Diario Vasco
img
Autor: Historiavarduli
Historia del largo viaje de un soldado (1813-2017)
img
Carlos Rilova | 03-07-2017 | 11:30| 0

Por Carlos Rilova Jericó

Esta última semana he estado realmente atareado con una visita que ha llegado a San Sebastián desde, nada menos, que las Antípodas. Es decir, desde Australia. Se trataba de Michael Osborne, profesor de la Universidad de Newcastle (una ciudad cerca de Sidney que lleva el mismo nombre que la ciudad minera inglesa), ingeniero y concejal del Ayuntamiento de esa ciudad. Aparte de eso Michael Osborne es descendiente del soldado voluntario (y la diferencia con un simple soldado es importante, ya que el voluntario era un aspirante a suboficial u oficial) que se enroló en 1810, con apenas quince años, como reemplazo en el Ejército hispano-anglo-portugués que derrotó a Napoleón en la Península.

El nombre de ese adolescente que eligió entrar en un Ejército que sumaba, por cientos, sus bajas a medida que transcurrían los meses y los años de la guerra, era John McCrohon. Era natural de la ciudad portuaria irlandesa de Limerick. Desde allí viajó hasta Ceuta, donde, en el año 1810, se enroló en el banderín de enganche que tenía allí la guarnición británica que defendía esa plaza fuerte española.

El objetivo de Michael Osborne y su pareja Emma Isherwood (ya casi culminado) ha sido viajar por toda la Península, y Francia, y visitar el mayor número de lugares en los que John McCrohon se jugó la vida en circunstancias dramáticas. Tanto para él como para otros.

Ha sido un largo viaje hecho, en gran parte, en condiciones similares a las que tuvo que afrontar ese Ejército del que ya formaba parte el joven voluntario McCrohon desde 1810.

Así es como llegaron a Vitoria hace una semana, y así es como llegaron a Andoain el miércoles pasado, desde donde el que estas líneas escribe les ha conducido a distintos archivos (general guipuzcoano, municipal de Tolosa…) y puntos de territorio guipuzcoano, y navarro, que tuvieron que ver con el viaje del soldado voluntario John McCrohon.

Lo más interesante de todo esto, aparte de poder ayudar a alguien como historiador en esta odisea, ha sido descubrir una persona que, como Michael Osborne, trata de reconstruir la historia de una pequeña pieza de la gran Historia. Esa escrita por reyes y generales.

Así he ido aprendiendo más sobre aquellos hechos a medida que visitaba con Michael y Emma los lugares donde se suponía había estado John McCrohon o aquellos que, como Pasajes, Fuenterrabía, el monte San Marcial, Vera de Bidasoa…, fueron el escenario de hechos que decidieron el destino final de John McCrohon.

Michael Osborne lo ha querido saber todo. Lo peor, lo malo, lo regular y lo bueno de esa fase guipuzcoana, y navarra, de aquella guerra librada contra el llamado “Tirano de Europa”. Lo ha grabado todo, lo ha fotografiado todo. Y lo ha preguntado todo.

No era para menos en estas latitudes, porque John McCrohon fue, o así parece, uno de los supervivientes de la “forlorn hope” y subsiguientes oleadas suicidas que el 31 de agosto de 1813 tomaron la brecha que permitió, a su vez, tomar San Sebastián.

A partir de ahí Michael Osborne ha querido saber qué pudo ser de su ascendiente en medio de aquel feo asunto que conocemos perfectamente, con su cohorte de asesinato de civiles desarmados, violaciones, robo, saqueo y escenas absolutamente lamentables que tuvieron como escenario una ciudad de San Sebastián que fue quemada hasta los cimientos en su mayor parte.

La respuesta a esa pregunta no es sencilla. Sabemos los grados, al menos los grados, de algunos de los oficiales que se comportaron como personas decentes dentro de la ciudad ya tomada y librada a los excesos de la peor soldadesca que marchaba bajo las banderas británicas y portuguesas. Pero el interrogatorio del juez provincial Pablo de Arizpe, el documento principal donde se recogen los detalles de lo que ocurrió aquella noche y los días siguientes, apenas dice nada de nombres de los militares que tomaron parte en esa acción. No, desde luego, más allá de los de los generales responsables de los condenables sucesos. Como por ejemplo el escocés sir Thomas Graham.

Del resto, apenas sabemos nada. Salvo cómo se condujeron en aquellas circunstancias. Hubo gente que actuó de manera sencillamente infame (y fueron la mayoría). Otros, justo al contrario.

Si leemos la transcripción de ese documento hecha por Luis Murugarren, podemos descubrir escenas macabras tales como la que vio José María de Estibaus, encargado de la Oficina de Correos de la ciudad. Contaba este funcionario que los soldados, tanto “yngleses” como portugueses, trataron de robarle. Si no lo consiguieron fue porque sus oficiales los detuvieron. Aunque no por mucho tiempo. Cuando estos tuvieron que ir a atender la continuación del ataque, los soldados convenientemente rezagados y escaqueados volvieron a las andadas. E incluso le dispararon mientas Estibaus trataba de conseguir la ayuda de otro oficial.

Estibaus también vio cómo en la casa de enfrente a la suya, donde habían matado a su dueño, Bernardo Campos, más soldados “yngleses” y portugueses despachaban varias botellas de aguardiente sin inmutarse por el cadáver, aún caliente, de aquel hombre al que también habían despachado.

En otros casos conocemos, gracias a ese documento, incluso el nombre de oficiales de bajo rango que hicieron justo lo contrario de lo que habían hecho esos soldados. Es lo que ocurre con el alférez portugués del 8º regimiento de cazadores José Carrasco, que libró a unos cuantos donostiarras, hombres y mujeres, de tratos tan infames. Como ya recordamos en otro correo de la Historia anterior a éste. Fechado el 2 de septiembre de 2013.

Entre estos hombres que actuaron correctamente, como nos dice el segundo testimonio recogido por Arizpe -el del tesorero de San Sebastián, Pedro Ygnacio de Olañeta- se destacó algún soldado irlandés, descrito precisamente con esa distinción, y no dentro de ese cajón de sastre de la época -“inglés”- en el que se metía tanto a escoceses, galeses e irlandeses como a ingleses genuinos.

¿Fue John McCrohon ese soldado irlandés (un granadero para ser exacto) o cualquier otro de los muchos soldados y oficiales del “forlorn hope” y la segunda oleada que se comportó como un ser humano decente en medio de aquella locura?.

Creo que es probable. Sobre todo porque McCrohon no era un vulgar soldado. Era un voluntario, alguien que esperaba un ascenso a oficial y, por lo tanto, alguien que debía presentar una conducta intachable (pese a que algunos oficiales, como sabemos por otros testimonios, no actuaron precisamente según esa norma en San Sebastián).

Por otra parte, McCrohon, según me ha sido relatado por su descendiente, tuvo una larga vida, muriendo en el año 1839, con 45 años, destinado en la colonia más lejana de aquella Gran Bretaña a la que él sirvió con tanta dedicación.

Tras los horrores de San Sebastián, estuvo a principios de octubre en el paso del Bidasoa. Cuando comenzó, en serio, la invasión aliada del corazón del Primer Imperio francés. Desde allí marchó hacia el Norte. Estuvo en París, siendo parte de las tropas que ocuparon la capital francesa derrotada. Viajó de nuevo a Inglaterra, pero sólo para ser destinado a la nueva guerra entre británicos y norteamericanos que estaba teniendo lugar en esas fechas y que se prolongó hasta 1815. Después de eso estuvo sirviendo en el clima extremo de las Indias Occidentales. Así hasta recalar en una guarnición australiana seis generaciones atrás a la actual.

Parece pues evidente que el voluntario McCrohon vivió largos años sin necesidad de alcoholizarse y morir joven, acallando con ese método, tan usual entre las filas, una conciencia llena de espantosos fantasmas de pasadas campañas.

Probablemente nunca lo sabremos con certeza. Aunque el descendiente de John McCrohon ya ha dado muchos pasos en la dirección correcta, atreviéndose a saber, a preguntar, a indagar sobre el largo viaje de aquel soldado de las guerras napoleónicas.

Ver Post >
Aprendiendo Historia con un periódico militar de 1860
img
Carlos Rilova | 26-06-2017 | 11:30| 0

Por Carlos Rilova Jericó

Como ya saben quienes leen este correo de la Historia habitualmente son muy diversas las fuentes de inspiración que permiten que cada semana, desde el año 2012, aparezca cada lunes en esta página.

En esta ocasión quien ha facilitado el material y, por tanto, la ocasión, ha sido el sargento 1º Miguel Ángel Domínguez Rubio, responsable de la Sala Histórica del Cuartel de Loyola en San Sebastián.

El material en concreto no tiene rival en las, por otra parte, magníficas hemerotecas guipuzcoanas. Se trata de un conjunto de ejemplares de un periódico que empezó a publicarse en España en un momento verdaderamente especial, a finales del año 1859.

Eso lo convierte, a nivel de los depósitos de documentación periódica guipuzcoanos, en uno de los más antiguos. Y eso, lógicamente, aumenta su valor como fuente de información para reconstruir nuestra Historia.

Las páginas de este periódico titulado “El Mundo Militar”, traían toda una variedad de información. En el número 1, publicado el domingo 13 de noviembre de 1859, su director y fundador Mariano Pérez de Castro, ya avisaba que los contenidos de sus columnas iban a ser variados y que el periódico no era uno de esos periódicos de ocasión, tan característicos de la época, publicado sólo para informar de un hecho bélico concreto. En este caso sobre la Guerra de Marruecos, que en esos momentos libraba la España de Isabel II contra El Majzen de Marruecos.

Quedaba claro por lo que daba a entender Pérez de Castro que “El Mundo Militar” buscaba ponerse a la altura de muchas publicaciones periódicas europeas o norteamericanas que, por entonces, iniciaban su andadura. Como “Le Voleur” de la Francia del Segundo Imperio o el “Harper´s Magazine” que, en su momento, cubrió la Guerra de Secesión entre otros acontecimientos.

Y la verdad es que “El Mundo Militar”, al menos en los ejemplares reunidos de los que dispone a fecha de hoy la Sala Histórica del Cuartel de Loyola, que van del 13 de noviembre de 1859 hasta el 30 de diciembre de 1860, ofrece la misma clase de información variopinta que ofrecen esos otros periódicos europeos o norteamericanos de la época.

Hay, por supuesto, una abundancia de noticias sobre la Guerra de Marruecos, ilustradas con profusión de grabados que están enteramente a la altura de los que se publican en las revistas del exquisito París de Napoleón III. La riqueza de esa información es más que evidente. Incluye hasta los mínimos detalles de la vida militar durante esa guerra. Tanto por lo que se refiere a los marroquíes, como al Ejército español. Así, por ejemplo, en el número del domingo 8 de enero de 1860 aparece incluso un grabado de una de las cantineras que acompañan a esas tropas: Ignacia Martínez, justo debajo de otro donde se recoge, con las dosis de énfasis decimonónico habituales, la muerte en combate del coronel Piniés, jefe del batallón de Cazadores de Madrid.

Pero aparte de eso hay relatos por entregas traídos de fuera de España, como, por ejemplo, un “Episodio de la Guerra de Bretaña”, escrito por Octave Feuillet y traducido para el público de “El Mundo Militar” por D. J. F. Sáenz de Urraca. Igualmente encontramos descripciones de paisajes también ilustrados con grabados. Es el caso de algunas posesiones coloniales españolas como la Bahía de Santa Isabel en la isla de Fernando Poo, que aparece en la portada del número del domingo 9 de diciembre de 1860; también podemos ver otro ejemplo, a doble página, en el número del domingo 30 de diciembre de 1860, con un grabado panorámico en el que se ven, tal y como estaban en esa época, los alrededores de Laredo y Santoña.

Igualmente aparecen diversas colecciones de anécdotas o bien información sobre países distantes, pero dentro de la esfera de influencia imperial española. Caso del reino de Annam, el actual Vietnam, cuyas tropas son retratadas en el número de 25 de diciembre de 1859, por el corresponsal del periódico en aquellas latitudes, el teniente Serafín Olave.

Es también constante la presencia en “El Mundo Militar” de las poderosas máquinas de guerra con las que cuenta ese Ejército: Artillería, vapores como el Vulcano y similares… Igualmente aparecen en sus páginas  grabados sobre avances técnicos civiles, como, por ejemplo, el puente colgante de Lascellas en Huesca, que se retrata en el número del domingo 5 de junio de 1860.

Todo esto es lógico, porque, como ya he dicho, esta publicación es típica del período central de la monarquía de Isabel II y eso significa, por difícil de creer que hoy parezca, que aquella España estaba inmersa en un serio esfuerzo por ponerse a la altura de las naciones más avanzadas de Europa, como Gran Bretaña, por ejemplo, y, además, darlo a conocer.

Esto puede parecer sorprendente para un país como la España actual, donde lo habitual suele ser la contemplación y exhibición morbosa de determinados hechos históricos que, desde distintos medios (TV, Cine, periódicos…), sirven para adoctrinar al gran público español en la idea de que su único sustrato histórico es el de un fracaso casi perpetuo del Paleolítico en adelante.

Esa idea era sencillamente inasumible para un, todavía, elevado porcentaje de la población de la España de la primera mitad del siglo XIX. Dejando aparte a determinados literatos (Mariano José de Larra, por ejemplo), la opinión pública isabelina está deseosa de que le halaguen los oídos, de grandes gestas y otros hechos que demuestran que España no es un país diferente a la Francia de Napoleón III o a la Gran Bretaña de la reina Victoria.

Los cuadros históricos de la época, de 1854 a 1867, tal y como lo recoge la obra del profesor Tomás Pérez Vejo, “España imaginada”, son un buen ejemplo de lo que buscaba aquella España isabelina en la que una burguesía liberal triunfante y creyente en el progreso económico, político y técnico exigía una Historia de España de fácil acceso (visual por tanto) y exaltadora de esos valores.

“El Mundo Militar” ofrece un gran ejemplo de esos afanes de autoreivindicación tan presentes en aquella burguesía española de plena época isabelina. La misma que compraba periódicos como éste. A ese respecto es muy revelador un artículo  publicado en el número del domingo 30 de diciembre de 1860. En él se hacía una breve Historia de la censura. Curiosamente el autor de este artículo en varias entregas recordaba el férreo control ideológico ejercido en las naciones protestantes o en lugares dominados por los protestantes. Como la Ginebra donde Juan Calvino quemará al médico español Miguel Servet porque sus teorías científicas contradecían sus dogmas religiosos. O bien, hechos aún menos conocidos, como el carácter de censor que los libreros tuvieron en Inglaterra tanto en los reinados de reyes católicos como María Tudor y Felipe II, como en los de “héroes protestantes” como Isabel I o Guillermo de Orange, a principios y finales del siglo XVII. El articulista de “El Mundo Militar” casi se regodea señalando que los privilegios de los libreros de Londres a lo largo de esas fechas incluían no sólo actuar como censores de qué libros se podían publicar y cuáles no, sino que, además, contaban con permiso para hacer registros en casas particulares e incautar allí los libros que considerasen ideológicamente peligrosos…

Obviamente “El Mundo Militar”, como documento, nos muestra un ejemplo más de esa España isabelina que no se dejaba arredrar por otras naciones europeas y se abría paso a codazos entre ellas. Por ejemplo recordando que no sólo España tenía esqueletos inquisitoriales en sus armarios históricos, o una Historia previa a la consolidación de las monarquías liberales cargada de espías, sayones, hogueras e intolerancia. Algo que, como vemos, encajaba verdaderamente mal en el relato que decía que el mundo anglosajón y protestante siempre había sido progresista, tolerante, de ideas avanzadas y democráticas…

Un cuento histórico ese que, en esas mismas fechas en las que se publicaba este curioso periódico militar español, los historiadores británicos, como Lord Macaulay, estaban fijando hasta convertirlo en un tópico que ha sobrevivido hasta nuestros días, consiguiendo incluso eclipsar a aquella combativa España isabelina. La misma que, como vemos en las páginas de “El Mundo Militar”, no se callaba ante esas incoherencias y falseamientos interesados de las Historias nacionales de sus aliados y socios…

Ver Post >
“El señor Iradier, supongo” o apuntes sobre la pobreza del imaginario histórico hispánico (1868-2017)
img
Carlos Rilova | 19-06-2017 | 11:33| 0

Por Carlos Rilova Jericó

Esta semana podría haber hablado en este nuevo correo de la historia de, por ejemplo, aspectos desconocidos de la Batalla de Waterloo que celebró su 202 aniversario este domingo pasado, pero finalmente no he podido desechar la tentación de escribir algo sobre el eminente victoriano (y vitoriano) Manuel de Iradier y, así las cosas, he pensado que era inevitable dejar ese material para otra ocasión.

La idea de hablar del explorador Manuel de Iradier hace tiempo que me daba vueltas. El detonante final para decidirme a dedicarle un espacio en un correo de la Historia, ha sido alguna reacción que ha seguido a la muerte, verdaderamente heroica, del abogado español Ignacio Echeverria que, como recordaremos, cayó apuñalado por islamistas en el último atentado que, en nombre del DAESH, se perpetró en Londres.

Su única arma, como ya sabemos, era su patinete. Un deporte urbano del que Echeverria era un auténtico fanático y que venía de practicar cuando, sin pensárselo dos veces, se lanzó sobre los islamistas para, según unas versiones, defender a una mujer que estos estaban acuchillando, o, según otras, para ayudar a un “bobbie”, a un policía metropolitano de Londres, que estaba intentando atajar ese mismo ataque.

Desde ese momento no dejaron de aparecer los reconocimientos en la prensa española y en la del resto de Europa. También a nivel mundial.

Así bien aparecieron en los periódicos unas cuantas viñetas que ese día no se dedicaron al humor, sino a rendir homenaje al valeroso acto del joven abogado madrileño.

Precisamente es una de ellas la que nos va a llevar hasta Manuel de Iradier y la cuestión de la pobreza del imaginario histórico hispánico. Esa viñeta apareció en el “ABC” de 8 de junio de 2017, firmada por José Manuel Puebla. En ella se ve a Ignacio Echeverria, con su patinete bajo el brazo, siendo recibido en el Cielo por Don Pelayo y Blas de Lezo, que le hacen un arco triunfal con sus espadas.

Como no podía ser menos en un país como España, las opiniones respecto a esa viñeta han quedado divididas desde un principio. En ese espejo deformante de España que es el famoso Forocoches, hubo un usuario que calificó la viñeta de “cuñadística”.

Yo me limitaré, en esta ocasión, a señalar que la viñeta de Puebla, con o sin intención, mostraba un imaginario histórico realmente pobre. Por supuesto el artista tiene un tiempo y un espacio limitado y así es muy libre de elegir sintetizar su intención en tres figuras y no en un gran friso de, pongamos, 8, 10, ¿12? personajes.

El problema aquí no es ese. El problema es que en casi todos los medios se repite ese pobre esquema que, con intención o sin ella, reflejaba la viñeta de Puebla. Una y otra vez. En redes sociales, en novela histórica… Hoy por hoy parece que no hay más héroes españoles que don Pelayo o Blas de Lezo. Sencillamente asombroso. La impresión de precariedad que eso da es también asombrosa. Difícil de creer, de hecho, en un país que es la cuarta economía de una de las áreas más desarrolladas del Mundo.

En Francia, tan despreciada por ese nacionalismo español de charanga y pandereta, la base mínima del elenco de personajes históricos que se considera han hecho algo heroico, memorable, digno de ser homenajeado, es, como mínimo, de en torno a unas diez figuras básicas a las que se reconoce su valía, sin distinción de sexo o sesgo político (más afín a la Derecha o a la Izquierda). La serie empieza con Vercingétorix. Suele seguir con un equivalente francés al Pelayo español, el rey Clodoveo I. De ahí se pasa a San Luis rey de Francia (el equivalente al rey castellano-leonés Fernando III el Santo). Luego viene Santa Juana de Arco. Luego Francisco I (no sólo equivalente, sino rival del rey-emperador español Carlos I). Después viene Enrique IV (fundador de la dinastía Borbón hoy reinante en España). Tras el simpático rey conocido como el “verde galán”, en esa lista aparece, imprescindible, el equivalente al Conde-Duque de Olivares. Es decir, el cardenal Richelieu. Después Luis XV. Un rey dieciochesco que, aliado a España, hizo unas cuantas guerras. Unas, por cierto, en las que las tropas de línea españolas conquistaron para Francia la hoy famosa Costa Azul (ya saben, Cannes, Niza, etc…). De ahí se suele pasar a los héroes de la época revolucionaria. Como La Tour d´Auvergne, oficial que, por cierto, puso sitio a San Sebastián en 1794. Aunque es más habitual pasar a Napoleón. Esta lista, como ven, tan transversal y tan variada, utilizada para enseñar los fundamentos cívicos a los niños franceses durante generaciones, acaba con Napoleón III, a veces con De Gaulle…

No suelen faltar en ella figuras de grandes exploradores. Por ejemplo Champlain (colonizador y explorador del actual Canadá a principios del siglo XVII), el fundador de la ciudad de Detroit, en 1701, Antoine de la Mothe, que, con su segundo apellido, dio nombre a un hoy famoso coche (el “Cadillac”), o bien Brazza, fundador de Brazzaville en África.

En el imaginario hispánico está claro  -como se deduce de la viñeta de Puebla y de muchas otras fuentes- que tan rica y bien adornada lista, sencillamente, no existe. Así, por ejemplo, es fácil leer comentarios en Internet de personas que, según todos los indicios, son curiosas, leen etc… y, sin embargo, descubren asombradas lo que llaman “exploradores españoles de reglamento”, con salacot y todo. Como es el caso del vitoriano Manuel de Iradier y Bulfy.

El aludido nació en la capital alavesa en 6 de julio de 1854. Desde muy joven se interesó por lo que otra gente de su generación o de la anterior estaba haciendo, tratando de poner algo de luz sobre África. Llamada entonces el continente negro porque, a esas alturas del siglo XIX en las que Iradier actúa, aparte de sus zonas costeras, apenas era conocido.

De hecho, entre 1868 y 1869, cuando un tal Henry Morton Stanley, un periodista y aventurero estadounidense, recaló por Vitoria para enviar crónicas sobre la previsible nueva guerra entre carlistas y liberales tras el triunfo de la revolución Gloriosa, el joven Manuel contactó con él para saber cómo seguir sus pasos de explorador en África. Allí donde Stanley pronunciaría su famosa frase “el dr. Livingstone, supongo”, cuando se encontró con el también famoso explorador británico en el lago Tanganika en 1871.

Stanley, parece ser, recomendó al joven vitoriano que explorase las posesiones españolas en Centroáfrica. Así lo hizo Manuel Iradier, convirtiéndose en ese “explorador de reglamento” al que algunos aluden. Para ello hizo frente a todas las dificultades y las condiciones extremas a las que hicieron frente personajes como Burton, Speke, el propio Henry Morton Stanley o Livingstone. Sí, Manuel Iradier luchó contra fuerzas muy superiores, se jugó la vida ante ellas, como se la pudo jugar, en su día, aquel noble visigodo que hoy llamamos don Pelayo o un general guipuzcoano como Blas de Lezo en el año 1742. O, por resumir la lista, los miles de soldados, misioneros, o exploradores que, desde el siglo XIV, estaban saliendo de la Península para descubrir el Mundo, llevar nuevas ideas a otras partes de él o, sencillamente, levantar mapas de esas tierras desconocidas. Desde Juan de la Cosa en el siglo XV hasta el general Juan Prim a mediados del XIX.

Todos ellos tenían una cara oscura. Como la tenían los héroes franceses o británicos. Por ejemplo, por no dejar de hablar de exploradores decimonónicos de África, son notorias las barbaridades que Stanley perpetró en África mientras exploraba y, de hecho, colonizaba esas tierras para uno de los imperios europeos más crueles que se han conocido: el del rey belga Leopoldo II. Las exploraciones de Iradier, finalmente, sirvieron casi para lo mismo. Es decir, no sólo para conocer mejor esa parte del Mundo, sino para colonizarla y explotarla económicamente hasta bien entrado el siglo XX.

Naturalmente en países avanzados y maduros, como Francia o Gran Bretaña, ese pasado está difundido y perfectamente asimilado. Con esas luces y sombras.

En el imaginario hispánico, eso, naturalmente, es hoy por hoy imposible. Es el único resultado que se puede esperar en un país como la España actual, que ni siquiera conoce su pasado más allá de, apenas, un par de figuras puntuales; un país en el que causa asombro pensar que los españoles han hecho exactamente lo mismo (lo bueno, lo malo y lo peor) que otros europeos; un país, en definitiva, en el que la Historia se trocea en función de las vanidades locales o de las afinidades políticas actuales (“cuidado con Iradier, que era masón”, por ejemplo), buscando hacer exclusivamente local lo que es general. O excluir al enemigo político de cada cual de esa Historia que debería ser común. Como sí lo es en Francia o en Gran Bretaña.

Así las cosas, es imposible hacer nada. Ni tan siquiera rendir decentemente homenajes tan merecidos como el de Ignacio Echeverria. Una vez más lo más asombroso del caso es que ese país, España, siga siendo, todavía, de momento, mínimamente funcional en semejantes condiciones, convirtiéndose así en una verdadera curiosidad histórica digna de estudio. Como cualquier otra anomalía o singularidad (dicho sea todo esto no precisamente en términos de elogio).

.

 

Ver Post >
Descartes, el discurso del Método, la Guerra y el absurdo (1637-2017)
img
Carlos Rilova | 12-06-2017 | 11:31| 0

Por Carlos Rilova Jericó

Esta semana pasada, el 8 de junio, se cumplía el aniversario de la publicación del “Discurso del Método” de René Descartes en el año 1637.

Me pareció una efemérides curiosa. ¿Por qué?, bueno, echando cuentas rápidamente llegue a la conclusión de que Descartes había publicado esa obra de Filosofía, cumbre del pensamiento racional, justo un año y un mes antes de que se iniciase en la frontera guipuzcoana uno de los más grandes asedios que tuvieron lugar durante esa que se llamó Guerra de los Treinta Años.

En efecto, el 7 de julio del año 1638 las primeras avanzadas de un voluminoso ejército francés marchaba ya sobre el Bidasoa y empezaba a acercarse a la zona de marismas que protegía las obras exteriores de la fortaleza de Fuenterrabía (hoy oficialmente Hondarribia).

Ese asedio, vivamente deseado y organizado por el rey Luis XIII y, sobre todo, por su ministro y valido, el cardenal Richelieu, iba a ser formidable por más que (como suele ser lamentablemente habitual) al ser una gran batalla librada justo en la latitud Sur de los Pirineos, sea hoy prácticamente desconocida más allá del nivel local.

Así es, el ejército bajo el mando de un príncipe bastardo de la rama Borbón, la de los Condé, con lo más florido de las tropas reales francesas (incluido el regimiento de quien más adelante será llamado el Gran Condé), está compuesto por 20.000 hombres. Marchan regimientos de Caballería y de Infantería junto con unidades de la más moderna Artillería. Estos especialistas, matemáticos expertos (como el propio Descartes), traen consigo una nueva invención: los morteros. Piezas que pueden lanzar en tiro parabólico bombas que no sólo impactan como las balas de la Artillería convencional. Además de causar destrozos por medio de esos impactos directos, los proyectiles arrojados por los morteros, explotan gracias a una carga de pólvora interior y son capaces de desmontar, con esa sola deflagración, una casa entera.

No sé ha comprobado con absoluta certeza, de momento, pero se dice que es en este asedio de Fuenterrabía, del año 1638, en el que se utilizará por primera vez esa devastadora táctica del bombardeo combinado con el simple cañoneo de la plaza que se quiere tomar.

Ciertamente las crónicas españolas, como la de Palafox,  elaboradas tras la derrota francesa de septiembre de ese año de 1638, indicaban que era algo novedoso. Y terriblemente eficaz. Las bombas entraban por los desvanes de las casas, caían a peso por sus dos o tres pisos intermedios y, con una precisión en efecto matemática, al llegar al zaguán o piso bajo, explotaban reduciendo a escombros la casa entera…

No fueron esas las únicas escenas de drama humano y devastación sangrienta que se vieron ante los muros de Fuenterrabía en aquellos dos meses de asedio de 1638.

Las crónicas hablan de montañas de cadáveres. Es fácil, siguiendo la descripción de esos documentos, saber cómo llegaron a formarse. Entre los regimientos que asedian la fortaleza los tambores suenan con un ritmo hipnótico, tal y como lo cuenta la propia crónica de Palafox. Los alféreces agitan las gigantescas banderas que distinguen y agrupan a cada unidad, dando la señal para marchar con paso medido, como el de un mecanismo de relojería, a cien, doscientos… trescientos hombres moviéndose al unísono como uno sólo, con sus picas y mosquetes, los dientes apretados, bajo sus sombreros o morriones de acero las miradas fijas sobre los muros de la plaza desde la que se ven subir columnas de humo dejadas por la explosión de las últimas bombas lanzadas por los morteros. En los últimos tramos, los sargentos mayores y los caballeros que guían a esos hombres en calidad de oficiales, alzan las voces dando las últimas instrucciones.

El miedo contenido en esas filas, sin duda, debía ser más que palpable ya a esas alturas del avance. Pronto llegan las consecuencias. Los artilleros que defienden la plaza de Fuenterrabía cargan sus piezas con palanqueta. Se trata de otra decantada técnica de Artillería en la que intervienen cálculos más o menos complejos como los que pasaron, toda su vida, por la cabeza del autor del “Discurso del Método”. La palanqueta son trozos más o menos rectangulares de metal. Combinados con otro tipo de munición, como la metralla y los angelotes (dos pequeñas balas unidas por medio de cadenas o barras), su eficacia es tan devastadora como la de las bombas.

Desde luego que su efecto no puede ser más devastador para las líneas de Infantería que marchan para tomar las brechas abiertas en las fortificaciones hondarribiarras. Las palanquetas salen desde cañones que han sido apuntados con toda exactitud por sus artilleros, que han calculado, también con exactitud, la carga de pólvora necesaria para que el impacto sea efectivo. Pronto se ve, como nos recuerdan las crónicas de ese asedio, cómo pasan esos trozos de metal proyectados a toda velocidad por entre las filas francesas, segándolas literalmente. Una y otra vez, porque los cañones de la plaza son rápidamente recargados. Apenas descansan.

Según la crónica de Palafox, esa técnica utilizada por los artilleros que defienden Fiuenterrabía llega a tal punto de eficacia que los franceses deben enviar a soldados armados con largos bicheros para retirar a sus muertos. Caídos en tal volumen que les impiden formar las tropas para dar nuevos asaltos…

Como vemos tan sólo por medio de estos pequeños retazos, un año y un mes después de que Descartes publicase su “Discurso del Método”, era obvio que el Hombre, el ser humano en sí, seguía pensando, discurriendo, con unas enormes dosis de Lógica y Método científico.

El único problema es que todo ese ingenio se aplicaba, casi masivamente, al asesinato mutuo. A producir, en serie, escenas dantescas como las que se dieron en el asedio de Fuenterrabía en el verano de 1638. Hay que sacar en conclusión, pues, que ese era el signo de la época.

Es bien sabido que el cardenal Richelieu mandó inscribir en gran parte de su Artillería, como la que asedió Fuenterrabía en 1638, la inscripción latina “Ultima ratio regum”. Traducido libremente “el último argumento de los reyes”…

Esa era la Filosofía dominante en la época. Incluso en un reino dirigido por un hombre de la Iglesia, como Richelieu. De hecho, el mismo Descartes (como es bastante sabido y ya comentamos en algún otro correo de la Historia) se ganó la vida como mercenario al servicio de distintos Ejércitos -como el que pone sitio a Fuenterrabía en 1637- además de como matemático, filósofo, hombre de Ciencia…

Así, bajo esa perspectiva, sería bueno considerar cuál fue el verdadero propósito y alcance de ese “Discurso del Método”, de ese libro para pensar fría, racional y acertadamente. Escrito por un soldado que, casi a diario durante algunos años, vio, en la realidad que le rodeaba, justo lo contrario de lo que decían sus páginas escritas entre combate y combate entre los muchos ejércitos que se batían en Europa en esas fechas y nada sabían de un futuro mejor. Más racional, más ordenado. Más metódico.

Ver Post >
Mañana es 6 de junio. Algo de Historia del “Día-D” en clave española (1944-2017)
img
Carlos Rilova | 05-06-2017 | 11:30| 0

Por Carlos Rilova Jericó

Mañana es 6 de junio. Mañana, por tanto, se celebrará, una vez más, el éxito del “Día-D”. Es decir, el día en el que las potencias aliadas desembarcaron en la Europa ocupada por nazis, fascistas y otros subproductos similares, para abrir un nuevo frente y formar la tenaza definitiva que acabaría con, al menos, dos de esos regímenes totalitarios. No, por casualidad, los que más problemas habían dado a esos aliados. Es decir, la Italia de Mussolini (ya prácticamente liquidada desde el año anterior) y la Alemania de Hitler, a la que le quedaba poco más de un año de vida.

Como siempre que tengo ocasión, me gusta recordar en esta fecha la participación de los españoles en esas operaciones.

También como siempre, hay que empezar esa labor histórica diciendo que, el gran problema con este caso, es que, gracias a Hollywood, tenemos una visión bastante sesgada hacia el punto de vista anglosajón sobre estos acontecimientos. Hay que esperar a las influencias del cine de la “American New Wave” de los años setenta, que busca más realismo en las películas, en todos los sentidos, para que aparezcan en pantalla algo más que británicos, norteamericanos y, en el mejor de los casos, franceses entre las fuerzas de desembarco que se lanzaron en 6 de junio de 1944 sobre el continente ocupado por los nazis y sus, más o menos, fieles aliados, amigos, compañeros de viaje, clientes más o menos agradecidos por el envío de material bélico para ganar determinadas guerras como la civil española…

Por ejemplo es el caso de la magnífica “Un puente lejano” que relata la operación “Market Garden”, la de más envergadura tras el “Día-D”, que buscaba liberar Holanda para ofrecer una base logística segura que permitiera la más rápida invasión de la Alemania de Hitler.

En esa película aparecían, con bastante papel, los paracaidistas polacos. Era una de las distintas unidades de ese país que, como ocurrió en el caso de muchos otros europeos continentales, se habían refugiado en Gran Bretaña formando cuerpos de esos que se llamó franceses libres, checoeslovacos libres…

Entre esas nacionalidades refugiadas también había españoles, aunque hasta hace pocos años no se les ha dado prácticamente ningún papel en esos objetos de recuerdo. Por un lado ha ayudado a eso que su número era mucho menor que el de los polacos, checoslovacos o franceses. Pero no ha sido esa la única razón.

De hecho, si revisamos los libros de Historia, descubriremos que esos hombres, esos españoles, integrados no en unidades propias como las de los polacos, sino en el Ejército británico y en las fuerzas francesas libres bajo mando del conflicto general De Gaulle, estaban prácticamente vendidos antes de que el Alto Mando aliado los pusiera sobre las playas de Normandía, pocos días después de que se hubiera vencido la resistencia nazi en ese punto de la Francia ocupada.

Así es, por ejemplo el libro del profesor Enrique Moradiellos “Franco frente a Churchill” recoge, en sus páginas 321 y 322, datos muy interesantes sobre conversaciones entre el primer ministro británico, Churchill, y el embajador de la España franquista un año antes de que la “Operación Overlord” -la que culminaría con el “Día-D” el 6 de junio- fuera puesta en marcha.

En esas conversaciones, el duque de Alba, es decir, el embajador de aquella España franquista, recogía muy satisfecho lo que Churchill le había dicho en un almuerzo privado: que Gran Bretaña consideraba que la España ocupada por el Ejército franquista desde 1939 no era, asombrosamente, un aliado de Hitler. De hecho, ni siquiera consideraba que Falange fuera un partido fascista… Todas estas discutibles conclusiones llevaban a Churchill (el mismo personaje que en películas como “Un puente lejano” aparece como un sólido muro frente a los nazis) a señalar al embajador franquista que Gran Bretaña no se inmiscuiría en lo que consideraba eran “asuntos internos” de España.

Enrique Moradiellos también señala en ese punto, que los norteamericanos eran de la misma opinión en aquel año previo al desembarco de 6 de junio de 1944. Es decir: no tenían intención de intervenir en los asuntos internos de España. El buen comportamiento de Franco durante el conflicto les había convencido de que mejor dejar las cosas así, quedando el gobierno norteamericano indiferente a si en España había como régimen de gobierno una monarquía, una república “o el que quiera” que sea, tal y como decía el documento que Moradiellos cita…

Sin embargo, esa clase de opiniones no sería ni firme ni unánime en los medios aliados. Los jefes de Estado Mayor norteamericano tenían opiniones mucho menos indulgentes hacia la España franquista. Consideraban, en agosto de 1943, con la invasión de la Italia fascista en marcha, que había que dejarse de políticas conciliadoras con una España que ayudaba con sus recursos económicos, e incluso con sus fuerzas armadas, al Eje Roma-Tokio-Berlín…

Pero la conclusión final de ese laberinto político-diplomático fue finalmente una sola: nadie en las fuerzas aliadas, ni en los mandos militares, ni en los cargos políticos, se atrevía a quitar de en medio a Franco. Por si acaso. No se planteaban, siquiera, una restauración monárquica bajo la férula británica. Como recordaba una carta de 29 de mayo de 1944 escrita por el pretendiente don Juan a uno de sus corresponsales, donde se interpretaba como un verdadero palo para la causa monárquica española el discurso pronunciado por Churchill ante la Cámara de los Comunes el 24 de mayo de 1944. Es decir, apenas una semana antes del desembarco de Normandía…

El resultado final, pues, iba a ser ese: costase lo que costase políticamente, los líderes aliados optaban por dejar más o menos en paz al régimen franquista. Eso, sin embargo, no se trasladó a los miles de combatientes españoles que, de muy buena fe, esperaban que a Franco, como aliado de Hitler, se le diera el pago lógico y correspondiente que se había dado ya a Mussolini o que se iba a dar a los japoneses.

Es decir, que esos soldados españoles que desembarcaron después del Día-D, ya estaban condenados de antemano. Murieran o sobrevivieran en el campo de batalla. Ellos, como los checoslovacos libres o los polacos libres, iban a ser sacrificados  a cuestiones de Alta Política y dejados sus respectivos países en manos de regímenes más o menos totalitarios…

De poco o nada sirvieron las gestiones de sus gobiernos legítimos, como ocurrió en el caso de las intensas rondas de visitas que llevó a cabo el último presidente legal del Gobierno español, el doctor Juan Negrín, en el año 1945.

Tanto heroísmo sobre los cielos de Inglaterra, en las playas de Normandía, en las calles del París ocupado o de la Alemania nazi, quizás hubiera merecido otro fin mejor, pero así se escribió la Historia en aquellas fechas llenas de sombras y de luces…

Sería un homenaje tardío, pero, insisto, sería muy conveniente también que desde el año que viene, por lo menos, hubiera representantes oficiales de España en los actos de homenaje que se harán mañana mismo, otra vez, en Normandía.  Para recordar que al menos varios miles de españoles lucharon y murieron  en ese frente de la Segunda Guerra Mundial, a partir del 6 de junio de 1944, por la Libertad de la que, se dice, disfrutamos ahora.

Ver Post >

Otros Blogs de Autor