Diario Vasco
img
Autor: Ainhoa Coach
img
Ainhoa Cilveti | 26-08-2015 | 7:00| 0

Durante una sesión de los últimos días, surgió el tema de lo que a esta persona le supone el esfuerzo y lo que él entendía por esforzarse. Por supuesto, es un tema muy subjetivo y sobre el que cada uno va a tener una opinión, pero me llamó la atención, que alegara no haber aprendido de pequeño a esforzarse, ya que consiguió pasar de cursos sin tener que realizarlo, por lo que ahora, al no estar acostumbrado a hacerlo, cree que le cuesta más que a los demás. Por supuesto, es muy cómodo quedarse con esta idea, pensando que a los demás les es más fácil y parapetarse en esa idea.

Sin embargo, a mí me ha llevado a una reflexión, y es que en verdad, niños que han necesitado esforzarse más que otros en su infancia, luego han estado más preparados para afrontar mayores retos de forma más eficaz. No se trata de hacer la vida imposible a nuestros hijos para prepararles al futuro, pero sí, no facilitarles cada aspecto de su vida, sino dejarles que sean ellos mismos quienes afronten y superen sus obstáculos, para que, el día de mañana, tengan los recursos necesarios para hacerlo, y sobre todo, que sepan cómo utilizar esos recursos. Últimamente, hay un debate general sobre como sobreprotegemos a nuestros hijos, y creo sinceramente, que esta es una consecuencia de querer defenderlos de todo lo que les ocurre, sin darnos cuenta que lo único que logramos es hacerles más débiles e incapaces, o al menos que ellos se consideren así.

Es verdad, que a esforzarse hay que aprender y que no todos tenemos la misma capacidad para hacerlo. Cuanto más practicamos más fácil nos va a resultar, y no sólo por poner el esfuerzo en acción, sino también por saber cómo hacer más efectivas nuestras acciones. Cualquiera que haya tenido que repetir una misma acción varias veces es consciente de que a medida que ha ido repitiendo ha ido mejorando su efectividad a la hora de hacerlo, por lo tanto, con esforzarse ocurre lo mismo, y cuanto más lo hagamos, menos esfuerzo nos va a suponer.

Ver Post >
Veinte formas sencillas de hacerte la vida más feliz. Parte IV.
img
Ainhoa Cilveti | 19-08-2015 | 7:00| 0

Hemos llegado al último post para descubrir las veinte formas sencillas de hacernos la vida más fácil. Aunque he aprovechado el verano para escribir sobre ellas, en cualquier momento del año se pueden poner en práctica sin grandes esfuerzos, porque como decía al principio, precisamente de lo que se trata es que lo podamos lograr de una manera fácil, sin que suponga una complicación más de nuestra vida.

16.- En esos momentos en los que nos sentimos tristes, enfadados o estresados, y a veces no sabemos muy bien por qué, aceptar la emoción que tengamos para poderla superar cuanto antes y nos sintamos bien por saberlo hacer de forma rápida y sencilla.

17.- Rodearnos de cosas bonitas como por ejemplo flores o plantas. Si además huelen bien, no sólo nos vamos a beneficiar por su belleza, sino también por su aroma. Las flores y las plantas tienen la cualidad de transmitir su energía a través de su belleza, y con pocos cuidados podemos beneficiarnos de ella.

18.- Utilizar colores que nos animen y nos hagan sentirnos llenos de energía. Estos colores pueden estar en las prendas de ropa que utilicemos, los complementos que llevemos o en cualquier accesorio que usemos. Saber qué colores nos transmiten las diferentes emociones nos puede resultar muy útil para saberlas gestionar.

19.- Utilizar aromas que nos refresquen, nos hagan sentirnos más seductores, sofisticados o lo que la ocasión nos requiera, es una buena opción para sentirnos también mejor. Hoy en día se pueden adquirir muchos tipos de aromas a precios asequibles, y saberlos utilizar nos va a hacer estar más a gusto dentro de nuestro cuerpo.

20.- Disfrutar de la naturaleza que nos rodea y de lo que esta nos ofrece. Puede ser desde la energía de un árbol, el bienestar de un paisaje, o las fuerza de una tormenta. La naturaleza está llena de elementos que nos transmiten emociones positivas, y saber disfrutar de estos nos va a ayudar a sentir estas sensaciones.

Espero que estos pequeños trucos os hayan servido para haceros este verano más agradable y para que de ahora en adelante, no haya excusas para poder ser un poco felices cada día de nuestra vida.

Ver Post >
Veinte formas sencillas de hacerte la vida más feliz. Parte III.
img
Ainhoa Cilveti | 12-08-2015 | 7:00| 0

El verano avanza y nosotros continuamos en nuestro empeño de hacernos la vida más feliz, sobre todo si lo podemos conseguir realizando acciones sencillas que nos proporcionan gran bienestar.

11.- Compartir tiempo con personas que nos proporcionan energía positiva. Proponernos llamar a esa persona/s que nos alegran y nos hacen sentirnos bien simplemente por estar a su lado. Puede parecer un poco egoísta, pero si se lo decimos, se sentirá animado, y no sólo lograremos ser nosotros un poco más felices, sino que la otra persona también lo sea. Eso sí, no vale llamar a alguien para quejarse o someterle a un monólogo por nuestra parte, sino a compartir un tiempo agradable para ambos. “La vida es como un eco, si no te gusta lo que recibes presta atención a lo que mandas”.

12.- Activarte, realizar cualquier actividad que te haga sentirte bien. Puede ser una actividad física, ya que mover el cuerpo nos ayuda a segregar serotonina y por lo tanto a sentirnos mejor, pero también puede ser una actividad más relajada como leer, cocinar o tejer algo sencillo. Crear siempre ayuda a sentirse útil y por lo tanto sentirse orgulloso de uno mismo.

13.- Olvidarnos de malos hábitos o de usos que nos perjudican. Podemos empezar por algo sencillo, como tener una vida menos sedentaria, ingerir menos grasas o azúcares, ver menos la tele, escuchar la música menos alta,…cualquier  costumbre que al modificarla sintamos que estamos trabajando en nuestro beneficio.

14.- Demostrar tu amor hacia los demás, hacia algún familiar cercano, amigo o cualquier persona que se pueda sentir reconfortada y a la que nos gustaría agradar. A veces, por las prisas o por las obligaciones, no tenemos tiempo para estar con las personas a las que queremos. Buscar un rato para compartir con ellas, hacerles una llamada de teléfono o escribirles puede hacerles el día más feliz, y las personas, por nuestro carácter generoso, nos solemos sentir más contentos cuando damos que cuando recibimos, por lo tanto es una buena manera de hacernos sentir una vida más plena.

15.- Hacer algo para ti, cualquier actividad que te ayude a darte cuenta que te quieres y valoras. Saber querernos y cuidarnos es tan importante como hacerlo con los demás, ya que no podemos dar lo que no tenemos, por lo que debemos cuidarnos para poder estar bien y poder ofrecernos a nuestros seres queridos. Cuidarnos nos ayuda a tener una autoestima más alta y sentirnos más capaces de realizar nuestros deseos. Puede tratarse desde dar un paseo, tomarnos un café tranquilamente hasta realizar el viaje de nuestros sueños.

 

Ver Post >
Veinte formas sencillas de hacerte la vida más feliz. Parte II
img
Ainhoa Cilveti | 05-08-2015 | 7:00| 0

Continuando con las posibles alternativas que tenemos para sentirnos más felices, presento en este post las siguientes cinco formas que nos permitan sentirnos mejor. Hay que recordar, que son pautas sencillas, que su propósito es tener una vida más alegre de una forma simple, por lo que tampoco debemos complicarnos demasiado a la hora de realizarlos, de lo contrario, perderían su eficacia.

6.- Crear nuevos sueños. Ilusionarnos con nuevos retos nos ayuda a sentirnos más positivos, y tener siempre algo que nos motive nos hace sentirnos más vivos y felices. No es necesario que nos propongamos grandes retos, pueden ser acciones sencillas que nos hagan sentirnos bien.

7.- Los beneficios de la música para levantar el ánimo ya nadie los discute, por lo que tener a mano música que nos anime y nos motive puede ser una muy buena forma de superar esos momentos de tensión, de enfado, o de tristeza que a veces nos invaden. La mayoría de nosotros, tenemos unas canciones que por lo que nos transmiten o por los recuerdos que nos evocan, nos hacen levantar el ánimo en cuestión de segundos, y los que no las tengan, el descubrir cuáles pueden ser les puede servir de oportunidad para pasar un buen rato.

8. En nuestro armario suele haber alguna prenda que por su forma o comodidad nos hace sentirnos especiales. Utilizarlas nos va a hacernos vernos mejor, por lo que sacarlas del armario y mirarnos al espejo nos va a ayudar a mantener la autoestima más alta. Hay veces, que por ser prendas especiales, las dejamos para ciertas ocasiones que consideramos más importantes, y el utilizarlas cualquier día que nos apetezca, es una buena forma de sentirnos bien.

9.- Reírnos nos alegre al instante, es una de las formas más sencillas e inmediatas que nos llevan a sentirnos bien, por lo que poder hacerlo va a hacer posible una mejora rápida en nuestro humor. No siempre es fácil reírse cuando uno quiere, pero como en el caso de la música, podemos tener a mano chistes, gags o lecturas que nos resulten divertidas y nos ayuden a poderlo hacer. Por supuesto, si lo podemos hacer en compañía, con amigos, el resultado será mucho mejor, ya que esta es una de las mejores terapias que podemos practicar.

10.- Hoy en día, el mundo de la alimentación tiene mucho peso en nuestra sociedad y en nuestra vida, y degustar un plato, un alimento, que nos guste nos va a llevar a través del sentido del gusto a sentirnos bien de forma fácil. Incluso si el plato en cuestión nos resulta difícil de conseguir, lo podemos utilizar también como parte de un reto o sueño del que hablábamos en el primer punto.

Ver Post >
Veinte formas sencillas de hacerte la vida más feliz. Parte I.
img
Ainhoa Cilveti | 29-07-2015 | 7:00| 0

Un año más, y aprovechando la colaboración en el programa de Onda Cero, voy a escribir durante estas cuatro semanas sobre los consejos de los que hablamos en este espacio. Este año, vamos a dar 20 formas sencillas para sentirnos felices, teniendo en cuenta, que de cada pauta, cada persona debe buscar su propio truquillo. Son veinte formas sencillas y divertidas que nos pueden ayudar a hacernos más agradables la vida, y para las que no necesitamos ni gastarnos mucho dinero ni rompernos mucho la cabeza:

1.-Respirar siendo consciente de lo que nuestro cuerpo siente cada vez que se oxigena gracias al aire que inspiramos, logrando relajarnos, recargar energía y oxigenar el cuerpo y la mente. La respiración profunda es un acto muy poco valorado que nos ofrece grandes beneficios.

2- Utilizar aromas para los espacios en los que pasamos tiempo, que nos hagan sentirnos bien, escogiendo los olores que nos transmitan buenas sensaciones o que nos inspiren recuerdos agradables.  Hoy en día hay una gran selección de alternativas: velas, inciensos, mikados, ambientadores…Se trata de elegir aquella forma que nos permita utilizar el olfato como medio de placer.

3.- Leer citas que nos motiven. Pueden ser frases propias o ajenas, que cuando las leamos nos impulsen y nos hagan sentirnos bien. Tenerlas a mano escritas o guardadas en el móvil es una forma de facilitar poderlas leer cuando lo necesitemos.

4.- Pensar algo en lo que agradecer que nos haya ocurrido ese día, semana. mes,… Ser conscientes y agradecidos sobre lo b

ueno que nos ocurre nos ayuda a valorarlo y a trabajar por lograr más situaciones por las que

agradecer.

5.- Programar un plan que nos haga disfrutar. Puede ser desde hacer una excursión a dar un pequeño paseo o compartir un rato agradable con algunos amigos. No significa que tenga que ser nada ostentoso, la mayor parte de las veces, las cosas más sencillas son las que nos hacen más felices, y a veces por falta de tiempo o poca planificación no podemos hacerlas.

Ver Post >

Categorías

Etiquetas

No hay tags a mostrar

Otros Blogs de Autor