador y el disco duro, con lo que el trabajo de los últimos dos años me ha desaparecido completamente. Como las leyes de Murphy se cumplen, ese día también tenía en casa una cantidad de dinero que no suelo tener, por lo que en mi caso, han tenido pleno al gordo.

Reconozco que llevo unos días en shock. Siempre he sido una persona muy optimista, que no me gusta mirar atrás y que creo que la mejor forma de solucionar los conflictos es avanzando y no dejar que las malas circunstancias se apoderen de nosotros. Pero, no puedo evitar llamarme “tonta” por cómo han ocurrido las cosas. Sé que no es mi culpa, los únicos culpables son los que roban, los que están esperando a que unas personas trabajen y ahorren para llegar y llevárselo todo. Sin embargo, la sensación de sentirme apaleada emocionalmente me está costando quitármela, de saber que he perdido ciertos recuerdos para siempre, y lo que es peor, la sensación de que han allanado mi casa, mi hogar y nuestra privacidad.

Las personas con las que he tenido

que hablar, me consuelan diciéndome que podía haber sido peor, que podíamos haber estado dentro y nos agredieran, o situaciones más graves. Pero, esto no me termina de consolar, me siento apaleada, y puede que suene muy fuerte, o que me esté llevando por la “terribilitis”, pero es como me siento, sin fuerza y emocionalmente afectada. De hecho, desde que ocurrió me duelen los ojos, el estómago y se me cae el pelo. Me he prometido a mí misma, y a mi familia, que no voy a dejar que este hecho afecte más allá del tiempo que necesito para recuperar la normalidad. Por lo que he oído, y en estos últimos días han sido muchas las historias parecidas a la nuestra, es muy normal el estado de ánimo por el que estoy pasando, por este motivo, quiero compartirlo y transmitir la rabia que siento hacia las personas que roban como medio de vida, a la vez, que quiero expresar mi fe en el ser humano, porque si algo deseo, es que no me quiten mi confianza en las personas.

Ver Post >
¿Estás gorda?
img
Ainhoa Cilveti | 17-06-2015 | 7:00| 0

Hace unos días un famoso presentador de televisión le hacía esta pregunta a otra famosa colaboradora y presentadora de televisión en una entrevista. Será porque se supone que este es un tipo transgresor y se le perdona todo, porque si no que me diga alguien como le sienta la pregunta en cuestión a cualquiera de nosotros. Me da lo mismo, hombre o mujer, creo que no me equivoco si digo que a la mayoría de nosotros nos sentaría fatal que nos la hicieran, y más en un medio de comunicación a nivel nacional.

La cuestión, es si de verdad esta pregunta es tan importante como para hacerla en lo que se supone es una conversación interesante. Imagino que cuando alguien se dedica a un medio como la televisión la imagen es importante, pero ¿esto indica tener una talla X, o tener la necesidad de justificar el aspecto físico de una misma? Estamos hartos de oír que estos temas hay que tratarlos con mucha delicadeza ya que hay enfermedades relacionadas con el peso que cada vez afectan a más jóvenes, y desde edades más tempranas. Sin embargo, no pasa nada porque sea tema de debate el aspecto físico de una presentadora y que tenga que ser constantemente cuestionada por no aparecer en la pantalla como una sílfide. Si de verdad, queremos normalizar una talla normal de mujer, ¿no deberíamos dejar de hablar de una presentadora, actriz o cualquier persona pública porque no siga unos cánones de belleza tan rigurosos? ¿Nadie ha pensado nunca tras ver un programa de televisión o una película, que es mucha casualidad que todas las chicas que aparecen en la pantalla tengan casi la misma talla? ¿Es así cómo quieren que no nos sintamos mal cuando nos miramos al espejo y, claro está, sin querer, comparamos? O lo que es peor, porque una ya tiene unos años y sabe que lo importante de la vida no se basa en su aspecto físico, cuando se lo tiene que explicar a un/una adolescente que no se ve bien en el maldito espejo, y esto, es algo muy normal con esta edad, sin importar la talla. Pretendemos que los jóvenes con todos sus altibajos y hormonas danzando sean más sensatos que los directores de casting por ponernos modelos de personas que no se corresponden con la realidad.

Ver Post >
Cinco trucos para preparar nuestra mente ante los exámenes:
img
Ainhoa Cilveti | 10-06-2015 | 7:00| 0

Nos encontramos en plena época de exámenes, inmersos en el estado de nervios que envuelve a estudiantes. Pero, los exámenes, son simplemente una fase más del curso, una etapa que hay que afrontar con ánimos para poder superarlos de la mejor forma posible. Por esta razón, quiero sugerir 5 trucos que nos van a ayudar a sobrellevar mejor esta etapa y poder obtener los resultados deseados.

 

  1. Pensar que es posible: Es muy importante considerarlos como un reto que se quiere superar con la mejor de las cualificaciones. Si los vemos como algo posible, que está a nuestro alcance, y que además nos permite demostrar lo que hemos aprendido y lo que nos hemos esforzado durante el curso, los veremos de forma más accesible. En los casos en los que se es consciente que durante el curso no se ha hecho todo lo que uno debería, también es importante considerarlos como un obstáculo accesible, siempre diciéndonos a nosotros mismos que somos capaces de hacerlo. Con este primer paso, ya tenemos mucho ganado a la hora de sentarnos a estudiar.

     

  2. Visualizarse estudiando y haciendo tranquilamente el examen:Es también otra forma de entrenar nuestra mente, el que nos visualicemos a nosotros mismos estudiando de forma eficiente y pudiendo hacer tranquilamente los exámenes. El fijar esta idea en nuestra cabeza nos va a permitir que se haga realidad de forma más sencilla.

     

  3. Utilizar el modelo de estudio más adecuado para cada asignatura:Tenemos que tener en cuenta, que no todos somos iguales, y que cada uno, tiene su método de estudio que mejores resultados le ofrece. También, tenemos que tener en cuenta, que no todas las asignaturas necesitan nuestros mismos recursos, y que por lo tanto, no podemos estudiarlas de la misma forma. Conocer este aspecto de nosotros mismos es fundamental a la hora de afrontar cualquier tipo de estudio o formación.

  4. Relajarse antes de dirigirse al examen:Ha llegado el momento crucial, y como somos más eficaces y fructíferos cuando nos enfrentamos ante una situación de forma relajada y tranquila, saber mantenernos serenos, nos ayuda a poder disponer mejor de nuestra mente y nuestros recursos, y de esta forma obtener mejores resultados.

     

  5. Leer y repasar bien las preguntas:Puede parecer una obviedad, pero a veces, las prisas nos juegan malas pasadas, y contestamos aquello que no nos preguntan o decimos o escribimos lo que no queríamos. Repasar es cuestión de unos minutos y nos puede ser de gran ayuda en nuestro resultado final.

Ver Post >
Pitar en un Partido
img
Ainhoa Cilveti | 03-06-2015 | 7:00| 0

Hace unos días se ha producido una gran pitada en una final de fútbol, teniendo mucha repercusión a todos los niveles. No quiero entrar sobre quien tiene razón, si los clubs deberían ser sancionados o no, ni si deberían legislar para que en un futuro no vuelva a ocurrir, simplemente quiero trasladar una cuestión: ¿Es necesario manifestar lo que pensamos en todos los lugares?

Creo que todo el mundo tiene derecho a manifestar lo que piensa, pero como he dicho en otras ocasiones, teniendo en cuenta lo que la otra persona va a sentir cuando esta se expresa. Que decir las cosas a la cara no sirve de nada si el de enfrente no quiere escuchar nuestra opinión, y que si no nos la piden, más vale no decirla. ¿Qué nos hace suponer que nuestros pensamientos son tan importantes como para ir propagándolos por el mundo sin medir las consecuencias?

No creo que sólo se trate de un tema de nacionalismos, tal y como lo quieren vender, sino de respeto. Si se acude a una competición que representa a una institución, creo que es considerado mantener respeto hacia esa persona, y no hacerle pasar por el trance de tener que escuchar una pitada. Quiero aclarar que no soy monárquica, pero tampoco iría a una recepción real a insultar al rey, por lo que considero una falta de respeto lo que el otro día pasó.

Pero, aún me pareció más grave un detalle que vi en uno de los dirigentes que acompañaba al rey en el palco, y es la media sonrisa que mantenía mientras la pitada ocurría. No hace falta ser un experto en comunicación no verbal para darse cuenta que le estaba divirtiendo el hecho en cuestión, algo que a mi parecer, es más grave que el hecho de que ochenta mil personas piten, ya que este es un representante del pueblo, y si ha accedido a acudir al palco, debería saber comportarse de forma neutra. Por supuesto, tiene derecho a plantarse y no acudir, pero quizá no creyó que esta decisión era la acertada. De todos modos, sobre todo, lo que me ha extrañado era no haber oído ni leído comentarios al respecto, cuando se ha hablado tanto de este tema.

Ver Post >

Categorías

Etiquetas

No hay tags a mostrar

Otros Blogs de Autor